Check the new version here

Popular channels

[Megapost]Tutorial: Todo tipo de ajustes para guitarra Vol1

CAMBIO DE VALVULAS Y AJUSTE DE BIAS

En la entrada de hoy les voy a explicar de manera sencilla cómo realizar el ajuste de la corriente de BIAS en un amplificador de válvulas.

Las válvulas de vacío tienen una vida mucho más corta que un transistor y, aunque algunas sigan funcionando durante tantos años como estos, probablemente al cabo del tiempo habrán perdido sus propiedades tonales (la generación, reproducción y amplificación de ciertos armónicos, generalmente los superiores, de la señal de la guitarra). También en el caso de que el amplificador vaya montado en el mismo mueble de la caja acústica (combo), las vibraciones transmitidas por los altavoces acortarán la vida de las válvulas produciendo microfonías (tintineo metálico debido a la vibración de sus componentes interiores) provocando así la necesidad de sustituirlas. Si a esto le sumamos las averías, las razones para poner válvulas nuevas pueden ser muchas.

En el amplificador, generalmente, nos vamos a encontrar con tres tipos de válvulas: la de rectificado de la fuente de alimentación, las de previo y las de potencia. De estos tres tipos, las únicas en las que es imprescindible realizar el ajuste de la corriente de BIAS es a las últimas: las de potencia (generalmente, las de mayor tamaño). En realidad este ajuste debería realizarse a todas ellas, pero solo en las de potencia es un ajuste muy crítico debido a las altas tensiones con las que trabaja.




¿Por qué debemos ajustar la corriente de BIAS? Las válvulas de vacío presentan grandes tolerancias en sus valores de unas unidades a otras, por ello, la cantidad de corriente que entrega tu amplificador puede no ser la adecuada para atacar a la nueva válvula. Esto acarrea dos consecuencias: la primera es que esa corriente no sea suficiente y el tono del amplificador quede frío, sin cuerpo, y distorsione con dificultad. La segunda y más peligrosa consecuencia es que, por el contrario, la corriente que recibe del amplificador sea excesiva y distorsione mucho antes y su vida útil se vea comprometida por el rápido deterioro que ocasiona una temperatura excesiva.

La corriente de BIAS generalmente se ajusta mediante un solo potenciómetro situado en la zona del amplificador de potencia. Este único potenciómetro controla la corriente de todas las válvulas de esa sección, por eso es muy importante que cuando cambiéis las válvulas, las compréis emparejadas para cambiarlas todas a la vez. Los fabricantes suelen venderlas en packs de dos o de cuatro (según la potencia de vuestro amplificador), donde todas las unidades tienen valores muy similares. Tened en cuenta también que si vuestro amplificador es un poco antiguo es probable que no lleve potenciómetro de ajuste y en ese caso tendréis que recurrir a un técnico para que os instale uno donde corresponda.




Las válvulas son componentes muy delicados y las tensiones que nos podemos encontrar dentro de un amplificador son muy elevadas y por tanto peligrosas, entorno a 500 V, así que si no tenéis mucha experiencia en electrónica os recomiendo que lo dejéis en manos de un técnico especializado.

Lo primero, tendréis que desmontar el amplificador, ya que por lo general, el potenciómetro vendrá dentro del circuito. Como ya he contado, estará en la sección de potencia y vendrá serigrafiado como BIAS TRIM o Current Adjust o algo parecido (cada fabricante lo indica a su manera). En algunos modelos de Fender y Mesa Boogie existe un agujero en el chasis para poder girar el potenciómetro con un destornillador fino y no tener que desmontar nada.

Cambiar las válvulas no tiene mucho misterio, es soltar los retenes y tirar con cuidado para extraerlas. Hay que hacer esto cuando el amplificador lleve apagado bastante tiempo y esté frío del todo, obviamente.




En caso de las válvulas de previo o rectificadora, generalmente suelen llevar un blindaje (para evitar interferencias y movimientos) en forma de tubo metálico que se extrae girándolo media vuelta. Otras ni siquiera llevan ese blindaje. Sacamos la válvula tirando de ella y pinchamos con cuidado la nueva. Ojo que las válvulas llevan una posición, así que fijaos bien en la forma del zócalo y no las forcéis.

Para que el ajuste de BIAS sea un camino de rosas, lo mejor es hacerse con un Bias Tester. Yo lo conseguí por internet y aunque de primeras puede parecer un poco caro, lo amortizareis a nada que cambiéis las válvulas dos veces. El mío lleva dos sondas para dos válvulas y nos permite tomar las mediciones de tensión y corriente que necesitamos para realizar el ajuste con toda seguridad. La válvula se pincha en el zócalo de la sonda y esta a su vez al zócalo del amplificador, así tendremos las manos lejos de los voltios y los amperios.




Lo siguiente será conectar los altavoces (la carga, siempre que vayamos a encender el amplificador, esto es muy importante) y en ese momento ya podemos enchufar a la corriente, encenderlo y dejarlo calentar mínimo 30 minutos, para que las válvulas alcancen la temperatura óptima y estable de trabajo.

Ya tenemos localizado el potenciómetro de ajuste y la sonda con la que vamos a medir la corriente que va a pasar por la válvula. También lo estamos dejando calentar… ¿y ahora qué? Bien, como pinceladas no muy técnicas (no es necesario saber la teoría para realizar el ajuste) os explicaré que, como su propio nombre indica, este dispositivo funciona como una válvula, permitiendo el paso de electrones de una zona a otra de la misma, regulando este paso mediante la corriente de polarización BIAS. Esta corriente es la que va a hacer que la válvula abra más o menos ese grifo para permitir el paso de electrones y amplifique en mayor o menor medida.

El objetivo del ajuste es que nuestra válvula amplifique a un régimen concreto dentro de su funcionamiento, algo que la haga funcionar bien, pero que no la fría en dos semanas. Generalmente, se la suele ajustar para que trabaje alrededor de entre el 55% – 70% y para ello necesitamos saber el valor de la potencia que desarrolla cada válvula. Esto podéis encontrarlo en las especificaciones o data sheet en la página del fabricante. Las válvulas TAD, por ejemplo, lo tienen disponible en su web.

En este caso vamos a tomar como ejemplo un amplificador Marshall Vintage Modern de 50W que monta dos válvulas de potencia KT66. Tradicionalmente, la potencia de estas válvula es de 30W, pero si nos fijamos en las especificaciones reales del fabricante en su data sheet, vemos que indica 27 W, con lo cual tomaremos este valor para ajustarla al 70%. Multiplicamos 27W por 0,7 y nos da ese valor: 18,9 W. Ya tenemos la potencia máxima a la que queremos que trabaje nuestra válvula.

