Check the new version here

Popular channels

Vergonzoso le dijeron de todo a su DT




Vergonzoso final en Jardines

Varios hinchas de la franja se la tomaron, una vez más, con Leonardo Ramos. Lo insultaron pese a la victoria. El entrenador reaccionó y los fue a buscar a la salida. Y allí pasó de todo. La seguridad de los franjeados vs. el cuerpo técnico. Lamentable y vergonzoso.



"Boooo, mandaste el cuadro pa' atrás... dejate de joder!!" Una y otra vez los hinchas de Danubio mortificaban a Leo Ramos desde la tribuna oficial. "Boooo ¿sos nabo? Qué hacés?", seguían mientras otros se subían al carro y lo insultaban.

El entrenador giraba su cabeza, miraba de reojo. Cuando terminó el partido, se dio vuelta y los encaró: "A vos y a vos... nos encontramos afuera". Y salió disparado hacia el túnel.

Mientras eso pasaba en la cancha, otros hinchas, contra el tejido que separa a la tribuna oficial del Palco la arremetían contra los periodistas: "¡Ustedes son alcahuetes de los grandes!", gritaban. Ni siquiera disfrutaban del triunfo ni del liderazgo. Lamentable. Desaforados, desencajados, algunos 'pasados'. Clima caldeado. ¡Y eso que su equipo había quedado primero en el Clausura!.

Afuera, un caos. Porque Leo Ramos encaró a los hinchas que ya no eran tan "bravos" como detrás del tejido. Pero lo peor no fue eso: la reacción de Píriz, el Jefe de Seguridad de Danubio, fue la gota que desbordó el vaso. El "Ratón" encaró cara a cara al entrenador: "¡¿Vas a pelearte con los hinchas?!", le increpó a centímetros de su rostro. Y el técnico le respondió de la misma manera: "¡Yo soy más hincha que ellos!".

Para ese entonces, todos los periodistas éramos víctimas de insultos y de intentos de agresión. Amagues, por cierto, porque nadie se acercaba. Y ahí estaban, intentando hacer su trabajo, José Álvarez de Ron de Canal 12, con su camarógrafo; Leonardo Sanguinetti de Canal 4 junto a su camarógrafo, y una veintena de hinchas acorralándolos e insultándolos, bajándoles las cámaras a manotazos, Triste. Muy triste. Con el plus que las mujeres danubianas eran las más encarnizadas con los periodistas.

La pelea de Ramos no terminó ahí, en las afueras de Jardines. Siguió adentro. "Leo por favor... Leo por favor", le pedía al borde del llanto su esposa, que aparecía en medio de los incidentes sin saber qué hacer. "¡Andá para el auto... andá para el auto!", le pedía el entrenador.

Minutos después, hubo un accionar de otra parte de la hinchada. De esos hinchas de verdad, que trataban de calmar los ánimos a los desubicados, a los inadaptados y aplaudieron a Leo Ramos y lo acompañaron hasta el vestuario. Pero allí, otra vez el estallido y las peleas. "¡A este lo voy a hacer echar como a Carrasco... a éste lo hago echar como a Carrasco!", gritaba el "Ratón" Píriz, que en vez de actuar como seguridad del club, actuaba como barra brava.

Vergonzoso lo que hicieron los hinchas de Danubio. Una pena realmente, porque en vez de disfrutar de la fiesta, del triunfo y del liderazgo, se dedicaron a insultar, a manotear, a amenazar a los periodistas y a su propio cuerpo técnico. Ese mismo cuerpo técnico que los sacó campeones del Uruguayo y los dejó primeros en el Clausura.

0
0
0
0No comments yet