Check the new version here

Popular channels

Vida de Aimar Centeno, ganador de "Camino a la Gloria"

Por Nicolás Rotnitzky

Fue elegido entre 12.000 chicos futbolistas y se probó en el Real Madrid. En las dos semanas de prueba, se desgarró y no pudo quedarse en el "Merengue". Conocé cómo siguió su vida y qué hace hoy



Hace doce años, Mario Pergolini armó uno de los realities más recordados de la televisión argentina. Sumó jóvenes con sueños de ser futbolistas. Lo condimentó con Real Madrid. Y surgió "Camino a la Gloria", el programa de Canal 13 que buscaba a la nueva figura del fútbol argentino. El ganador conseguía dos semanas de prueba en el equipo español.

La convocatoria fue un éxito: 12.000 chicos se juntaron en el Campo Argentino de Polo para mostrar todo lo que sabían hacer con la pelota. De ahí, sólo 42 adolescentes de entre 12 y 17 años quedaron seleccionados para la etapa final y concentrar en el Hindú Club. Roberto Perfumo, "Pepe" Basualdo, Carlos Mac Allister y Javier Castrilli fueron los jurados encargados de moldear al ganador.

Aimar Centeno llegó justo al Campo Argentino. Por diez minutos no se quedó afuera del límite. Pasó todas las etapas. Y lo eligieron como ganador.

Llegó al aeropuerto de Barajas como una estrella: periodistas, fotógrafos, dirigentes. En España el programa fue un éxito. Y Aimar bajó de su primer viaje en avión como la nueva figura del "Merengue". Sin embargo, no todo salió como lo esperaba: "La primera semana de prueba anduve muy bien. Pero ese viernes me desgarré. Se me vino todo abajo. No estaba preparado para eso. Después, volví a entrenarme. No fue igual: estaba muerto psicológicamente, jugué mal. Y me hicieron regresar a Argentina", cuenta en diálogo con Diario Popular. Todavía guarda las tapas de Marca y As, los diarios deportivos más importantes de la capital española, con su cara.



Pero no quiso cortar su carrera. Cuando se conoció la noticia de su frustrado pase al Real Madrid, varios clubes argentinos lo buscaron. Entre ellos, River. Aceptó y empezó a jugar en sexta división. Los primeros seis meses fue el volante derecho titular. Después, otra lesión lo dejó afuera de la lista de un viaje a Inglaterra y, así, se convirtió otra vez en jugador libre.

Esos meses en la pensión de Núñez fueron duros. No se llevó bien con sus compañeros y la prensa lo perseguía. Nunca pudo estar tranquilo, tampoco se sintió cómodo a la hora de jugar. Cuando quedó sin equipo, se fue a Rosario Central. Tampoco funcionó. Y empezó un declive en su carrera: Chacarita y Sarmiento de Junín. Nunca llegó a jugar en Primera División.

Hoy, doce años después de haber sido protagonista de la televisión argentina, Aimar Centeno vive en Agustín Roca, un pueblo de mil habitantes en la provincia de Buenos Aires. Trabaja como preventista de Coca Cola en la zona de Junín. Hace cinco años es el responsable de tomar los pedidos de todos los comercios y ocuparse de que reciban la mercadería. No dejó el fútbol: es el enganche de Origone F.C, el equipo de su pueblo, que compite en la Liga de Junín. Ahora, se está preparando para el campeonato que empieza el mes que viene.



Una vez por mes viaja a Buenos Aires para comprar mercadería para el negocio de su hermana. "Cuando voy a Capital—dice Centeno—, la gente se queda mirándome. Es como si me reconocieran. Los que sí, me preguntan dónde estoy jugando. Les contesto y ya: no me jode".

Todavía disfruta el fútbol y sus amigos —que lo llaman Pasuchi— lo molestan cuando erra un penal. Aunque si pudiera volver a sentarse con el Aimar que tenía 16 años y soñaba con ser futbolista, le diría que no vaya a "Camino a la Gloria": "Creo que el camino es otro. Era por el que iba antes de entrar al reality (NdeR: jugaba en Renato Cesarini, en Rosario). Pero no sabía si hacía bien o mal al entrar. De todos modos, no voy a negar que fue una experiencia única: me fui a probar al Real Madrid a los 16 años y creo que no hay muchos casos a esa edad", concluye.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New