Una vez el amplificador haya calentado, conectaremos las bornas de nuestro polímetro al Bias Tester (en los conectores donde indica “Positivo” y “Negativo” en colores rojo y negro, respectivamente) y mediremos en la escala de tensión continua (DCV) con el selector del Bias Tester en “Voltios en Placa”. Tomamos ese valor, que en este caso es 425 V.

Ahora ya tenemos la tensión que alimenta a la válvula y tenemos también su potencia máxima. Aplicamos la formula de la potencia para hallar la corriente: I=W/V o en este caso I = 18,9V / 425V = 0,044 A, o lo que sería lo mismo: 44 mA.

Ahora ya podemos colocar el selector del Bias Tester en “Voltios en Bias” y ajustar los 44mA girando el potenciómetro de la placa del amplificador. Podéis cambiar el selector entre la válvula 1 y la 2 y comprobar. Seguramente haya pequeñas diferencias, así que podéis buscar un poco el punto de compromiso en ambas para que estén lo más cercanas posible en valora los 44mA.

Seguro que os llama la atención que en el Bias Tester indique “Voltios en Bias” y además que estéis midiendo un ajuste de corriente en la escala de voltios en continua de vuestro polímetro. La razón es cómo va conectado por dentro este maravilloso aparatito que nos permite realizar el ajuste completo con solo pulsar el selector. Como digo, merece la pena hacerse con uno.

En principio, una vez realizado todo esto, ya tendríamos el amplificador listo. La verdadera magia está en elegir bien la válvula y ajustarla al porcentaje adecuado, que no tiene por qué ser al 70 %, aunque sea un poco el valor estándar. Lo ideal es poder tenerlo abierto, tocar con él un rato e ir probando diferentes porcentajes mediante el ajuste del potenciómetro.

De cualquier manera, dejad enfriar bien el amplificador antes de volver a montarlo todo y empezar de nuevo el proceso de quemar válvulas. Rock and Roll!!



AJUSTANDO UN SISTEMA EVH D TUNA Floyd Rose

El EVH D Tuna es un dispositivo que instalado en un puente tipo Floyd Rose, nos permite pasar, con un simple movimiento, de tener la 6ª cuerda afinada en Mi estándar a Re.

Esta opción resulta muy útil a algunos guitarristas, mayormente de rock y metal, donde estas afinaciones son adecuadas para obtener sonidos más contundentes de los normales.

Si bien, el sistema es sencillo, el ajuste puede convertirse en una auténtica pesadilla. Paso a explicarlo:

El dispositivo EVH D Tuna lo que hace es cambiar la tensión de la 6ª cuerda de una manera precisa, para que mediante el accionamiento de un resorte, variemos entre la tensión que afina nuestra cuerda tanto en Mi como en Re. Este sistema sería perfecto y sencillo en un mundo donde las guitarras únicamente llevasen puente fijo, pero el EVH D Tuna está pensado para ser instalado en guitarras con puente tipo Floyd Rose. ¿Y qué ocurre con un puente Floyd Rose cuando la tensión en las cuerdas cambia? Exacto, se rompe el equilibrio de tensiones contrapuestas entre las cuerdas y los muelles del puente, y la guitarra se desafina. Recordemos que el Floyd Rose es un puente flotante y la estabilidad de la afinación del mismo depende de que todas las cuerdas mantengan siempre la misma tensión (por ello, este sistema bloquea las cuerdas tanto en el puente como en la cejuela con la mordaza).

¿Dónde está el truco? Sencillamente, en que las guitarras de Eddie Van Halen están construidas de manera que el Floyd Rose solo puede ser accionado de manera descendente, es decir, que el tone block del puente apoya directamente sobre el cuerpo de la guitarra. Esto hace que cuando pasamos de la tensión estándar (Mi) a una tensión inferior (Re), el puente quede apoyado en el cuerpo y no se mueva, por más que tiren los muelles.






La guitarra donde está instalado el dispositivo, se trata de una Peavey USA HP Special, que es como se renombró a los modelos de diseñados con la colaboración de Eddie Van Halen, cuando este abandonó de forma brusca la compañía que comercializaba su modelo signature.

Nos podemos esperar entonces que este modelo tiene mucho de las Wolfgang, así que aunque el sistema de Floyd Rose que monta permite mover el puente en ambas direcciones, dispone también de una pieza ajustable en forma de L que nos permitirá configurar el funcionamiento del puente como el antiguo modelo de Eddie.




La instalación del dispositivo no tiene mayor misterio. Las instrucciones son bastante claras y sencillas y consiste en sustituir el tornillo de apriete de la 6ª cuerda del Floyd Rose por uno de los que trae el dispositivo, al que se le añade la barra con resorte que accionaremos para cambiar la afinación. Se adjuntan un par de tornillos de diferentes longitudes para adaptarlo tanto al Floyd Rose original como a algunas de sus copias más fieles.








El proceso para ajustarlo es el siguiente:


1.- Debemos ajustar el puente como un tipo Floyd Rose normal, es decir, que cuando se encuentre perfectamente afinado, la posición del puente respecto al cuerpo sea paralela, con la particularidad de que el micro afinador de la 6ª cuerda debe estar aflojado a tope (girado al contrario del sentido de las agujas del reloj) y EVH D Tuna debe encontrarse en la posición de Mi (hacia dentro). De momento, deja las mordazas de la cejuela sin colocar y retoca la afinación con los afinadores de la pala.



2.- Una vez esté todo afinado y en equilibrio, mueve la pieza en L con mucho cuidado hasta que esté en contacto con el Tone Block del puente. Solo debe tocar lo suficiente como para evitar que el puente se desplace cuando la tensión de las cuerdas decaiga al accionar el EVH D Tuna. Colócalo y comprueba la afinación. Si en ese momento ves que la afinación está ligeramente por debajo de lo normal en todas las cuerdas, es que te has pasado presionando. Libera la pieza en L, retoca la afinación y vuelve a empezar. Esta es la parte más dificil, con diferencia, de ajustar. No desesperes, a mi la primera vez me llevó bastante tiempo.



3.- Una vez tengáis la pieza en forma de L perfectamente colocada en su lugar, llega el momento de colocar el EVH D Tuna en posición Re (hacia afuera) y comprobar que la afinación del resto de las cuerdas no ha variado nada. Si no es así, tendrás que volver a retocar la pieza en forma de L. Si por el contrario, la afinación de las 5 primeras cuerdas es estable en ambas posiciones del EVH D Tuna, ¡enhorabuena, esta pesadilla está a punto de terminar!

Si las cuerdas se desafinan de manera no proporcional, prueba diferentes posiciones de muelles, así como añadirlos o quitarlos.




