Check the new version here

Popular channels

Vuelve el rayo



Gareth Bale vuelve al once titular. No hace mucho, su vuelta no habría generado tanto debate. El galés no ha cambiado, sigue siendo un jugador determinante, el segundo fichaje más caro de la historia del club, pero en el breve espacio de tiempo que no estuvo han pasado cosas. Y la principal es la aportación de Isco y el juego del Madrid, que ha seguido creciendo.

Probablemente, todo habría sucedido igual con Bale en el césped, que ya jugó algunos minutos el pasado martes frente al Liverpool, pero ahora le toca a él demostrar que el sitio del 11 es en el once inicial. El debate se ha generado por tanto desde dentro. Es producto de la feroz competencia que hay ahora por jugar en el Real Madrid.

Carlo ya anunció que Bale jugaría de titular cuando estuviera bien. Isco será en principio el sacrificado. A cambio de enseñar las cartas de forma tan descarada, el entrenador ha pedido al galés que le responda en el campo. Y no solo con goles y asistencias, donde se maneja como nadie, sino en la labor de equipo para no perder el equilibrio. En otras palabras, que tiene que defender desde el medio campo cuando el Madrid se repliegue en el 4-4-2.

Ya frente al Liverpool, a Bale se le vio muy metido en su tarea. Cada vez que los reds cogían la pelota, el galés se alineaba con los cuatro de la medular.

El fútbol del Madrid, pese a que se mantenga el dibujo, va a cambiar irremediablemente porque Bale no es Isco. Mejor o peor, habrá para todos los gustos, son jugadores bien distintos. Con el galés, el Madrid ganará en verticalidad, en velocidad y perderá algo más de control. Al final, serán los resultados los que harán una idea mejor que otra.

Carlo siempre apostó por el 4-3-3 cuando alineó a la BBC. Sin embargo, bien por la ausencia de alguno de ellos y para poblar el medio campo ante rivales de envergadura, la opción del 4-4-2 ha ido ganando enteros. Así se ganó al Barcelona en el último Clásico, también la final de Copa del Rey (Cristiano fue baja), pero tampoco la vuelta del galés obliga al entrenador a cambiar el dibujo, sino que opta por utilizar uno en ataque y el otro en defensa.

En uno de los triunfos más sonados fuera de casa, el 0-4 en Múnich, Bale trabajó a destajo para ser un centrocampista más a la hora de defender y formar con el tridente a la hora de atacar, y así seguirá siendo esta temporada.

Ancelotti ha demostrado todo este tiempo en el Madrid que ha sabido manejar este tipo de situaciones y siempre dio con la tecla. El último ejemplo ha sido Isco. El malagueño ha sabido dar un paso atrás y se ha puesto el mono de trabajo. Sin el galés, que se lesionó en el entrenamiento previo a la cita frente al Levante, se ha visto al mejor Isco desde que llegó al Madrid y tiene a la afición en el bolsillo.

Por eso mismo, el choque de mañana es un examen importante para Bale y para Ancelotti, obligados a convencer a la grada de que el cambio está bien hecho.
0
0
0
0No comments yet