Un argentino es el entrenador de Kei Nishikori






Dante Bottini, el argentino que está detrás de Kei Nishikori




Desde fines de 2010 es el coach del japonés, que jugará la final del US OPEN 2014.























El tenis siempre fue una parte esencial su vida. Lo era cuando tenía 16 años y decidió dejar Argentina para probar suerte en futures, challenger y torneos satélites por Europa. Lo sigue siendo ahora, en días en que los resultados le sonríen como entrenador del japonés Kei Nishikori, una de las grandes figuras en este Abierto de EE.UU. En todo caso, la receta para Dante Bottini siempre fue la misma: trabajo y más trabajo.

Aunque, como la vida se empeña en demostrar, no siempre se pudiera ganar.

“Yo me fui a Europa cuando era adolescente con la idea de ser un tenista profesional. Estuve viajando en casas rodantes con amigos, mientras jugaba futures y otros torneos menores. Pero no funcionó”, cuenta Bottini, desde la comodidad de un sillón del jardín de jugadores, a Clarín.

En todo caso, la experiencia fallida -como la de tantos muchachos desconocidos que tratan de meterse entre los mejores jugadores del mundo- no alcanzó para desalentarlo: ya con 20 años, regresó a Argentina a terminar la secundaria para luego irse a cursar estudios universitarios a EE.UU. No volvió más que de paso. Para costear esa educación, carísima aquí, jugó para diferentes casas de estudios hasta que se recibió. Y luego ingresó como entrenador a la academia de Nick Bolletieri. Allí cruzaría sus caminos con Nishikori.

“Yo había trabajado por dos o tres años con diferentes grupos en la academia y ahí conocí a Kei. A finales de 2010, me llamó su agente para contarme que él había terminado el vínculo con su entrenador anterior y que quería hacer una prueba conmigo. Tuvimos una charla en la que pegamos buena onda, hicimos una buena pretemporada y él tuvo pronto buenos resultados: en Chennai, le ganó el primer partido a Cilic. Le gustó estar conmigo y ya no paramos”, recuerda Bottini, de 35 años.

Nishikori, quien sumó este año como asesor a su equipo de trabajo a Michael Chang, ex número 2 del mundo (según Bottini, “aporta mucha experiencia y trata de volcar todo lo que vivió en su etapa como jugador”), logró en mayo ingresar por primera vez al top ten -actualmente está 11º, pero volverá a ese grupo selecto en el próximo ranking-.

Ahora la aspiración es llegar a más.


-Hasta ahora nunca trabajaste como entrenador en Argentina. ¿Lo ves como una posibilidad para el futuro?



- No tendría ningún tipo de drama en hacerlo. No te voy a mentir: yo hoy en día estoy con Kei, muy contento. Pero en cuanto a lo que pase más adelante, estoy abierto a todo tipo de trabajos.

En tanto, a seguir admirando lo que logra en tierras ajenas.