Canales populares

La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile

Introducción:
• ¿Quién es Miguel littín? Un director de cine chileno exiliado de su país a causa de la dictadura con el sueño de hacer un documental sobre la dictadura.
• ¿Qué le espera en Chile? Un montón de emocionantes aventuras y desventura.
• ¿Qué le impulsa a hacer este documental? Su mente rebelde, sumado a su odio por quienes llevan a cabo su dictadura y sumado a sus ganas de hacer quedar en ridículo a Augusto Pinochet.
• ¿Qué debe sacrificar para hacer el documental? El no podrá ver a su familia, se arriesgará a que la policía lo atrape y tampoco podrá hablar con ningún conocido suyo mientras esté en Chile debido a su cambio de aspecto y de personalidad.
• ¿Podrá Miguel Littín no ser atrapado por la policía?
Desarrollo:
La Aventura de Miguel Littín Clandestino en Chile
Introducción del libro: Gabriel García Márquez explica que gracias a una entrevista con Miguel Littín pudo escribir el libro
Capítulo 1 parte 1: Miguel littín, director de cine chileno exiliado por la dictadura en su país, nos transmite su deseo (que posteriormente se hace realidad) de filmar un documental sobre la dictadura en Chile.
Capítulo 1 parte 2 “el drama de convertirse en otro”: aquí vemos como, para la realización del documental y debido a su exilio, Littín debe cambiar de personalidad y aspecto.
Capítulo 1 parte 3 “Si te ríes te mueres”: nuestro protagonista debe acostumbrarse a su nueva vida. Su risa lo delata debido a que es muy característica. Un estado de sitio enriquece el documental.
Capítulo 1 parte 4 “Una larga cola de Burro para Pinochet”: Littin siente pena por dejar a su familia quien le pide que haga quedar mal a Pinochet.
Miguel, con el paso del tiempo, se acostumbra a vivir con su nueva esposa falsa.
Ingresan a Chile gracias a una muy creíble historia, también falsa. Un inspector casi descubre a Miguel
Capítulo 2 “El esplendor de la ciudad”: la revisión del equipaje en el aeropuerto es difícil de superar.
Debido al toque de queda, él y su esposa falsa, Elena, deben apurarse.
Capítulo 2 parte 2 “¿Y para esto vine?”
Ya en vuelo, el sentimiento de incertidumbre invade cada vez más a los dos.
Santiago de Chile se muestra como una ciudad radiante.
Con esto, la dictadura trata de borrar el rastro sangriento de más de cuarenta mil muertos, dos mil desaparecidos y más de un millón de exiliados.
Littín se baja del taxi que lo lleva al hotel y se pierde entre la muchedumbre
Observa el comportamiento del pueblo reprimido por el golpe de estado.
Capítulo 2 parte 3 “En el centro de mis nostalgias”
Un sentimiento de nostalgia y bronca tan grande lo invade hasta el punto en que desea abandonar el documental y unirse al grito de lucha de su país.
Regresa al hotel. Se encuentra con su periodista/directora quien le comunica que su equipo ya llego y empezó a trabajar. Esto emociona a Miguel
Capítulo 2 parte 4 “Un pavoroso silencio para recordar”
Tendido en su cama sin poder pegar un ojo, el silencio del toque de queda le oprime cada vez más el pecho. Un recuerdo sangriento de hace doce años atrás, cuando todavía no había sido exiliado, le viene a la cabeza.
Capítulo 3 “También los que se quedaron son exiliados”: al día siguiente, Miguel se reúne con su “socio ideal”, Franquie, quien tiene los contactos de todos los equipos de filmación y pasa a ser su chofer de ahí en adelante, separándose de Littín muy pocas veces.
Capítulo 3 parte 2 “tres degollados tumban a un general”: a las 9 de esa mañana, el equipo italiano comienza a filmar el comportamiento de la gente.
Más tarde, Miguel se da cuenta de que la vigilancia constante genera “naturalidad” en las calles.
Littin hace alusión a un triple crimen por parte de la dictadura contra tres opositores que generó una revuelta que puso en peligro la estabilidad de la dictadura.
