Check the new version here

Popular channels

"Veo todos los partidos de River porque soy hincha"


Román admite que es especial cruzarse con su ex equipo, aunque no por la insólita mano: "Fue doloroso, pero hubo que dar vuelta la página", dice quien el jueves será suplente.




Milan Kundera es un escritor checo. Su primera novela se llama La broma y cuenta la historia de un hombre que es expulsado del partido comunista checo por un chiste trotskista mal entendido que quiebra la vida del protagonista, que se ve de ahí en adelante perseguido para siempre por aquella broma que lo lleva al exilio, que hace de su supervivencia un vía crucis no menos ridículo que insoportable.

-Adalberto, te llamo para hacer una nota.

-No hay problema, ¿de dónde sos? -De Olé. De Argentina.

-...

La novela de Adalberto Román se llama La mano . La mano es la que lo persigue, una mano gigante, dedo índice siempre extendido, una mano-sombra que le hace marca personal, acaso como le hacía marca personal la nube de lluvia, nube asceta, a la Pantera Rosa en los sunny days. La mano que lo señala que, irónicamente, es su propia mano. Esa mano que no fue una broma trotskista pero que fue igual de ridícula. Esa mano en Barrio Alberdi que no debió ocurrir jamás y que impugna la máxima de Woody Allen, ésa que dice que la comedia es resultante de la tragedia más el tiempo. A esta tragedia le sumás tiempo, digamos, por caso, un millón de años y un par de meses, y seguirá siendo tragedia. Y no hace falta decir por qué.

-¿Te persigue esa mano? ¿Es un recuerdo recurrente para vos? -No, no, es algo que ya pasó, que obviamente fue muy doloroso para mí y para todos, pero yo me caracterizo por mirar siempre hacia adelante, no me quedo pensando en eso. Hubo que dar vuelta la página. Siempre hice lo mismo en mi vida.

-Pero la vida elige ponerte a River enfrente otra vez, años después, por la Copa Sudamericana. ¿Te dio lo mismo cuando viste el cruce? -Lógico que es especial para mí enfrentar a River. Pero más que nada porque viví muchas cosas ahí y porque conozco al 80% de este plantel y tengo muy buenos amigos ahí. Para mí va a ser algo lindo. Pero hoy estoy en Libertad y tengo que pensar en ganar. A River o al rival que esté enfrente.

-Más allá de los jugadores, sabés lo que piensan los hinchas. ¿Quedaste marcado por ese partido? -Ya sabemos cómo son los hinchas. En Argentina y en cualquier lado, eso lo aprendí desde Infantiles. Obviamente siempre va a haber gente que diga cosas positivas de uno y sé que algún hincha me va a insultar cuando vayamos a Argentina, son las reglas del juego, es así la cultura del fútbol. Pero yo no pienso en eso: pienso en positivo.

-En la ida zafaste: no va a haber hinchas visitantes porque están suspendidos por la Conmebol.

-Ya te digo, lo de afuera no me afecta. Sé que vamos a jugar en nuestra cancha, que por ahí es un poco más chica que el Defensores del Chaco en cuanto a lo que es el marco en las tribunas.

-¿Te hubiera gustado tener revancha en River? -Sí, pero lo acepté. Y de hecho la tuve, gracias a Ramón. Yo me había ido a préstamo al Palmeiras y cuando él llegó a River me dio la revancha. Siempre le voy a estar agradecido por eso, pero tuve la mala fortuna de lesionarme rápidamente (jugó tres partidos en el primer semestre de 2013 y quedó afuera por una microfractura en la tibia) y ya no pude seguir.

-Ya habías vuelto con Almeyda como técnico: te puso contra Atlético Tucumán, te sacó en el entretiempo, y no te volvió a usar. Para los códigos del fútbol, algo duro... ¿Te quemó? -Me dolió cuando pasó eso pero porque a uno le gusta jugar: vivo el fútbol con mucha pasión y siempre voy a querer estar. En su momento lo hablé con Matías, que había sido compañero mío, y estuvo todo bien: él me dio sus motivos y los tuve que aceptar.

-¿Te perjudicó que Passarella haya dicho que eras el mejor central de Sudamérica? -No, yo la verdad siempre me mantuve al margen de eso, de las cuestiones dirigenciales, de lo que diga la gente. Siempre traté de concentrarme en lo mío.

-¿Ves a este River? -Sí, sí, veo todos los partidos de River porque ya soy hincha, uno se encariña mucho con los clubes en los que juega. Así que sí, siempre que no tenga partido o entrenamiento y juegue River, yo lo miro. Está en un gran momento, me gusta mucho. Pero bueno, aunque sea hincha, ahora le quiero ganar, ja.

-Hubiera sido más fácil jugar en este equipo que en los que integraste vos, seguramente...

-Sí, está a la vista que es más fácil jugar en este River. Porque ahora vienen de salir campeones y eso ayuda, además hay un gran plantel y se nota que están haciendo un buen trabajo.

-Viene invicto y puntero en el torneo. ¿Se le puede ganar? -Nosotros vamos a hacer lo posible. Yo o los que jueguen (viene siendo suplente en el equipo de Sarabia) lo vamos a intentar y tenemos con qué. Venimos de salir campeones también y hay grandes jugadores. Y jugamos en nuestra casa, eso puede ser importante: tenemos que sacar una ventaja para ir a Buenos Aires... Pero obviamente no va a ser nada fácil. Te repito: los veo todos los partidos y están muy motivados, en un gran nivel de equipo e individual.

-¿Te seguís hablando con los jugadores de este River de Gallardo? -Ultimamente no tanto, pero así también son las amistades a veces: seguramente cuando ellos vengan para acá nos saludaremos y recordaremos cosas que vivimos juntos. Me llevo muy bien con todos, a la mayoría los conozco.

-Si tanto los conocés, el Cabo Sarabia te querrá usar como doble agente y ya te habrá pedido referencias...

-Seguro. Hay que ver todavía quiénes juegan y eso, pero ya lo hablaré con Pedro y seguramente le tendré que puntualizar algunas cosas de cada uno, je. Todo suma.

-No lo van a tener que marcar a Teo Gutiérrez, uno con el que no compartiste plantel pero que hoy es el goleador y figura del equipo.

-Sí, está en un momento sensacional. Sin dudas es un muy importante, pero ellos tienen otros grandes futbolistas, como Mora y como varios de los chicos que pueden reemplazar a Teo. Y habrá que tener mucho cuidado.




0No comments yet
      GIF
      New