4.- Deja el EVH D Tuna en posición de Re (hacia afuera) y afina con los clavijeros hasta conseguir la mejor afinación D-A-D-G-B-E. Cierra la mordaza con cuidado de que la 6ª cuerda quede lo mejor afinada posible en Re (recuerda que ya no podrás usar el micro afinador de la 6ª cuerda). Coloca ahora el EVH D Tuna en posición de Mi (hacia dentro) y afina el Mi de la 6ª cuerda retocando el tornillo de allen del dispositivo.



Si has seguido todos estos pasos correctamente, ya deberías tener una afinación super estable, pasar de forma rápida y precisa de Mi a Re, y disfrutar de tu vibrato a lo Eddie Van Halen.



AJUSTE DEL PUENTE TIPO FLOYD ROSE

Los puentes flotantes con bloqueo tipo Floyd Rose puede llegar a ser una pesadilla si no están bien ajustados. Desafinaciones constantes, entonación perdida…

Para saber ajustarlo debemos primero entender cómo funciona, así que haré una breve descripción de este sistema.

El sistema Floyd Rose, imitaciones y sucedáneos consiste en un puente que bascula en dos direcciones sobre dos puntos (cuchillas). Se los suele llamar “flotantes” porque no apoyan en ninguna otra parte del cuerpo de la guitarra excepto en esos dos puntos. Unos muelles ajustables contrarrestan la tensión de las cuerdas para mantener este puente en un equilibrio y hacer que vuelva a su punto de reposo tras haber sido movido. Para rematar, y lo que hace característico a este sistema es que las cuerdas son aprisionadas por un sistema de mordazas tanto en el puente como en la cejuela, impidiendo que la cuerda se deslice en ningún momento y provoque problemas de afinación. Otra característica más es que los caballetes con los que se realiza el ajuste de entonación están bloqueados por un tornillo.

Bueno, pues en principio, teniendo esto claro no debería resultarnos especialmente difícil ajustar este puente. …Vale, quizá un poco, así que coged aire, arremangaos y tomad una buena cantidad de paciencia. Nadie dijo que fuera fácil… pero tampoco imposible!

Los principales problemas que da este puente son, generalmente, de afinación y entonación. El 80% están causados por un mal ajuste de la tensión entre las cuerdas y los muelles. El porcentaje restante suele deberse al desgaste de las cuchillas y los muelles (generalmente en guitarras con algunos años y uso intensivo del puente).

La guitarra que os voy a poner como ejemplo es una Ibanez RG2570 Prestige, que lleva montado el puente Edge Pro, una “evolución” del puente Edge que llevaban instaladas las primeras Ibanez RG y que era una versión del Floyd Rose original.
Aunque se trate de una versión, veréis como las piezas, aunque con otras formas, son las mismas al igual que la filosofía de ajuste.

MANOS A LA OBRA!

El puente que me ha llegado presenta una cierta dejadez de su dueño en lo que a limpieza y mantenimiento se refiere y he tenido que desmontarlo por completo, limpiarlo y engrasarlo.
Para no enrollarme demasiado en este artículo vamos a dar por supuesto que vuestro puente está en perfectas condiciones y ya os hablaré de cómo desmontarlo y limpiarlo en otro momento.

Lo primero que debemos tener claro es la posición correcta que debe tener el puente con respecto al cuerpo. Si vamos al manual de usuario del fabricante vemos que la posición del puente con la guitarra afinada debe presentar esta forma:




Y comparamos y observamos lo siguiente:



Obviamente, no se encuentra en su posición correcta. La tensión que ejercen los muelles es mayor que la que ejercen las cuerdas, por eso está más hundido de lo que debe.
Lo primero que haremos es cambiar cuerdas. Un buen truco es hacerse con un trocito de madera (una pinza de la ropa puede valer) e introducirla entre el Tone Block del puente y el cuerpo, así según vayamos quitando las cuerdas el puente no se hundirá debido a la tensión de los muelles.




Liberamos totalmente la mordaza de la cejuela y aflojamos las cuerdas. Una vez que estén desenrolladas de los afinadores abrimos la mordaza del puente con su correspondiente llave allen y extraemos la cuerda totalmente.



Limpiamos un poco el puente, el diapasón, etc. (mantenimiento normal cada vez que se cambia cuerdas).
En este caso concreto, por su construcción, no es necesario cortar la bola del final de las cuerdas como en un sistema Floyd Rose original, así que pasamos a introducirlas en la mordaza del puente, fijándonos que la cuerda salga justo por la mitad del hueco y apretamos hasta que quede firme. Hacemos lo mismo con el resto de las cuerdas.






Una vez enganchadas todas al puente pasamos a encordarlas normalmente como ya expliqué en el artículo Consideraciones y preparación antes de ajustar.
Afinamos normalmente hasta que conseguimos la estabilidad. Una vez llegados a este punto hay que retirar el trocito de madera que teníamos puesto para evitar que el puente se moviese y ahora lo normal es que la posición del puente varíe, es decir, se quede más levantado o se hunda más de lo correcto.
Aquí empieza la faena, pues se trata de ir retocando constantemente la afinación y los tornillos de la garra de los muelles.
Si el puente queda muy levantado debemos apretar los tornillos de la garra, para que los muelles tiren más fuerte y contrarresten la tensión de las cuerdas. Si ocurre al revés, que el puente quede muy hundido, hay que aflojar los muelles de la garra para buscar el efecto contrario. Id probando en intervalos de media vuelta a los tornillos y reajustar la afinación cada vez.
Este ajuste es un poco desquiciante, así que tened paciencia. Debe llegar un punto en que la afinación ha quedado estable y el puente en la posición correcta respecto al puente. Mirad el puente por ambos lados pues puede llegar a suceder que por un lado esté en su posición pero en el otro no. Si esto sucede actuad únicamente sobre el tornillo de la garra de ese lado hasta ponerlo en su posición.






Una vez hecho esto, nos queda el ajuste fino. Tocad y tirad de la palanca (seguimos sin poner la mordaza de la cejuela) y observad, con el afinador electrónico, si continúa la estabilidad. Por ejemplo, si tras tirar de la palanca un par de veces la 6ª y la 5ª cuerda vuelvan a su afinación, pero queden un poco por encima o por debajo debéis retocar un poquito el tornillo de la garra que tira de las cuerdas de ese lado del puente. Repetir esta operación hasta que la afinación quede completamente estabilizada y el puente en su lugar correcto.

Puede suceder, en guitarras con cierto tiempo, que este equilibrio no llegue a darse debido a problemas de desgaste en la cuchilla (la parte dónde bascula el puente) o mal estado de los muelles. Si es la primera, la reparación es más complicada y hablaré de ella en otro artículo. Si son los muelles, tendréis que cambiarlos.

-Ajuste de entonación.

