Check the new version here

Popular channels

¿Vale James Rodríguez 70 o 80 millones de euros?


Dicen que Florentino Pérez experimentó un flechazo durante el pasado Mundial cuando vio jugar a James Rodríguez. El demiurgo que rescató al Real Madrid de la quiebra y lo convirtió en la franquicia más valiosa de la industria del deporte advirtió en el colombiano las características de los futbolistas que la institución contrata de manera estratégica para mantener su posición hegemónica tanto en el campo como en el normalmente fluctuante mundo de las finanzas, que Florentino ha convertido en una línea alcista perpetua.

Con James, el Madrid no sólo ficha un excepcional futbolista con un futuro más que prometedor. También añade a la sensación del pasado Mundial, a un potencial ganador del Balón de Oro y a un icono colombiano, uno de los países con una clase media de las más crecientes del mundo y el cuarto foco de inmigración más grande en Madrid, con alrededor de 50.000 colombianos. Una serie de parámetros que emparentan a James con esa estirpe de potentados del presidente. Según las últimas cifras de Adidas, marca que viste al Real Madrid y a la selección de Colombia, la camiseta más vendida en Sudamérica de una selección de fútbol es la cafetera, por encima incluso de Argentina. Después del Mundial, el valor mediático de James se ha multiplicado.

Porque atendiendo sólo a parámetros futbolísticos, es complejo justificar un dispendio que podría oscilar entre los 70 y 80 millones de euros. La web Transfermarkt tasa el valor de mercado de James en 35 millones, la mitad de lo que el Madrid tendrá que desembolsar para contratar a la perla colombiana. Traspasado hace un año al Mónaco (45) procedente del Oporto, James ha tenido una temporada errática en el fútbol francés, con nueve goles en 34 partidos. Números muy alejados de sus deslumbrantes seis tantos en cinco apariciones en el Mundial. Con sólo 14 de partidos de Champions a sus espaldas, todavía no ha debutado en una gran liga.Aunque su talento está fuera de categoría, la adaptación a una plaza como el Madrid siempre suele tener un punto traumático para quien en el fondo es un advenedizo y, al menos hasta que lo destroce a base de goles como hizo Cristiano Ronaldo, acarreará su sobrecoste a la hora de obtener escrutinio.

2-0. James funda la nueva historia de Colombia y cita a Brasil en cuartos.
Dicen que Florentino Pérez experimentó un flechazo durante el pasado Mundial cuando vio jugar a James Rodríguez. El demiurgo que rescató al Real Madrid de la quiebra y lo convirtió en la franquicia más valiosa de la industria del deporte advirtió en el colombiano las características de los futbolistas que la institución contrata de manera estratégica para mantener su posición hegemónica tanto en el campo como en el normalmente fluctuante mundo de las finanzas, que Florentino ha convertido en una línea alcista perpetua.

Con James, el Madrid no sólo ficha un excepcional futbolista con un futuro más que prometedor. También añade a la sensación del pasado Mundial, a un potencial ganador del Balón de Oro y a un icono colombiano, uno de los países con una clase media de las más crecientes del mundo y el cuarto foco de inmigración más grande en Madrid, con alrededor de 50.000 colombianos. Una serie de parámetros que emparentan a James con esa estirpe de potentados del presidente. Según las últimas cifras de Adidas, marca que viste al Real Madrid y a la selección de Colombia, la camiseta más vendida en Sudamérica de una selección de fútbol es la cafetera, por encima incluso de Argentina. Después del Mundial, el valor mediático de James se ha multiplicado.

Porque atendiendo sólo a parámetros futbolísticos, es complejo justificar un dispendio que podría oscilar entre los 70 y 80 millones de euros. La web Transfermarkt tasa el valor de mercado de James en 35 millones, la mitad de lo que el Madrid tendrá que desembolsar para contratar a la perla colombiana. Traspasado hace un año al Mónaco (45) procedente del Oporto, James ha tenido una temporada errática en el fútbol francés, con nueve goles en 34 partidos. Números muy alejados de sus deslumbrantes seis tantos en cinco apariciones en el Mundial. Con sólo 14 de partidos de Champions a sus espaldas, todavía no ha debutado en una gran liga.Aunque su talento está fuera de categoría, la adaptación a una plaza como el Madrid siempre suele tener un punto traumático para quien en el fondo es un advenedizo y, al menos hasta que lo destroce a base de goles como hizo Cristiano Ronaldo, acarreará su sobrecoste a la hora de obtener escrutinio.
Si resulta sinuoso explicar el desembolso, también lo es atendiendo al corrimiento de tierra que su llegada provocaría en la plantilla del campeón de Europa. En la posición de James, el Madrid cuenta con Isco, un futbolista por el que pagó 30 millones hace un curso, es un año más joven que el colombiano y ya demostró en partidos como la final de la Champions League que está a la altura del escudo. También podría precipitar la salida de Di María, resuelto a obtener una mejora salarial que respalda con el mejor momento de su carrera: fue el mejor jugador de la final de Lisboa y el hombre más consistente del equipo en todo 2014. Reconvertido a volante por Ancelotti, su recorrido, abnegación a la hora de recuperar, carácter competitivo, capacidad para gambetear y asistir (mayor asistente de la Liga BBVA con 18) hacen de él un pilar sobre el que se ha construido el Madrid más exitoso de los últimos tiempos.

Sin los análisis de rendimiento de potencial futbolístico y mercadotécnico que los asesores han presentado a Florentino Pérez, el resumen último del potencial fichaje de James Rodríguez podría ser que el Madrid pagaría el doble de su valor por un futbolista muy difícil de imaginar en la alineación de gala del equipo y que subsecuentemente podría provocar que, al menos en la primera temporada, la plantilla en realidad perdiera potencial deportivo, pues la consecuencia subyacente de la llegada de James sería la salida de, o bien un jugador clave o uno más cocinado que el colombiano.
0
0
0
0No comments yet