Check the new version here

Popular channels

La raza de los traidores


Pólogo:
Eran tiempos de guerra cuando llegó la era de los que menos Vivian, la raza humana, los malditos y bendecidos ya que su corta existencia era tanto una maldición como una bendición o al menos eso dicen mis ancestros de la época de los primeros...

Pero yo en mis escasos 100 años de vida no eh podido ver tal bendición en aquella conflictiva raza. Yo, que me les he aliado para su bien, cuidándolos he visto cuánto daño se pueden hacer sin importarles cuan marcadas estarían sus cicatrices por el resto de sus vidas. Aun conociendo la brevedad de sus existencias. O es que ¿No son conscientes de ello?
— EEEESOOOS LOOOOOOO SOOOOOOON— lentamente respondió el árbol sabio que me arrullaba entre sus ramas.

<>

—¿Eh?.-escuchaba atentamente.
—POOOOOR ESOOOO ARRRIESSGAAAN EEE…— llegó la tarde de ese día—... EEEEL TOOODO POOOR EEEL NAAAADAA —Se hiso de noche después de pronunciar lo último.
—Vale si el árbol sabio lo dice, debe ser algo muy importante, bueno… bueno, lo analizaré camino a centra y Dioses que es muy tarde! << ¡Valla forma de pasar mi tiempo!>>

El Gran gran sabio desató Una cuna de suaves hojas que me había hecho donde suavemente me aposentó sobre tierra y tomando un frasco de mi pequeño fuelle que bebí, Me materialicé en una habitación llena de quejidos.
Repentinamente siento un terrible olor a sangre quemada y abren la puerta.
— ¡Nos han atacado prepárense para defender!— Se escuchaba desde afuera. — ¡Tráiganlo!— era un joven posiblemente de 14 o 16 estaba bañado en sangre y cenizas.

Capítulo 1: La elfa.

Vi la cara de odio de aquel que lo traía, y sentí que aquel hombre era más peligroso aún que las mismas heridas del joven, sacó una daga, trate de detenerlo pero de una bofetada me tiro contra pared y quedé aturdida por un momento el pánico congelaba mis piernas, cerré los ojos, eh visto miles de heridas espantosas y putrefactas pero jamás vi como asesinaban a alguien, pude escuchar huesos rompiéndose y un terrible grito de dolor, temblaba espantada , hice un conjuro de sanación abrí los ojos y encontré frente a mi aquel joven vomitando sangre y el otro hombre estaba tirado en el piso con las extremidades torcidas. Gritaba y maldecía
— ¡AAAAA Traidor Hijo de golfa eres uno de ellos! Maldito…Maldito tú y los tuyos son unos Malditos...— gritaba hasta que calló desmayado.
— Déjame.. Morir s-se que lo quieres…—Dijo el joven ¡Y no sé cómo! Si se notaba que ni siquiera podía respirar bien—. So-soy nada.

Mientras el Joven agonizaba, traían más y más heridos incluyendo mujeres y niños que mirándome suplicaban ayuda.
— !Por los Dioses! ¿Qué es esto? ¡Mi energía no me alcanza y desperdicié el hechizo que no lancé! Dioses… ¡Dioses! ¿¡Díganme que hago!?
Fue entonces cuando se escuché una gran explosión desde afuera y chocó contra el techo incendiándolo y cayendo encima de mí y de los heridos, pude observar como aplastaba la cabeza de los niños heridos y el sonido era como el crujir de una rama; los gritos de las personas que estaban incendiándose eran desgarradores.

La habitación se estaba volviendo un poso de sangre y fuego el techo estaba sobre mí, pero estaba atascada contra el closet a mi derecha junto a una pared, estaba destrozado pero me salvó la vida. Junto a mí el joven y un anciano de los cuales no estaba segura si aún estaban con vida tome unas cuantas vendas ensangrentadas que tenía a mano y con 2 de ellas até de los hombros al joven y al viejo.


Abriéndome paso entre los escombros, los arrastré en lo que pude; llegué a otra habitación del edificio parecida a un establo, no había ni un solo animal, y la paja se incendiaba dejándome en un túnel de fuego, seguí arrastrando a los 2 heridos , ya casi sin aliento no podía respirar entre el humo cuando tropecé contra una roca, me caí de frente y me partí el labio , quise llorar y lloré, suplicando ayuda a los Dioses alce mi cara de nuevo y vi la salida de aquel túnel de llamas, me arrastré junto con mis protegidos, hasta que sentí la brisa de afuera del edificio.