Si el ajuste de posición del puente os ha parecido tedioso este os parecerá infernal.
Por suerte para los usuarios del Floyd Rose original (y no estoy seguro si para el Schaller vale también) existe una herramienta que venden en algunos sitios (Ebay incluido) que facilita el ajuste de entonación enormemente. Para el resto, tendréis que ajustarlo de la manera tradicional. Necesitareis una llave allen, un afinador electrónico, un destornillador de punta plana fino y paciencia, mucha paciencia.

Con ayuda de nuestra pieza de madera bloquearemos de nuevo el puente para evitar que se mueva. Hecho esto, retocamos la afinación si fuera necesario y comprobamos el ajuste de entonación comparando la nota del armónico natural en el traste 12 con la nota pulsada también en el traste 12, que debe ser exactamente la misma.
Si la nota pulsada es más alta, debemos alargar la longitud total de la cuerda desplazando el caballete en que apoya hacia atrás. Para ello aflojaremos un poco la cuerda en el afinador hasta que quede fláccida, entonces aflojaremos el tornillo allen que bloquea el caballete y lo desplazaremos un poco hacía atrás. Volveremos a apretar el tornillo para asegurar el caballete, apretamos la cuerda, la afinamos y comprobamos de nuevo. Repetir hasta llegar al ajuste perfecto.
Para el caso contrario, que la nota pulsada resulte más baja, el proceso es el mismo pero moviendo el caballete en dirección contraria.




Si no podemos tirar del caballete hacía atrás con los dedos nos podemos ayudar con un destornillador plano de punta fina.



Los tornillos que bloquean el caballete son de cabeza de allen bastante pequeños y tienen la fea costumbre de pasarse y romperse, lo cual nos generará un problema bastante grande. Siempre que vayas a aflojarlo hazlo despacio y si ves que no cede, usa algún tipo de lubricante tipo 3en1 y deja actuar unos minutos antes de volver a intentarlo.

Tras esto retiramos el trozo de madera que bloqueaba el puente, ponemos los microafinadores a mitad de su recorrido y afinamos de manera precisa con los afinadores de la pala. Cerramos la mordaza de la cejuela y retocamos una vez más y finalmente la afinación con los microafinadores del puente.



CONSIDERACIONES Y PREPARACIÓN ANTES DE AJUSTAR…

Voy a contaros cómo realizo los ajustes básicos en guitarras y bajos. Estos incluyen altura de las cuerdas, quintaje, rectificación de la curvatura del mástil y altura de las pastillas. También el ajuste de puentes móviles comunes, como el vibrato vintage y el tipo Floyd Rose.

Estos ajustes son súmamente importantes y creo que todos los guitarristas deberían saber hacer un ajuste más o menos fino de su instrumento, ya que una guitarra mal ajustada puede resultar incomodísima de tocar y llegar a provocarnos lesiones como tendinitis.

Unas aclaraciones importantes antes de empezar que conviene tener en cuenta…

No todo el mundo gusta de los mismos tipos de ajustes, especialmente en lo que se refiere a la altura de cuerdas. Hay gente que prefiere una acción muy baja para facilitar la velocidad en la ejecución, pero sin embargo este tipo de ajuste, por ejemplo, hace casi imposible el tocar con Slide de manera limpia. Esto provoca más trasteos y dificulta la técnica de vibrato (aunque para compensar, las guitarras pensadas para ajustes de cuerda bajos -generalmente “superstratos” Ibanez, ESP, Jackson, etc- suelen montar trastes altos tipo Jumbo) y el ajuste contrario, es decir, una acción alta, os va dificultar tocar rápido, el tacto de las cuerdas será más duro y el sustain en notas pulsadas se verá comprometido…

Una acción muy alta nos puede llegar a provocar tendinitis, ya que forzamos la mano al tener que hacer más fuerza para pulsar en los trastes. Cada uno conoce sus preferencias, así que usad esto como guía y ajustadlo a vuestro gusto.

El otro gran mito relacionado con la altura es cuando alguien te pide la acción más baja posible sin trasteo (ruido que produce la cuerda cuando, al vibrar, roza con un traste). Esto es una gran falacia, no existe, así que olvidaos de esta idea.

Antes de nada habría que diferenciar entre tipos de trasteos. Según mi experiencia, diferencio varios tipos de trasteos:

-Juegos de cuerdas nuevos y recién puestos: las cuerdas nuevas tienen un brillo o respuesta en frecuencias agudas los primeros días que después ya no conservan. Ese sonido como metálico de los primeros días. Si nuestro instrumento tiene una acción relativamente baja y le ponemos cuerdas nuevas es normal que los pocos trasteos que notásemos antes se acentúen, por eso es importante tener esto en cuenta y no volvernos locos reajustando alturas.

Roce normal de cuerdas con los trastes: aunque no nos parezca normal, estas cosas suceden en las mejores familias. Recuerdo haber visto vídeos de guitarristas (Steve Morse y Jimmy Page, en concreto) tocando desenchufados en el backstage y escuchar el trasteo de sus guitarras. Es normal que las guitarras tengan pequeños trasteos en algunos puntos, y muchas veces este ni siquiera se transmite al amplificador. Lo importante es que la nota no se apague antes de tiempo debido a ese roce, lo cual nos lleva a los trasteos malos que hay que corregir.

Para salir de dudas puedes, por ejemplo, grabar directamente con la guitarra al PC por línea (¡nada de micrófonos!) para escuchar lo que se transmite realmente al ampli.

-Los trasteos malos: que son, como he dicho arriba, los que hacen que la nota dure menos, se apague en seguida, provoca zumbidos desagradables, etc. Estos son los que debemos corregir.

AJUSTANDO

Vamos a poner el supuesto de una guitarra a la que vamos a poner cuerdas nuevas y repasar los ajustes para dejarla fetén.

Preparación:

Ya habremos limpiado convenientemente todo el hardware como puente, cejuela y clavijeros. Hecho esto podemos aplicar una gotita de grasa para metales (incluso vaselina también valdría) en los puntos de los caballetes del puente donde apoya la cuerda, las guías de cuerdas (string trees) de la pala y en los surcos de la cejuela. Esto mejorará la fricción de las cuerdas en esos puntos y por tanto la estabilidad en la afinación.








Encordando correctamente:

Encordar la guitarra es algo bastante sencillo y que, pese a su importancia, mucha gente coloca sin cuidado y de manera incorrecta causando un montón de problemas de afinación, cuerdas que se salen de su lugar, etc.

A la hora de encordar, recordad que en los afinadores con bloqueo se pasa la cuerda al completo, se bloquea y luego se afina. Lo normal es que os quede como media vuelta enroscada en torno al eje del afinador. Si le dais más vueltas, el efecto del bloqueo no servirá para nada y funcionará como un afinador convencional.




