Troglio: era Dust largo y se metieron en fosa



Estudiantes de La Plata conquistó hoy un nuevo clásico de La Plata por 3-1 ante Gimnasia y estiró a siete la racha de partidos consecutivos sin perder, la que se ha extendido durante los últimos cuatro años (la última victoria del "Lobo" en clásicos oficiales fue en el Clausura 2010).

El "Pincha" ganó desde lo psicológico porque golpeó en momentos clave: al final del primer tiempo y al inicio y final del segundo para dejar a su clásico rival con apenas un punto de los nueve disputados y colocarse como líder invicto con todos los puntos ganados. Mejor imposible.

El equipo de Pellegrino, hoy visitante, se puso en ventaja a los 39 minutos del primer tiempo cuando era Gimnasia el que controlaba el partido. El marcador se abrió tras un córner ejecutado desde la izquierda que encontró a Jonathan Schunke ubicado en zona de un primer palo sin cobertura del arquero, por lo que sólo tuvo que direccionar la pelota para el 1-0.

Antes, Gimnasia era el equipo que había intervenido con más peligro en el partido llegando incluso a transformar en jugador destacado al arquero Hilario Navarro, quien a los 32 minutos sacó al córner en forma espectacular una magnífica chilena del delantero Pablo Vegetti.

Así finalizó el primer tiempo pero Estudiantes, lejos de cuidar el resultado, salió en el complemento con ganas de sentenciar el encuentro y parecía lograrlo con el 2-0 establecido por Guido Carrillo a los dos minutos tras anticipar un centro bajo de Leandro Cerutti.

El Bosque había quedado en silencio pero rápidamente Vegetti se encargó de darle vida al encuentro con un cabezazo que determinó el descuento para el local sólo cinco minutos después del segundo tanto de la visita, y se fue en busca de al menos el empate que tuvo a mano en cuatro oportunidades clarísimas desperdiciadas por Maximiliano Meza (esta increíble al llevarse la pelota por delante cuando estaba solo frente al arco), Lucas Licht y Nicolás Mazzola.