Capítulo 3 parte 3 “lo felicito por ser uruguayo”: el equipo, hasta entonces, trata de no filmar ningún detalle que haga evidente el régimen represivo latente en las calles.
Una anciana observa detenidamente a Littín, quien la alcanza a grabar a escondidas y le logra sacar algunas palabras como: “Hay hambre en nuestro país” o “Que suerte la suya por ser uruguayo (bajo su falsa identidad él era uruguayo)”.
Miguel observa gente en la calle con trabajos de pobreza, profesionales en desgracia. Pero que renuncia a todo menos a la dignidad.
Capítulo 3 parte 4 “También los que se quedan son exiliados”: los carabineros se convierten en una obsesión para Miguel, sin que este los pueda dejar de mirar. El se les acerca y le hace una pregunta a un militar quien le ordena que circule. Miguel desobedece y el militar le pide que se identifique. Lo que alarma a Littin es que dentro del bolso donde tiene el pasaporte falso, también tiene su documento real. Pero por suerte solo debe mostrar el pasaporte. Debido a esto, terminan ahí la filmación del día.
Miguel se encuentra con una vieja pareja de amigos que no lo reconoce por el disfraz y que le genera una gran nostalgia.
Los años del exilio son largos y devastadores no solo para los que se van sino también para los que se quedan.
Capítulo 4 “Los cinco puntos cardinales de Santiago”: filman Santiago por 5 días más, manteniéndose en contacto con el equipo francés y el holandés
Littín debe mntener su identidad sin siquiera poder visitar a sus padres.
Casi nunca lo dejan solo o sin custodia.
Avanzan mucho con la filmación en menos de una semana.
Por su seguridad, Elena él deben mudarse constantemente de hotel.
En uno de los hoteles, una teleoperadora le da un gran susto a Miguel llamándolo desde larga distancia y con su nombre postizo.
Otro susto ocurrió en otro hotel cuando un proyectil que va en dirección a Pinochet (quien se encuentra en el hotel) no alcanza su objetivo y explota en el cuarto de Miguel.
Parte 2 “Los cinco puntos cardinales de Santiago”: entrada la tercera semana inician las filmaciones en el interior mientras el equipo francés regresa a Santiago y el holandés continúa en el sur.
El viernes de la segunda semana filman a Littín en cinco puntos característicos de Santiago: el exterior del Palacio de la Moneda, el Parque Forestal, los puentes del Mapocho, el Cerro San Cristóbal y la Iglesia de San Francisco
El Palacio de la Moneda lo enfocan desde distintos puntos.
El Parque Forestal les lleva poco tiempo.
Capítulo 4 parte 3 “Y a la vuelta de la esquina: ¡mi suegra!”: Miguel se choca con su suegra si poder siquiera saludarla debido a su clandestinidad.
El río Mapocho, donde luego de la dictadura se arrojarían cadáveres maltratados, estaba en ese momento, debido la sequía, convertido en un hilo de agua.
El gobierno militar vende el país a empresas privadas y con el dinero que gana realiza obras públicas deslumbrantes pero al mismo tiempo mentirosas, dando así la impresión de que todo esta más que bien.
Esta privatización aumenta la deuda externa chilena de cuatro mil millones a 19 mil millones en un año.
Capítulo 4 parte 4 “El puente que lo ha visto todo”: en el puente Recoleta sobre el Río Mapocho, sorprende la cantidad de jóvenes enamorados que allí se encuentran.
Miguel se da cuenta de que la generación de niños que él conoció antes de su exilio ha crecido y son ellos los que ahora los comandantes de la resistencia.
A las once de la noche se dirige con Franquie a Concepción en tren sin decírselo a nadie.
Capítulo 5 “Un hombre en llamas frente a la catedral”: llegan a las siete de la mañana del día siguiente a Concepción.
Capítulo 5 parte 2 “Flores eternas en la plaza Sebastián Acevedo”: se dirigen al centro de Concepción. Pasan por una catedral frente a la cual dos años atrás se había incendiado Sebastán Acevedo a causa de que los carabineros no dejaban de torturar a sus hijos. Como consecuencia, sus hijos fueron sacados de las cámaras de tortura.