Para los afinadores estándar con tres vueltas será suficiente, que las vueltas vayan de manera ordenada y saliendo siempre hacia abajo. Para esto es importante tirar de la cuerda y mantener la tensión mientras giramos el eje para enroscarlas. La medida que yo tomo para saber el sobrante de cuerda es apoyar la mano sobre el traste 12 y que la cuerda pase por encima de mi mano. Lo veréis mejor en la foto. Hay gente que hace un pequeño nudo al enrollar la cuerda para asegurarlo mejor. Yo nunca he empleado este método y nunca he tenido problemas con la afinación (una vez estabilizada, claro).









Una vez hecho esto, afinamos normalmente (excepto que nuestra guitarra tenga un puente tipo Floyd Rose, en ese caso, ver el artículo correspondiente). Tiramos suavemente de las cuerdas a la altura del traste 12 y volvemos a comprobar la afinación y repetimos la operación hasta que vaya quedando estable.



Si hemos tensado bien la cuerda al enrollarla en el afinador no debería llevarnos más de un par de veces. Ojo, en alguna ocasión he leído a quien dice que tirar de las cuerdas de esta manera es cargarse el tono de estas. Yo personalmente creo que hacer esto de una manera normal (sin estirar hasta el límite de la cuerda, vamos) es casi como hacer un bending, técnica a la orden del día para todo guitarrista… En fin, que lo sepáis, vosotros decidís.


AJUSTE DE LA ALTURA DE LAS PASTILLAS

La altura de las pastillas cambia según el modelo de cada una. Lo mejor es buscar las especificaciones del fabricante y a partir de ahí, buscar el tono y la cantidad de salida que más nos guste.

Una pastilla muy cerca de la cuerda aumentará su nivel de salida y tendrá más presencia en graves, pero por el contrario su campo magnético puede afectar a la vibración de la cuerda deteniéndola antes de tiempo debido a esa proximidad. Además puede que las cuerdas o la púa nos tropiece con una pastilla alta, especialmente con las de las posiciones de centro y mástil.

Una pastilla más alejada de las cuerdas hará que la guitarra suene más viva, pero perderá presencia en ciertas frecuencias y nivel de salida.

Obviamente usaremos los tornillos en los laterales de la pastilla para su ajuste.

Presionando la sexta cuerda en el último traste mediremos la distancia entre el polo magnético de la pastilla y la cuerda, y ajustaremos a la distancia recomendada.

Repite lo mismo con la primera cuerda y ajusta ese otro extremo de la pastilla.

Usaremos esta referencia como punto de partida para ajustarla a nuestro gusto.








Algunas guitarras llevan las pastillas atornilladas directamente al cuerpo y a veces es difícil ajustarlas a la altura correcta ya que presentan poco margen de maniobra… en cuanto las subimos un poco más de la cuenta, la pastilla queda bailando. Una solución es rellenar el hueco de la pastilla con una espuma, que no solo absorberá mejor las vibraciones de esta y padecerá menos de acoples (o eso defiende Joe Satriani), si no que empujará la pastilla hacia arriba y nos permitirá colocarla en su sitio correcto.

Algunas pastillas, generalmente Humbucker, disponen de polos ajustables en altura. En principio esto viene ajustado de fábrica para compensar la masa de cada cuerda, pero si os encontráis con una diferencia de volumen evidente entre unas cuerdas y otras podéis intentar jugar con ellas para compensarlo.

La última recomendación sobre el ajuste de las pastillas es tener cuidado al bajarlas demasiado, pues se puede salir el tornillo y tener que desmotar media guitarra para colocarlas en su sitio de nuevo…



AJUSTE DE ENTONACIÓN O QUINTAJE

El principio básico del ajuste de entonación es conseguir que las notas en ambas octavas de la guitarra estén afinadas igual, es decir, que un MI en la 6ª cuerda al aire suene igual de afinado que ese mismo MI en la 6ª cuerda pulsada en el traste 12.

Para ello debemos tener la guitarra afinada lo más exactamente posible. Empezamos pulsando el armónico natural de la sexta cuerda en el traste 12 y comprobamos (con un afinador electrónico) que esté afinado. Luego pulsamos en la misma cuerda sobre el traste 12 y debe darnos la misma nota afinada.

Si no es así y la nota pulsada en el traste 12 esta sobreafinada (más aguda) debemos aumentar la longitud total de la cuerda echando hacia atrás el caballete de esa cuerda.

Si por el contrario está desafinada (más grave), debemos acortar la longitud total de la cuerda moviendo el caballete hacia delante.

Afina de nuevo, repite y comprueba hasta llegar al ajuste correcto.






Ojo, una excesiva altura de cuerdas nos puede influir en este ajuste, así que si ves que no consigues llegar al punto correcto (porque tengas los caballetes a los extremos y aún así no entre en ajuste) revisa de nuevo las alturas. Un calibre de cuerdas más grueso también suele ayudar. Yo me he encontrado con guitarras que no entran en ajustes con juegos de 0.009 y solucionarlo al ponerle juegos de 0.10.

Por otro lado, existe otra consideración importante en el ajuste de entonación, y es la influencia del campo magnetico de las pastillas. Una distancia demasiado cercana de las piezas polares a la cuerda ocasionará que esta vibre de una manera extraña y por tanto, la afinación se vea afectada. Este efecto no se detecta con un afinador normal, sin embargo se detecta claramente a oido.

Realizando el ajuste de entonación, si al pulsar la nota en el armónico natural del traste 12, y al dejarla sonar, escuchamos ciertas oscilaciones en la nota, es el momento de retocar la altura de las pastillas. Separa la pastilla de las cuerdas hasta que encuentres el punto de compromiso entre tono y salida de las pastillas y las oscilaciones producidas por el campo magnético. Ve comprobando cuerda por cuerda, primero un extremo de la pastilla y luego el otro.

Dicho esto, es evidente que conviene realizar los ajustes de altura de cuerdas y altura de pastillas antes que el de entonación.



AJUSTE DE CURVATURA DEL MÁSTIL

¡El ajuste que más terror causa!

No entiendo muy bien cuál es la razón por la que los guitarristas y bajistas le tienen tanto miedo a este ajuste… igual es porque el elemento que interviene en el ajuste se llama” alma”, que es una barra de acero que atraviesa el mástil longitudinalmente, y claro, tener mal el alma, suena a mal asunto…

Fuera de bromas, seguramente se trate de que una incorrecta manipulación del alma puede provocar serios daños en un mástil… Si bien, hay que dar por hecho que nunca vamos a realizar un ajuste a lo bestia (parte por sentido común, parte por miedo), es más probable que un mástil roto por una manipulación del alma se deba más bien a una mala calidad de este.

