Check the new version here

Popular channels

Yo soy tu amigo fiel





Román apareció en Pergamino y con un derechazo cruzado le salvó la ropa al Bichi Borghi, que había llegado en la cuerda floja tras tres derrotas al hilo. Argentinos le ganó a Douglas, sumó tres puntos clave y cerró la primera rueda de la BN en zona de ascenso.

Era él. Tenía que ser él. Su amigo. El líder. El mejor jugador del equipo. ¿Quién sino? ¿Quién más podría haber rescatado a Borghi de esta pesadilla? El y sólo él: Juan Román Riquelme.

El 10 lo salvó. Lo sacó de la tormenta en la que lo habían sumergido las tres derrotas consecutivas que había cosechado Argentinos en el último tramo de la primera rueda de la B Nacional. Esas que golpearon fuerte a un equipo que se armó para volver a Primera caminando pero que a una fecha de la mitad del torneo estaba afuera de la zona de ascenso. Esas que pusieron a Borghi bajo la lupa, convirtiendo este partido contra Douglas en uno determinante. De eso lo salvó Román, de despedirse antes de lo previsto.

Su derechazo cruzado fue un alivio para el Bichi. Un alivio que nació en los pies de Ramírez, la figura del Bicho, que después de desbordar metió una pelota bárbara para que Román pusiera el 1-0 e hiciera justicia en Pergamino. Justicia que el propio Ramírez no había podido poner un rato antes, en el primer tiempo, cuando Nagüel lo dejó cara a cara con el arquero Tantoni.

Hubo imprevistos, desatenciones que bien pudieron haberle costado el empate, como esa situación que desperdició Gioda, a quien le quedó la pelota picando en el área chica e increíblemente remató por encima del travesaño. Fuera de eso fue todo de Argentinos. Del Argentinos de Riquelme. Del Riquelme de Borghi.





0
0
0
0
0No comments yet