La guerra continuaba afuera y en frente de mis ojos un hombre con una lanza luchando contra un jinete con una espada, el lancero logro clavar la lanza al jinete tan fuerte que lo atravesó de pecho a espalda y el jinete logró cortarle la cabeza al lancero al mismo tiempo.
La cabeza voló a mis pies y el cuerpo callo de rodillas, el jinete calló de su caballo colgando de un pie que estaba atascado a la silla.

Arrastrándome y a los otros que llevaba con migo, me acerqué y alcancé a tomar la mano del jinete, otra explosión alcanzo el edificio del cual acababa de salir haciendo que el caballo galopara llevándonos a todos arrastrándonos, no me quise soltar, quería alejarme lo que podía de aquel lugar, pero por mis medios no llegaría a ningún lado.

Las piedras golpeaban mi cuerpo las tierra entraba en mi boca, pero mis manos se aferraban fuerte a lo que agarraban cerré los ojos y me dejé arrastrar hasta donde los Dioses quisieran llevarme.

Capítulo 2: El joven

<
Moriré si haber hecho nada que deje huella, sin descendencia puesto que soy hijo único y ahora toda mi familia está muerta, vil mente masacrada por querer vivir en paz donde moran los Dioses "del bien". Ja! ¿Qué clase de Dioses pueden ser del bien si dejan que su gente masacre gente solo, porque no los adoran a ellos? ¿En dónde está su omnipotencia y omnipresencia? Al final no son Diferentes a los de la oscuridad... si es que alguno existe ¿existirá el infierno? ¿Estaré en ese lugar ahora?...Qué raro ¿estoy muerto?, Puedo percibir un aroma a flores de mora— Me preguntaba mientas abriendo los ojos el me topo cara a cara con una macilenta elfa durmiente, acostados frente a frente, no pude evitar sonreír con malicia al darme cuenta que estábamos desnudos y pude notar que el tenue olor a mora brotaba de ella a pesar de tener una apariencia sucia y golpeada. Posé mi nariz sobre su cuello embriagándome con el dulce olor, comenzaba a excitarme, subí hasta su oreja—. Si este es el infierno hace rato debí haber muerto — me detuve, rosando casi mis labios a su piel distinguí olor a vejes —AAAAAAAAGGGGHHHHH!!!!! — grité.

No pude más que tapar mi boca antes de vomitar, estaba completamente asqueado de haber tenido tan cerca de mis labios la cara de una momia. El vejestorio dormía al otro lado de la elfa, con su boca abierta le faltaban 3 dientes y el resto los tenía con una apariencia de estar podridos; También estaba desnudo parecía tener arrugas entre las arrugas ¡incluso en los testículos!, para colmo de la espantosa imagen a sus pies un cadáver de un hombre con una lanza en el pecho y la pierna partida el hueso se le podía ver —Aparte de todo me duele la cadera y las costillas, ¡Ahhg! gracias a este trauma no se me volverá a parar nunca.

Me equivoque, al instante ella posó su mano en mi muy cerca de la herida, Mis reflejos reaccionaron y la sostuve mientras la observaba pude ver que era aquella de centra confirmándome que aún estaba vivo, en todo caso había un motivo para celebrar…
Ella me miraba aun desnuda, hay que ver que cuando se habla de la belleza de un elfo las palabras se quedan cortas en comparación a la imagen que tenía ahora, la mano que tenía agarrada… se notaba que no estaban hechas para hacer fuerza, estaban muy lastimadas pero aun así pude notar la delicadeza de ella, lo frágil que se veía ella era como una pequeña en cuyo cuerpo se está desarrollando, todo en ella se veía frágil, La oportunidad era perfecta, era como un regalo de los Dioses de la oscuridad, frágil, hermosa y sola para mí, indefensa en las profundidades de un bosque... y solo a mi alrededor había un cadáver y un próximo a cadáver que no podría hacer nada...

—Me pregunto… ¿cómo gemirás? Le pregunte lanzándole una mirada llena deseo.
Ella me miro, puso cara de pánico, empezó a temblar y quiso soltarse de mí pero la agarré con más fuerza, estaba aterrada y eso me excitaba…
—No... Suplicó en vano. Sabía exactamente en la situación que se encontraba. Vi que intento gritar y sellé su boca con mi mano libre y la puse contra la tierra, ella forcejeaba con su otra mano incluso trató de arañarme la cara, pero le tome la otra mano… Trate de besarla en los labios, pero me mordió la muy maldita; así que la volteé y revolqué su cara contra la tierra. Tenía mi codo en su nuca y con el mismo brazo sostenía sus 2 manos, su culo no se veía mal, que va… Ella se veía bien por donde la mirara incluso cubierta de tierra como estaba ahora, parecía como si cada grano de tierra brillara con alguna luz que provenía de ella que a simple vista no se podía ver.