El alma es un refuerzo que ayuda a la madera del mástil a contrarrestar la tensión de las cuerdas y además, nos permite, mediante su giro, ajustar su grado de curvatura. Gracias a ello podemos ajustar el mástil cuando las condiciones ambientales de humedad cambian y la madera toma su propio camino…

Hay personas que apoyan el instrumento en su hombro y miran hacia el plano del diapasón como si sostuvieran un fusil para ver si la curvatura es correcta. Igual será porque no me van mucho las armas, pero yo nunca he conseguido ver nada de esa manera, ni entender qué carajo mira la gente que hace eso… Así que os hablaré de la manera en que miro yo la curvatura.

Con las cuerdas puestas, en la 6ª pulsamos el traste 1 y el traste 16 ó 17. Podéis ayudaros de un Capo para el traste 1 lo cual os dejará libre una mano para medir la distancia desde la parte superior del traste 7 y 8 hasta la cuerda. Con la práctica se llega a diferenciar las alturas correctas y las incorrectas, pero al principio os podéis ayudar de una cuerda, por ejemplo, del calibre 0.10 para una guitarra con radio de diapasón de 12” (esta medida puede cambiar de una guitarra a otra, pero por ahí anda. Cuanto más pronunciado es el radio del diapasón, mayor distancia) para utilizarla como “galga”. Si pasa ajustada pero sin problemas en el hueco entre la cuerda y el traste, la altura es correcta.






Un mástil convexo (trastes muy pegados a la cuerda) nos producirá trasteos donde las cuerdas se apagan, imposibles de tocar.

Un mástil cóncavo (trastes muy separados de las cuerdas) nos producirá una altura de cuerdas excesiva, y por lo tanto gran incomodidad con cuerdas muy “duras”.




Existen varios tipos de almas, la más común es la estándar, que solo actúa cuando en una dirección, para corregir mástiles cóncavos. Luego está el tipo Bi-flex, que corrige en ambas direcciones.

También, en instrumentos como los bajos de a partir de 6 cuerdas, dos almas, en cuyo caso ajustaremos solo la de arriba (la que está en el lado de las cuerdas más gruesas) de la manera normal, ya que la otra está básicamente de refuerzo.

Teniendo esto claro ya solo nos queda saber cómo se manipula.

El acceso al tornillo del alma puede estar en el clavijero, bien que esté a la vista o bien bajo una tapa atornillada, o por la parte contraria, pegando con el cuerpo.

Nos fijaremos en el tipo de llave que necesita, un destornillador de cabeza Philips, una llave Allen o una llave especial de tipo cazoleta.




Con la guitarra afinada accionamos este tornillo en pequeños pasos de un cuarto de vuelta y volvemos a afinar y medir antes de continuar accionándolo.

Debemos apretar o girar en dirección de las agujas del reloj para corregir un mástil cóncavo (para reducir la distancia entre la cuerda y el traste) y al contrario para corregir un mástil convexo (aumentar la distancia entre cuerda y traste).

Como las almas standard solo van en una dirección, puede que el ajuste para corregir un mástil convexo tarde más de lo normal, ya que en ese caso debe ser la propia tensión de las cuerdas la que tire de la madera y a veces esto lleva tiempo, a veces horas o días, así que sé paciente y no te precipites en este punto si has girado una vuelta y no ves movimiento.

Respecto a los instrumentos que llevan el tornillo del alma en la parte del zócalo del mástil, sobre todo en las guitarras Fender antiguas, el propio cuerpo te impide el acceso a este tornillo. Existen dos soluciones: la primera es aflojar las cuerdas, aflojar los tornillos del mástil lo justo para que tenga holgura para poder tirar de él y acceder con la llave al tornillo de ajuste, ajustar a ojo, volver a montar todo, afinar, comprobar y si no hemos acertado, repetir el proceso. La segunda es hacer una pequeña hendidura en el cuerpo, incluso también en el golpeador, con un mini-taladro que nos permita acceder al tornillo sin desmontar toda la guitarra.




Es posible que la madera tarde algún tiempo en colocarse en su sitio, así que después de realizar este ajuste, vuelve a chequear al par de días para comprobar que todo sigue en su sitio.

¡Y ya está!



AJUSTE DE ALTURA DE CUERDAS (ACCIÓN)

Una vez tenemos puestas las cuerdas y estabilizada más o menos la afinación, pasamos a los ajustes de altura.

Aquí de lo que se trata es subir o bajar las cuerdas con respecto al diapasón. En un puente tipo Stratocaster cada cuerda va montada en un caballete independiente, en los tipo Telecaster tradicionales, las cuerdas, en pares, comparten caballete y tanto la altura como el quintaje deben llegar a un punto medio; y en puentes tipo Gibson o los Floyd Rose y familia el puente al completo se mueve por dos tornillos laterales que lo mueven todo en bloque.








Cada modelo de instrumento cambia un poco, pero echadle un ojo atento para descubrir cuál es el tornillo que hace mover hacia arriba y hacia abajo las cuerdas.

Lo primero será tocar la cuerda sobre la que queramos actuar en todos los trastes, uno por uno, para detectar posibles trasteos. Si no notamos trasteo, giramos el tornillo de ajuste (cuarto de vuelta / media vuelta) en dirección contraria a las agujas del reloj para hacer bajar el caballete (en puentes tipo fender) o ese extremo del puente (puentes tipo TOM Gibson). Volvemos a afinar la cuerda y repetimos la operación.

Cuando lleguemos a notar los trasteos “malos” (los que nos apagan la cuerda) ya sabemos cuál es el límite más bajo del ajuste, a partir de ahí es levantar la cuerda todo lo que se desee (teniendo en cuenta mi anterior explicación sobre los tipos de trasteo).

Cuando hayamos encontrado el ajuste de altura idóneo, conviene hacer una última prueba que consiste en hacer bendings de 1,5 ó 2 tonos por todos los trastes a partir del traste 7 más o menos (y en cuerdas 1, 2 y 3, donde este tipo de bendings son normales y viables…). Esto nos permitirá descubrir posibles trasteos que hemos podido pasar por alto debido a trastes mal nivelados. Si se descubren, sube el caballete hasta que deje de rozar. Si después de esto, la cuerda ha quedado excesivamente alta con respecto al resto, habrá que plantearse un nivelado de trastes…



MEJORANDO UNA STRATOCASTER BARATA

Bueno, pues lo primero que tenemos que hacer es un chequeo de la guitarra para ver que todo funciona bien y detectar posibles problemas. Si la guitarra es vuestra ya los conoceréis pero si es de un amigo, como es mi caso, es mejor tener claro todo lo que le ocurre para no tener que desmontarla de nuevo una vez terminada.