Capítulo 5 parte 3 “¡Qué difícil es afeitarse en Concepción!”: Miguel busca una peluquería donde rasurarse y ninguna le brinda ese servicio. Luego descubre que se dice afeitar en vez de rasurar y consigue afeitarse.
Capítulo 5 parte 4 “Un paraíso de amor en el infierno”: se dirigen a las minas de carbón de Lota y Schwager. Para llegar allí atraviesan tres controles policiales.
Una vez allí les sorprende la belleza del parque. Marcan los puntos donde posteriormente van a filmar legalmente con todo el equipo.
Capítulo 5 parte 2 “El bar donde van a dormir las gaviotas”: filman las minas. Aquí se encuentran muchos mineros trabajando en condiciones insalubres. Regresan a Concepción vía Talcahuano. Luego toman el tren de regreso a Santiago justo a tiempo.
Capítulo 6 “Dos muertos que nunca mueren: Allende y Neruda”: las Poblaciones (grandes barrios) son decisivas para la filmación.
Pinochet, con su gobierno, intentó borrar de la memoria lo que fue el sistema democrático en Chile.
Salvador Allende (según los testimonios) es quien mantiene vivo ese recuerdo en el pueblo chileno. A todos lados a donde van hay algún rastro suyo.
Capítulo 6 parte 2 “Dos muertos vivos: Allende y Neruda”: el culto de Allende se siente mucho más en Valparaíso.
El gobierno militar trató de ocultar el cadáver de Allende enterrándolo sin decir donde. Pero no fue posible.
También permanece en la memoria el culto de Pablo Neruda. Su espíritu continúa vivo en Isla Negra, donde él vivió.
Capítulo 6 parte 3 “La tierra tiembla siempre en Isla Negra”: filman con precaución (porque está prohibido) la nostálgica casa de Neruda.
El murió en Marqués de la Plata, Santiago, a causa de una neumonía.
La casa de Isla Negra es más característica suya. Parece cobrar vida con cada terremoto de la isla.
Filman sin restricciones porque los carabineros se van a almorzar.
Capítulo 6 parte 4 “Grazia asciende a los cielos “: deben llevar a Italia el material filmográfico. Grazia es quien se encarga de llevarlo. Al llegar un cardenal importante desde Roma, se genera un movimiento importante de gente en el aeropuerto, ideal para viajar sin ser muy inspeccionado.
Capítulo 7 “La policía en acecho, el círculo empieza a cerrarse”: mientras tanto, Helena pasa un mal fin de semana. Entre otras cosas, consigue una entrevista secreta muy importante con representantes de Frente Patriótico Manuel Rodríguez, grupo partidario de la unidad de todos los sectores de oposición.
Miguel se encuentra con un representante. Reúnen al equipo italiano. El chofer de la camioneta en la que van es bien chileno y eso le agrada a Littín.
Capítulo 7 parte 2 “La distancia exacta: diez boleros”: el conductor les indica a Miguel y los italianos que se duerman. Luego de escuchar diez boleros (música que nunca moría en Chile), la camioneta se detiene. El hombre los conduce a un hospital clandestino. Aquí se encuentra herido, Fernando Larenas Seguel, el hombre más buscado de Chile, quien responde las preguntas de Miguel.
Pocos días después, son recibidos en una casa por la dirección suprema del Frente Patriótico.
Terminado esto, Helena regresa a Europa porque ya no podía ausentarse más tiempo y su ayuda en la película no era imprescindible.
En previsión de que los equipos extranjeros tuvieran que salir de Chile o les prohibieran trabajar, Miguel consigue un equipo de cineastas jóvenes muy efectivo que va creciendo hasta formar seis equipos trabajando al mismo tiempo.
Capítulo 7 parte 3 “El círculo empieza a cerrarse”: el equipo francés regresa de filmar en el norte.