Estaba tan duro que dolía y empecé a torturarla más, rosándole mi sexo entre las piernas y luego la empecé a violar.. Penetrándola tan bruscamente como podía para darme el placer de escuchar su voz gritando y llorando por mí... pero ella se mantenía callada y me empezaba a frustrar.

—Suplícame y pensaré en soltarte — dije y le solté una mano.
—Por favor...no sigas... — Suplicó llorando la muy inocente... enserio no puedo creer que se lo haya creído.
En ese momento sentí una sensación espeluznante que solté ala elfa y ella recogió su cuerpo tratando de apartarse de mi dé un impulso. Mis brazos crujieron de el brusco movimiento que hicieron, solté un grito sordo, había visto muchas veces esto, los músculos de mi brazo estaban fuera de su lugar los huesos de mi brazo estaban desacomodados de los huesos de mis hombros el jalón me mortificaba, tanto que desee la muerte.
— ¡Es mi hechizo!— Busqué desesperadamente con la mirada a la elfa pero ella solo estaba congelada aún más espantada mirándome con confusión —no puede ser... Es magia negra…
—Suplícame.... y pensaré en soltarte...— dijo el anciano—. N-no me escuchaste? Su-suplícame.... y pensaré en s-soltarte...!
— ¿Co-cómo conoces mi hechizo? —pregunté con un nudo en la garganta el pánico invadía mi cuerpo de manera más intensa que el dolor.
— ciertamente eres muy joven, ¿Acaso no eres tu un humano de las tierras de Lavernia? ¡Deberías saber quién soy! Soy Drocon de Lavernia , el creador de ese hechizo y al igual que tu vine a buscar paz bajo la protección de los Dioses del bien; Pero las personas que me vieron usar magia negra me acusaron de traidor, fui flagelado y terminé bajo los cuidados de aquella doncella que te ha salvado con el calor su cuerpo en la ausencia del fuego , que gran pena deberías tener con ella mocoso estúpido…Complicas todo, el futuro negro que se viene, la profecía está por cumplirse, de castigo deberías morir pero las circunstancias hacen que el destino esté a tu favor solo por esta vez. Doncella, dime tu nombre, debes decírmelo puesto que sé que los elfos del bosque honran a los ancianos de todas las razas.
— Neblina — Respondió ella.
— Y tu joven ¿cuál es tu nombre? debes decírmelo puesto que perderás por siempre el uso de ese pene tuyo si no me lo dices.
— Grimm.. zon — Respondí frente a aquella amenaza.
— ¿Grimzon eh? ¿Grimzom de Lavernia no? hijo de ¿Darkon no? tu madre tiene fama de haber sido una golfa antes de haber estado con tu padre.
—Maldito seas...— al decir eso sentí como se retorcían las costillas que aún tenía rotas
—Ella sufrió muchísimo entre hombres que la maltrataban y si la encontraban en calle abusaban de ella y la dejaban medio muerta a la entrada del prostíbulo donde vivía, Pero, así de cruel es la tierra de Lavernia, ¿Que debe estar pensando de ti ahora desde la tierra de los mortificados? Pero esta la pagaras…
Neblina, perdona no haber hecho algo a tiempo, estoy viejo, y a punto de morir lo se… algún día esto quedara en el atrás aunque parezca mentira lo prometo.
Grimzon será tu sirviente y tu protector; joven Grimzon sufrirás 5 veces el dolor que ella padezca hasta que mueras defendiéndola de otra manera no morirás, jamás tendrás descendencia y si te alejas de ella , permites que ella muera mil llagas asotaran tu alma andarás con sed, hambre y deseos sin descanso por siempre y aun que bebas agua no te saciaras ni comiendo carne te llenaras y ninguna mujer podrá satisfacerte y las almas de tus parientes vendrán a mortificarte por siempre…siempre… es mucho tiempo para un humano…
— ¡Está bien basta ya!— supliqué.
En ese instante aquello que me atormentaba se ha ido,<< mis brazos están torcidos y mis heridas sangrando me encuentro inmóvil y el solo respirar me lastima soy solo un pedazo de estiércol sobre la tierra>>.
— Neblina elfa de los bosques estoy muriendo eh de darte un mapa en un cuero, está en mis ropas que te guiara a mi tesoro,¿ lo buscarías?...siendo esta mi última volun...tad... mí... tesoro-oro ... Es…

El silencio se impuso en el amaneciente bosque por un momento... la elfa miro entre las ropas del cuerpo del anciano y donde se encontraba un pedazo de cuero que trazaba el croquis de Lavernia y viendo Neblina que habría que salir de centra las tierras de los dioses del bien lloró.