Enchufadla, tocad y tratad de detectar trasteos, zumbidos en el mástil o la cejuela, ruido de electrónica subiendo y bajando los potenciómetros, ruidos en el jack de salida moviendo el cable, el conmutador de pastillas… En fin, maltratadla un poco (con cariño, no queremos romper nada) y apuntad o quedaos con la copla de los problemas detectados. Es importante también que recordéis más o menos la altura de las cuerdas y si el grado de arqueo del mástil.

Lo siguiente, obviamente, es retirar las cuerdas. Os recomiendo que os ayudéis con un enrrolla cuerdas o stringwinder, que son muy económicos y vienen la mar de bien.

Una vez desenrolladas hay que soltarlas del puente. Aquí hay que tener cuidado para que las afiladas puntas de las cuerdas no arañen el acabado de la guitarra o incluso el metal del puente. Si no tenéis interés en conservar las cuerdas viejas, cortad las puntas con unos alicates para facilitar la tarea.

Colocamos la guitarra en nuestra mesa de trabajo y la limpiamos del polvillo que pudiera tener con una brocha de pelo (mejor que las de plástico) primero y, si fuera necesario, con un trapo suave de algodón.

PULIDO DE TRASTES




Para el pulido de trastes necesitaremos proteger el espacio de madera que hay entre ellos, así que usaremos cinta de carrocero o pintor para cubrir el diapasón y dejar solo al descubierto los trastes.

Con lana de acero nº 000, o también llamada “torta fina” (lo encontrareis en cualquier ferretería, con un rollo del tamaño de un puño tendréis para media vida) frotaremos los trastes, uno por uno, suavemente, de arriba abajo hasta que queden brillantes y no quede rastro de esa pátina gris mate que se les pone. Recordemos que queremos solo pulirlos, no nivelarlos, así que unas cuantas pasadas por cada traste deberían ser suficientes. La superficie debe quedar suave al tacto y brillante. En ocasiones podremos observar pequeñas mellas en los trastes, sobre todo, en la zona donde apoya la 6ª cuerda. Como ya dije, el material de los trastes en estos instrumentos no es muy bueno y se marcan y abollan con facilidad. El pulido los suavizará un poco, pero tendremos que vivir con ello…

Hay que tener cuidado con las limaduras de metal que se generan al hacer esto. Hacedlo en los sitios más ventilados posibles (una terraza es ideal) y mucho cuidado si tenéis mascotas, pues no es bueno que lo aspiren o lo coman. Si no disponéis de una terraza o similar, tratad te tener el residuo lo más controlado posible sobre la mesa y recogedlo inmediatamente en cuanto terminéis con un trapo húmedo.




Para evitar que estas virutas de metal se os cuelen por toda la electrónica (los imanes de las pastillas las atraerán) podéis cubrir la electrónica cono papel y al terminar limpiarlo con una brocha antes de retirarlo.

Una vez hecho esto, ya podemos retirar la cinta de carrocero del diapasón. Si se encuentra muy sucio, con marcas de sudor, habrá que limpiarlo primero. Aquí podemos hacerlo de varias maneras, pero dado que en estos instrumentos lacados con barniz poliuretano son bastante duros, yo opté por limpiar con esencia de trementina o aguarrás (mejor del natural que del sintético que se usa para limpiar brochas de pintura, podéis encontrarlo en droguerías industriales) aplicada con un trapo y frotando hasta que la “roña” desaparezca. La esencia de trementina te permite una limpieza profunda y fácil, y no daña las maderas sin tratar (palorrosa, ebano, pau ferro, etc.) como podría hacerlo el alcohol u otros productos similares.

Cuando la guitarra traiga un acabado de nitrocelulosa mejor no uséis este método.




En cualquier caso, lo siguiente tras haber limpiado el diapasón sea con aceite o con aguarrás, es tratarlo con aceite especial para diapasón. Yo utilizo uno de limón que vende Dunlop (en tiendas de guitarras lo encontrareis sin problemas) en un bote de 118 ml que dura la tira… y antes usaba uno, marca Gibson, llamado “Luthiers Choice”. En fin, hay muchas marcas en el mercado y creo que todas cumplen más o menos por igual.

Con un trapo limpio de algodón vas frotando el producto en círculos por todo el diapasón y esperas a que lo absorba. Mientras, puedes ir haciendo otras cosas. Personalmente, si veo que lo absorbe muy rápido (en un par de minutos), vuelvo a darle otra pasada con el trapo. Lo que no absorba pasados 10 minutos, retíralo con un trapo limpio y frótalo hasta que quede brillante. Después, haz lo mismo con cada traste. Esto debería dejarnos un diapasón impecable con unos trastes brillantes!

APANTALLANDO LA ELECTRÓNICA

Una vez habiendo dejado el diapasón mejor que nunca, es hora de levantar el golpeador y apantallar el hueco de la electrónica. El objetivo de esto es básicamente “blindar” el hueco donde está contenida la electrónica para evitar que se cuelen interferencias electromagnéticas que al amplificar el sonido aparecen como molestos ruidos no deseados.

Antes de empezar con ello, os recomiendo la lectura de los completisimos articulos sobre apantallado de guitarras en la página de www.pisotones.com para que entendais en que consiste. Este metodo que os presento aquí es un poco diferente (e infinitamente más sencillo) y según la teoria no debería de funcionar bien (debido a los bucles de masa), sin embargo a mí me funciona, tanto en casa como en situaciones de directo donde las condiciones de corriente AC como las interferencias y radiaciones electromagneticas son bastante más críticas.

Todo lo que se necesita es un destornillador de cabeza Philips (estrella de toda la vida) y una llave inglesa para desmontar el golpeador y los potenciómetros, unas tijeras y cinta adhesiva de aluminio. Es muy importante que esta cinta tenga continuidad eléctrica cuando pegues una capa sobre otra. Lo podéis encontrar en ferreterías, centros de bricolaje tipo Leroy Merlín, incluso en bazares de “Todo A 1€”, aunque si optáis por esta última opción, os recomiendo que llevéis vuestro propio multímetro (si tenéis) y haced la prueba de la continuidad subrepticiamente antes de comprarlo…

Esto es tan sencillo como ir cortando trozos más o menos del tamaño de los huecos e ir pegándolos. Todo el hueco de la electrónica debe quedar cubierto, incluido el hueco del Jack. Cuidado aquí al montar la placa del Jack de nuevo, pues hay que procurar que ninguna parte del conector llegue a tocar nunca las paredes del hueco cubiertas con el aluminio.






Un par de capas o tres, tanto en el hueco de la electrónica como en el golpeador, darán el grosor suficiente para que el apantallado sea efectivo.

En el golpeador es mejor usar tiras largas y los huecos de las pastillas y los potenciómetros que queden cubiertos se pueden recortar, una vez puestos con un cutter o cuchilla afilada. Cuidadín con los bordes de la cinta de aluminio que pueden quedar afilados y hacernos un corte (no demasiado grave, pero de los que escuecen…).

