Popular channels

Fabrica tus propios cables de guitarra a tu medida

FABRICANDO TUS PROPIOS CABLES

Los cables de guitarra se pueden comprar en cualquier tienda de instrumentos musicales. Pero, ¿y si necesitamos un cable de una medida concreta? ¿Y si preferimos montar nuestros propios cables y, de paso, aprender a reparar y reciclar los antiguos?



Lo único que se necesita son algunas herramientas básicas:

  • -Soldador de estaño (de 32W está bien)
  • -Estaño (1 mm. de grosor está bien)
  • -Alicate de corte
  • -Alicate plano (universal vale)
  • -Cutter
  • -Superficie resistente a altas temperaturas para proteger la mesa (la tapa de un cuaderno en mi caso, por ejemplo)
  • -Conector Jack
  • -Cable coaxial de audio




Lo primero será cortar el cable de audio a la medida que necesitemos.
Desmontamos el conector Jack e introducimos a través del cable la parte que luego cerrará el resto de la carcasa. Debemos recordar que si queremos marcar el cable con una anilla, esta deberá ser introducida antes que esta pieza.




Retiramos la primera funda del cable con la ayuda del cutter a unos 2 cm. del borde. Si no tenéis mucha experiencia pelando cables con el cutter debéis tener mucho cuidado, pues es fácil cortarse. También mucho cuidado en no cortar los finos pelos de la malla interior ni dejarlos tocados. Si esto llegara a suceder deberíais cortar esa parte del cable y empezar de nuevo. Podéis ir marcando el cable poco a poco con el cutter y después ir tirando despacito con el alicate de corte, pero sin llegar a cortar. Haced este paso despacio y asegurando.



Separamos los pelos de la malla como si fuese una flor, para poder acceder a la siguiente funda, que separa la malla de los vivos.



De la misma manera que antes, retiramos la segunda funda a más o menos 1 cm. del borde. Veremos los dos vivos (el cable que estoy usando es Percon AK2F, profesional y preparado para ser utilizado como línea balanceada, por eso dos vivos).



Retiramos la funda de esos dos vivos también, con el alicate de corte esta vez y con mucho cuidado de no dañarlos, pues se trata de cables muy finos. Una vez hecho esto, los trenzaremos juntos.



Trenzaremos ahora la malla. El cable que estoy usando lleva dos capas de malla enrolladas en sentido contrario, lo cual hace que a la hora de trenzar nos quede un cable muy grueso. Si os ocurre esto, cortad una parte de la malla, no pasa nada.





Tras esto pasaremos al proceso de estañado. Esto consiste básicamente en aplicar un baño de estaño en las superficies a soldar. En primer lugar lo haremos con el vivo y la malla del cable. Para ello tocamos con la punta del soldador en los cables y aplicamos el estaño como si pintásemos hasta que se quede con una fina capa. Esta operación debe realizarse más o menos rápida para no derretir la funda. Si la funda resulta dañada pueden ocurrir futuros cortocircuitos; en ese caso es mejor empezar de nuevo.



Luego, los terminales del conector Jack. Aquí dejaremos un poquito más de estaño. Esta operación requiere un poco más de tiempo que en el cable, ya que el espesor metálico de las partes es diferente y tarda más en ponerse a la temperatura adecuada, tened paciencia. Poned la punta del soldador en los terminales, tocad con el estaño y veréis como llega un momento en el que este no solo se derrite, sino que parece como extenderse por el propio metal del conector.



El Jack se puede poner muy caliente durante el estañado, así que os recomiendo que lo manipuléis con unos alicates. Para que tengáis las dos manos libres podéis, con una goma y unos alicates, haceros una mordaza casera para sujetar el cable, como veréis en la foto.



Estañadas las partes, con la ayuda del alicate cortamos los cables a una medida más exacta respecto a donde irán soldados en el conector.



Después ponemos la punta del soldador sobre el terminal estañado del vivo hasta que lo veamos ponerse de un color más brillante (es decir, hasta que se derrita) y en ese momento insertamos el cable del vivo. Observamos que la parte sin funda entra hasta el final y que el estaño se ha repartido bien, entonces retiramos el soldador y sujetamos unos segundos hasta que se solidifique el estaño. Esta unión debe quedar limpia, brillante y sin excesos de estaño. Si alguna gota de estaño queda tocando ambos terminales o lo suficientemente abultada como para llegar a tocarlos en algún momento deberemos eliminarla.



Con sumo cuidado repetimos la operación con la maya, teniendo la precaución de no derretir la funda de los vivos con la punta del soldador.



Dejamos enfriar.
Montamos el resto de las carcasas del conector y… listo!




0
0
0
0No comments yet