—-Por Los Dioses que mi suerte se ha vuelto mala- decía entre lágrimas. Me eh topado con 2 laverninanos y para el peor de los males los 2 han sido seres egoístas y este que ha pretendido salvarme para que valla a tierras donde ¡Odian a los míos y busque su tesoro! ¿Qué necesidad ah de tener una como yo de un tesoro? él sabía que no habría de necesitarlo, por eso me lo has pedido de última voluntad ¿verdad anciano?¡ sabias que los míos honran a los ancianos! por eso has puesto a mi propio violador de mi supuesto guardián ,ya que es de estas tierras, para que pudiese conceder tu deseo egoísta.. ¡Dioses, Dioses, Dioses!..—gritaba la puta entre lágrimas mientras golpeaba las prendas del maldito anciano muerto, <>
— ¿Dónde están? ¿Qué han hecho tus Dioses por ti hasta ahora?-—dije como pude... Intentando burlarme de ella, sus expresiones de sufrimiento realmente calmaban mis penas.
—ahh..!— volteó la mirada donde mí y tomando sus túnicas cubrió su cuerpo.
— !Dioses Dioses Dios….!. co f cof.. le imité de forma burlona pero al final sentí en mi pecho una quemazón que me hiso toser sangre.

Ella se levantó y me miro, su cara no reflejaba nada.... sentí escalofríos, ya no se miraba indefensa, cuando de repente sus ojos cambiaron de un verde claro llenos de vida, a un rojo sangre muy amenazante, se levantó, me dio la espalda y empezó a caminar.
Pude ver como su culo desaparecía a lo lejos, ¡me había abandonado entre los cadáveres! pude sentir como sus espíritus me rodeaban y me miraban fijamente esperando a que muriera para mortificarme....



Capítulo 3: EL Ladroncillo
(Había otra cosa entre las ropas de aquel anciano, que neblina había dejado pasar. Aquel mapa Se había enroscado protegiendo una esfera de color carbón que entre los golpes y el maltrato del violento viaje, se había hecho una abertura que dejaba derramar el negro líquido que protegía de los golpes un ser que se encontraba en el interior de dicha esfera; la abertura se expandía rompiendo la esfera por la mitad liberando al ser como un polluelo al nacer de un huevo)
—Jejeje... Así que haz muerto...— se bufo el pequeño Gnomo de aquel cadáver—. Ahora... ¿Dónde pusiste mi bolsa sin fondo Drocon? ¡Ahí está! ¡¡¡Joojojojojoj!!!