Hay que recordar dejar un borde de más o menos medio centímetro de cinta para luego “aplastarlo” con los dedos y que haga un pequeño relieve, para que al poner el golpeador encima, ya apantallado, haga buen contacto por todas partes y la electrónica quede dentro de una “caja blindada” lo más sellada posible. En cuanto a la conexión a masa, se realiza a traves de los chasis de los potenciómetros, que están en contacto con el apantallado del golpeador, con lo cual no es necesario tirar un hilo desde el apantallado a la conexión de masa general del circuito.

CAMBIANDO EL JACK DE ENTRADA




Esta parte no tiene mucho misterio, excepto, como he dicho antes, poner un recambio de una marca de calidad. Yo utilizo Switchcraft y de momento me ha ido muy bien, son mucho más robustos que los que traen las guitarras normales de serie y de precio andan sobre los 3.50 €, lo cual creo que no es un gran desembolso. Aquí es asegurarse de poner el vivo y la masa, cada uno en el conector correcto o la guitarra no sonará al amplificarla.

Recordad que al montarlo, la orquilla que toca con la punta del Jack del cable de guitarra no toque con las paredes donde habeis puesto la cinta para apantallar el hueco.

ATENUANDO LA VIBRACION DE LOS MUELLES DEL TREMOLO

Para eliminar en gran parte las feas resonancias de los muelles del trémolo que en estas guitarras están demasiado presentes debido al escaso espesor del “tone block” del puente, se pueden rellenar con espuma para evitar que vibren lo menos posible.

Es muy sencillo, lo único que hay que encontrar son unas espumas del tamaño adecuado, es decir, un poquito más grandes que el propio muelle. Unas espumas rectangulares de unos 7 mm de lado pueden ir bien, aunque depende del espesor de la propia espuma. Yo las saqué de los kit que vienen con las maletas PeliCase, pero si no tenéis nada mejor a mano una solución económica es recortarlas de la esponja de un estropajo.

Para introducirlas pasáis un cordel (o cable fino) doblado a través del interior del muelle, después se engancha la punta de la espuma por un extremo y tiráis del cordel hasta que salga por el otro lado y la espuma quede en el interior del muelle. Tirad con cuidado o se os puede partir dentro a mitad de camino.

Montad los muelles y cortad el sobrante.




BLOQUEANDO EL PUENTE

A este respecto no hay mucho que añadir tampoco. Como ya dije, es una opción personal porque pierdes uno de los atractivos de esta guitarra, que es el trémolo.

En estas calidades debemos tener en cuenta que la estabilidad de afinación que nos ofrecen estos instrumentos no es muy buena, no solo por el puente, si no por el resto de elementos que entran en juego cuando accionamos la palanca, es decir, la cejuela, los string trees (guías de cuerda montadas en la pala) y los afinadores, por no mencionar que probablemente los agujeros de los 6 tornillos de montaje en el cuerpo donde va fijado el puente estén mal alineados, fruto de la baja calidad de fabricación y los pocos controles de calidad.

Otra opción menos crítica es ajustar el puente para que apoye sobre el cuerpo y poder accionar la palanca en una única dirección. Los problemas de afinación no serán tan graves como si lo dejásemos “flotante” (accionable en ambas direcciones), pero seguirán estando ahí.

En fin, esta es una decisión personal. Para los que quieran bloquear el puente, los pasos son muy sencillos. Lo primero será apretar los tornillos de la garra lo máximo para que el puente apoye sobre el cuerpo y aún tirando de las cuerdas (bendings), este no se llegue a mover nunca. Una vez hecho esto, habrá que apretar los 6 tornillos de montaje al cuerpo a tope.




Podemos rizar el rizo colocando un bloquecito de madera (maciza y preferiblemente del mismo tipo que la usada en el cuerpo) entre el bloque del trémolo (tone block) y el cuerpo (bajo los muelles). Esto es un poco más laborioso por el hecho de tener que buscarla madera y adaptarla al hueco, pero la mejora en el tono y el sustain del instrumento es notable.



ENGRASANDO LOS MECANISMOS DE LOS AFINADORES

Existen muchos tipos de afinadores, algunos son sellados y no se puede acceder a su mecánica fácilmente, aunque en esos casos suelen venir ya lubricados y gracias a ese sellado no suelen verse afectados por el polvo y la suciedad como otros. No es el caso de los afinadores que monta esta guitarra. Son fácilmente desmontables. Al abrirlos, se puede observar que las ruedas dentadas del interior no están muy bien hechas, pero lubricarlas las va a ayudar a tener un movimiento más suave y estable y retrasar el desgaste.

Quitamos los dos tornillos que fijan el clavijero a la parte posterior de la pala y extraemos el afinador. La carcasa va metida a presión así que debe salir tirando de ella.

Aplicamos grasa para metales, la misma que se usa para las cadenas de las bicicletas o los taladros eléctricos, por la rueda dentada y el tornillo del eje. Giramos la llave del afinador para poner en marcha el mecanismo y que la grasa se reparta bien por todos los surcos. Retira el exceso, si hubiera, con un trozo de papel. Hacemos lo mismo con los otros 5 afinadores, montamos de nuevo en la guitarra y… listo!




ACABANDO…

No fue el caso en esta guitarra, pero conviene revisar la cejuela. Es una parte fundamental en el funcionamiento y el tono de la guitarra y en estas gamas, suelen ser de plástico malo y, en ocasiones, estar mal ajustadas o rematadas. Limpiar con un cepillo pequeño (de uñas o de dientes reservado a estos trabajos) y revisar si tiene rebabas que podemos eliminar con una cuchilla afilada. Si está muy desgastada en algún surco y provoca zumbidos o trasteos habrá que sustituirla por una nueva. La instalación de la cejuela es algo un poco complejo y prefiero hablar de ello más extensamente en un futuro artículo dedicado únicamente a ello.

Una vez hecho esto, colocamos las cuerdas no sin antes aplicar una gotita de grasa en los caballetes del puente donde apoya cada cuerda, los huecos de la cejuela y en los string trees. Después pasamos a los ajustes de altura de cuerdas, quintaje, rectificación de la curvatura del mástil y alineamiento, y altura de pastillas, en los que, al igual que con la cejuela, hablaré en concreto de ellos en otras secciones, debido a que son generales para todos los instrumentos.

Mi última recomendación es utilizar en este tipo de guitarras un juego de cuerdas del calibre 0.10-0.46 como mínimo. Esto nos aportará mayor “cuerpo” al tono de la guitarra a la vez que mayor estabilidad de afinación.

Solo queda abrillantar con un trapo suave y un producto de limpieza para guitarras y… a disfrutar!!



link: https://www.youtube.com/watch?v=qgEl6KC3v3c
+1
21
0
63
21Comments