Check the new version here

Popular channels

Verón contento:Argentina no pudo con Paraguay









Un golpe inesperado: a la selección, el Paraguay de Ramón Díaz se lo empató en el final






En La Serena, fue 2-2; ganaba la Argentina 2-0 en el primer tiempo con los goles de Agüero y Messi, de penal; en el complemento, cambió todo; el martes, un partido clave ante Uruguay



LA SERENA, Chile.- Dos caras mostró el seleccionado en este flojo debut en la Copa América . Lejos del buen rendimiento, el control y la presión que generó en el primer tiempo, estuvo desordenado, desconcertado y se vio superado en la segunda parte. Así el equipo de Ramón Díaz se lo empató sobre la hora. El 2-2 dejará, más allá del resultado, mucho por mejorar para la Argentina, que el martes tendrá un partido clave ante Uruguay.

Los argentinos presentes en la Portada enmudecieron. Paraguayos y, sobre todo chilenos, festejaron como un triunfo el gol de Lucas Barrios, el del 2-2, héroe local tras su paso por Colo Colo. Lo que fueron elogios y buenos augurios en esa primera parte para la Argentina terminaron siendo reproches en el final. Empató y ahora deberá pensar en Uruguay, que quedó puntera en el grupo tras el triunfo ante Jamaica.



La viveza de Agüero y la presencia de Messi, autores de los goles argentinos, marcaban la diferencia ante un Paraguay que sólo se dedicó a defenderse los primeros 45 minutos. Se fue dos goles abajo y cambió el chip: se paró más adelante, Ramón movió el equipo con algunos cambios y se fue, cuando ni ellos lo esperaban, con un empate que se festejó como una victoria. Sus jugadores se abrazaron y gritaron una vez que el árbitro marcó el final.

La Argentina mostró su peor cara en el segundo tiempo. Se vio superado. Fue sobrepasado por los ataques a espaldas de los laterales, y la apuesta de Martino quedó trunca. No logró mostrar ese fuego en ataque, pese a que el arquero Silva (reemplazó a Villar, quien quedó al margen a minutos de comenzar el partido) salvó en un par de ocasiones a Paraguay. Hizo ingresar a Tevez e Higuaín, pero perdió generación de juego sin Pastore, ni Agüero. No supo contrarrestar los avances paraguayos y se fue con un empate, con sabor a derrota.

El partido. La selección salió a jugar con el claro estilo de Martino: 4-3-3, pelota en el piso y tratando de abrir la cancha. Di María en la izquierda, Messi y Pastore por la derecha. Fueron Banega, Mascherano y la Pulga, cuando decidió meterse entre los dos volantes centrales de Paraguay, los que comandaron el ataque. Antes, Garay, Otamendi y los laterales lateralizaron buscando que los 11 jugadores de la albirroja dejaran algún vacío.

El dominio en esa parte siempre fue argentino y las chances fueron llegando. Primero, un cabezazo de Otamendi, luego una buena respuesta de Silva ante un Di María que probó un córner olímpico. Mascherano, con apenas tres goles en la selección y uno de ellos en esta cancha en 2004, intentó desde afuera, rebotó en Messi y casi se mete. Luego cerraron justo al Kun cuando quedaba mano a mano. Jugadas que se fueron dando, sin mucho peligro, pero que marcaban el ritmo del partido.

Sólo media hora duró el muro defensivo que propuso Ramón Díaz. La Argentina lo quebró. Messi encaró, dos jugadores fueron con él y los presionó. Samudio dio el pase atrás y Agüero, que no se desatendió de la jugada, quedó cara a cara con Silva y no falló. Acto seguido, pared entre el capitán de la selección, penal sobre Di María y gol de la Pulga. En 5 minutos la selección se quedaba con el partido.



Dos goles abajo, con todo para mejorar, Paraguay se paró unos metros más adelante y complicó a la selección. Se dejó de preocupar por marcar y se lanzó a atacar en cada pelota recuperada. Ramón metió cambios para atacar a las espaldas de Mascherano y los laterales y lo consiguió. Romero salvó la primera ante Santa Cruz, pero no pudo con el tiro de Haedo Valdez. 2-1 el partido y el equipo de Ramón Díaz no bajó la intensidad. La selección se salvó en un par de oportunidades, otra vez con Romero apareciendo en momentos más complicados. Martino buscó más poder ofensivo con Tevez e Higuaín por Pastore y Agüero. Desde el arco paraguayo, sin embargo, Silva respondió muy bien ante las chances que tuvieron Pastore primero y Di María después.

Los cambios no frenaron el avance de Paraguay que en cada pelota recuperada explotaba su velocidad y el campo que le cedía la Argentina para avanzar. Sobre el final, Lucas Barrios la empujó a la red. Paraguay cambió la cara y se la modificó a la selección. El empate valió como un triunfo para uno, como una derrota para el otro.
















0No comments yet
      GIF
      New