Canales populares

Cómo caminar

Apoye el talón primero.

Su talón debería contactar el suelo en primer lugar. Luego, en un movimiento continuo hacia adelante, vaya apoyando la planta del pie, hasta llegar a los dedos, sin movimientos antinaturales al cambiar de un pie a otro.

Dé pasos más cortos —en lugar de pasos más largos—.
Pasos cortos más frecuentes le permitirán ejercitarse mejor y no afectarán tanto sus articulaciones.


Balancee los brazos.
Doble los brazos a la altura de los codos, formando un ángulo de 90 grados, y balancéelos en un movimiento pendular a partir de los hombros.

Tenga cuidado de no cruzar el eje central de su cuerpo con los brazos ni de doblarlos más de 90 grados.
Balancear los brazos de esta manera le permitirá realizar un mejor trabajo aeróbico, quemar más calorías e involucrar más músculos del torso.

También le permitirá moverse más rápido que si caminara con los brazos pendiendo a los costados del cuerpo.

Mantenga las manos ligeramente cerradas, sin apretar los puños.


Estire la columna vertebral.
Para mantener una buena postura, estire la columna vertebral hacia arriba, intentando alcanzar el cielo con la cabeza. Su cabeza debería descansar cómodamente alineada con su columna vertebral —no la incline hacia atrás ni recoja la barbilla—.
Esto es especialmente importante cuando se camina cuesta arriba.

En esta circunstancia, mirar hacia arriba puede forzar los músculos del cuello y dificultar la respiración.

Contraiga el estómago.
Con la columna vertebral estirada hacia arriba, contraiga ligeramente los músculos del estómago y llévelos hacia arriba para contribuir con el esfuerzo realizado por los músculos de la zona lumbar. Esto lo ayudará, además, a mantener la postura, como así también a evitar sobrecargar su región lumbar.
0
0
0
0No hay comentarios