Un día se relajan Littín y el director francés, Claude, y salen a pasear por la ciudad. En un subterráneo, Miguel se percata de que tres policías los miran atentamente. Entonces se separa de Claude. Toma varios taxis para alejarse de los guardias y se mete en un cine. Se pregunta por qué los seguirían los guardias.
Capítulo 7 parte 4 “¿Le gusta mi poto, caballero?”: el público y la película son un desastre. Miguel está atento a ver si aparecen los policías cuando una corista (perteneciente al “espectáculo” que se estaba dando luego de la película) se le acerca casi desnuda y le hace unas preguntas bochornosas que lo hacen quedar en ridículo.
Capítulo 8 “Atención: hay un general dispuesto a contarlo todo”: Miguel se pone en contacto y se encuentra con una vieja amiga, Eloísa, quien tiene una buena posición social y le ayuda a conseguir algunos contactos. Nadie podía sospechar de ella. Eloísa lo acompaña a tres reuniones, y en una de ellas, un oficial los inspecciona. Se salvan gracias a Eloísa.
Capítulo 8 parte 2 “Una abuela en paracaídas”: visitan a la suegra de Eloísa, Clemencia Isaura, para que les ayude a encontrar a cinco personas en barrios difíciles de la ciudad.
Con los pocos recuerdos de estos hombres que tiene Miguel, Clemencia logra encontrar a tres de ellos, quienes, con un equipo chileno coordinado por una mujer de muy buen oficio, filman en algunas poblaciones.
Capítulo 8 parte 3 “La larga búsqueda de General Electric”: mientras, Eloísa y Miguel continúan contactándose con gente de alto rango. Una noche, Eloísa conversa con un oficial como si este fuera su amigo y luego le explica a Miguel que tiene buena relación con algunos militares. También le cuenta que un oficial, el General Electric, se muere por contar de todo. Esto estremece y contenta a Miguel.
Clemencia le indica a Littín que vaya a la iglesia para ponerse en contacto con el General. Una vez allí, Miguel consigue su número de teléfono, al que llama los días siguientes con ansiedad y siempre obteniendo la misma respuesta: “Mañana”
Capítulo 8 parte 4 “¿Quién entiende a la policía?”: Jean Claude le informa que tres miembros del equipo italiano son detenidos por la policía. Esta noticia se difunde muy rápidamente Eso alarma a Jean, a Franqui y al resto del equipo italiano.
Esa noche, Miguel le escribe una carta al presidente de la Corte Suprema de Justicia denunciando su repatriación clandestina.
Capítulo 9 “Ni mi madre me reconoce”: hay diversos motivos para que la policía supiera de la presencia de Miguel en Chile.
Una noche, Littín sube a un auto equivocado, igual al que lo tenía que recoger, en cuyo interior se encuentra una mujer muy bella. Por suerte, no genera ningún problema y consigue que lo dejen en un almacén.
Siempre tratan de caerles bien a los emisarios a los que entrevistan
Miguel se da cuenta de que podría haber vivido en Santiago con su cara de siempre y nadie se habría dado cuenta.
Les falta filmar dentro del Palacio de la Moneda, Puerto Montt y el Valle Central (lugar donde se crió miguel) y entrevistar al General Electric. Para esto, Miguel organiza los equipos de filmación.
Capítulo 9 parte 2 “littín vino, filmó y se fue”: para evitar sospechas, y por precaución, Littín sale del país y se queda en Buenos Aires mientras se realizan las filmaciones, para luego volver.
En el aeropuerto bonaerense, la foto del documento no coincide con la cara transformada de Littín; por suerte no se percatan de ello.
Miguel se separa de Franquie porque cada uno debe atender distintos asuntos.
Filma la cordillera desde Mendoza y desde Chile, pasando por un túnel através de ella.
También filma en Bariloche. Al pasar de Bariloche a Chile, tiene un percance con las cajetillas, papeles de los cigarros donde Miguel escribe notas importantes, pero por suerte le permiten quedárselas.
Capítulo 9 parte 3 “Hágase una foto con el futuro del país”: filma Puerto Montt con el quipo holandés. Luego el equipo envía el material filmado a Madrid y Miguel se va a Talca y luego a San Fernando, Colchagua.
En la Plaza de Armas toma algunas fotos.
En el Puente de los Maquis se encuentra con el joven equipo chileno que filma con él.
Regresan a Santiago Miguel y el conductor, Ricardo. En el camino, atraviesan cuatro controles policiales violando el toque de queda que conmenzaba a partir de las doce de la noche. Sin querer pasan por la casa de la madre de Littín.
Capítulo 9 parte 4 “Debes ser un amigo de mis hijos”: la aldea Palmilla sigue siendo igual que como Miguel la recuerda.
Littín entra en la casa desesperadamente encontrando allí a su tío y a su madre, quien lo confunde con un amigo de sus hijos y luego lo reconoce casi desmayándose. Comen junto con Ricardo y luego se quedan charlando Miguel y su madre hasta el amanecer.
Su madre le muestra un estudio idéntico al que usaba Miguel de joven que ella había hecho reconstruir luego de que allanaran la casa.
Capítulo 10 “Final feliz, con la ayuda de la policía”: el equipo italiano filma dentro del Palacio de la Moneda, conciente del riesgo que corre, mientras el equipo francés regresa a Madrid con más material filmado.
Filman dentro del Palacio de la Moneda durante tres días sin restricciones y con la ayuda de tres guardias jóvenes. Piden filmar las reliquias que anteriormente habían estado expuestas en el Palacio, pero los oficiales las ocultan.
El segundo día ven pasar a Augusto Pinochet en persona.
Capítulo 10 parte 2 “Un loco en el restaurante”: luego de la filmación, el equipo italiano sale de Chile con el material restante.
Franquie y Miguel se quedan cuatro días más para entrevistar al General Electric.
Miguel espera en un bar a las personas indicadas para la entrevista cuando un hombre se le acerca a los gritos y llamando la atención. Por esto, Miguel debe salir del bar.
Luego va a la casa de Clemencia Isaura para buscar su equipaje que Franque había dejado allí.
Capítulo 10 parte 3 “O te vas o te sumerges”: al otro día llega Franquie con un mensaje para Miguel, “o te vas o te sumerges”.
El equipo Chileno ya había dejado de trabajar y había mandado las últimas filmaciones a Madrid.
Franquie había sacado pasaje en el avión que salía a las cuatro de la tarde. Miguel no se quiere ir de Chile sin entrevistar al General Electric. Su última esperanza es llamarlo desde el aeropuerto.
Camino al aeropuerto, superan un control de carabineros gracias a una astucia de Franquie.
Capítulo 10 parte 4 “Dos colados en busca de un autor”: la última llamada desde el aeropuerto no da resultado y esto desilusiona mucho a Miguel
Luego de algunos percances, suben justo a tiempo al avión.
A la hora de revisión de pasaportes, miguel siente el impulso de gritar su verdadera identidad. Pero con mayor solemnidad que nunca, le entrega el pasaporte al inspector.
Esas semanas no habían sido las más heroicas de su vida, sino las más importantes.

FIN

Conclusión:
Miguel Littín nos enseña a no darnos por vencidos, a que si nos lo proponemos, podemos lograr cualquier cosa; siempre desde una mirada llena de recuerdos y con mucha cultura adquirida con los años de experiencia haciendo cine y viajando por el mundo.
Los barrotes de la dictadura no son cárcel suficiente para esta mente rebelde, que rompiendo todas las restricciones militares, no solo ingresa a su país, sino que hace quedar el ridículo a los militares y al mismo Augusto Pinochet.
Siempre es muy precavido para cada paso que da.
En varios casos tiene problemas legales, pero con su astucia los logra resolver.
El arte es algo que nunca muere en los corazones chilenos, como se ve en el capítulo que visitan la casa de Pablo Neruda. Su culto sirve como recuerdo de que hay algo mucho mejor que lo que están viviendo.
El toque que le da Gabriel García Márquez a la historia, hace que la lectura nos sea más sencilla y llevadera.
0
0
0
0No hay comentarios