Mi pequeño artilugio se encontraba como colgante en el cuello del difunto. Era un pequeño bulto parecido a un amuleto con muchos pequeños rombos de colores del cual el abrí y saqué de ahí mi sombrero de rallas blanca y negras; sacudí mi bolso para escuchar el sonido que hacían mis semillas al interior de él. Inmediatamente busque el mapa y llegando a él a grandes brincos lo enrollé todo lo que pude y lo forcé a entrar al pequeño bolso, a pesar de que el mapa era gigantesco, empujando y empujando entró poco a poco hasta que no se vio más, Requisé el siguiente cadáver y encontré 10 monedas de oro y 30 de plata—Ah! pero que suerte —pensé —. ¿Será que fue un caballero? Me pregunté mientras forzaba a entrar las monedas al bolso de la misma manera que lo hice con el mapa.
Cuando me topé con el joven inconsciente, recordé las palabras del viejo antes de morir. ¡Fue como si una antorcha se me hubiese encendido! (ya que en esa época no habían bombillos, las velas estaban bien caras y este chico sí que era tacaño) – Si hago que estos 2 busquen el tesoro para mi ¡sería tan fácil robárselos! oh mi tesoro... ¿después de 80 años te volveré a ver?
tomé las ropas de la chica y las introduje en el mi bolso; saqué una de las semillas de mi bolso y la mordí pensando en el ser más asquerosamente adorable que pude pensar y dejé mi sensual apariencia,(según él, ser flaco orejón y que se le escurra la piel es sensual) para convertirme en un conejo blanco felposo y de ojos violetas, corrí tras la elfa llamada Neblina, encontrándola no muy lejos de allí lavándose en un rio , a pesar de que había lavado su cara se podía notar su lagrimas ¡qué suerte, es una excusa perfecta para acercarme!
—No sientan pena por mí...— susurró.
— ¿Quiénes?— le pregunté, puesto que vi que no había nadie a los alrededores con quien ella pudiese hablar.
– Los arboles... eh...AHHHHHH!!! ¡¡¿UN CONEJO QUE HABLA?!! Espera tienes un gorrito y un bolsito ¡por los Dioses! Eres algún mago o transformista?
Al percatarse de ello ella se sumergió en el rio puesto que estaba desnuda insegura y desprotegida, de nuevo frente a un desconocido.
— ¡ESPERA!! No te asustes de mí... eh traído tus ropas doncella Neblina.
— ¡por los Dioses ¿Quién eres? ¿Cómo sabes mi nombre?
—fui encerrado en una esfera como amuleto estaba bajo el poder de Drocón y ahora que ha muerto estoy libre pero completamente desprotegido— le respondí colocando la cara más triste eh inocente que pude hacer.<>Ella me miró....
—Entonces ¿Sabes que me ha pasado?— me preguntó.
— ¡Bueno no sé muy bien los detalles!— respondí fingiendo aún más inocencia—, solo se su nombre Doncella, puesto que usted ahora es mi dueña, claro, si usted así lo desea ¿Podría contarme que ha pasado?
—Humm veo— Dijo.<>
— ¿Quiere que la vista mi doncella? mientras me cuenta…
— ¿Huh? si... pero donde están mis ropas no las veo…
— ¡Aquí están! —y con los dientes saqué jalones de mi bolso parte por parte de sus túnicas y otra semilla con la cual me convertí en un simio de largos rasos y manos. Ella quedo muy sorprendida de aquello.
—Oh eso debe ser muy útil. —Dijo.
— ¡Lo es jijijiji!— Y empecé a trepar por su cuerpo ¡Cuánto disfruté de ello! y me di cuenta que ella estaba perfectamente de pie con los brazos bien estirados a los lados...<< ¿Estaba acostumbrada a ser vestida?>> en ese momento sentí curiosidad...
— ¿Doncella podría contarme, por favor, todo desde el principio?—- pregunté
—Oh —, en un momento ella había bajado la mirada y la volvió a levantar—Veras, yo soy la reina de Centra.
Mis ojos se abrieron como platos, al piso eh caído y el golpe ha sido tan fuerte que por un momento pensé que perdería mi transformación,
—Veo que te sorprendes entonces permíteme, iniciar desde otra parte.....
....A mis 5 años de vida se predijo una guerra en la era de los que menos Vivían, (la era de los humanos) la profecía decía que un humano de los dioses del mal reinaría tras la muerte del rey de los bendecidos por Los Dioses del bien, tal noticia causó muchas preocupaciones en toda la tierra de centra, puesto que vivimos en la era donde la raza humana es la que gobierna tanto el bando de los dioses del bien y el bando de los Dioses del mal.
—Entiendo, escuché de aquello un poco antes de haber sido capturado y adormecido por el anciano, pero, ¿Qué pasó?
—Nénmacil.
— ¡EL Rey!
—Si... Quiso asegurarse de que tras su muerte, su reino bendecido directamente por los Dioses de la luz no muriera con él: así que, decretó que toda mujer inmortal llegara a su palacio para elegir aquella que estuviera bendecida por los Dioses de la luz como esposa.
—Pero a los 5 años un elfo aun es un bebé y uno muy pequeño...los bebes elfos muchísimo más lento que los humanos no me diga que el rey...
— ¡Por los Dioses él se casó con mi madre aun teniéndome en brazos a mí! Yo soy hija de 2 elfos del bosque de Ereden el bosque de las almas puras, nací directamente en el templo de Centra, mi padre fue un botiquero, y mi madre un oradora, practicaba la oración a todo enfermo que llegara al templo, curó a tantos por más de 150 años diario incansablemente con mucha devoción y compasión que los dioses la bendijeron, lo que ella no supo fue que al yo nacer me pasaría su bendición y como mi nacimiento fue dentro de un templo calló dentro de mí la misma luz de los dioses
—¡¿La luz de los dioses?! <<¿Que no es un mito?.. ¿Esa que es capaz de dar o quitar la inmortalidad?>>
—Mi madre se casó con Nénmacil, y yo me quedé en Ereden con mi triste padre quien me enseñó las artes de la curación y también me enseño una que otra oración que hacia mi madre y me presento a Gran gran sauce que es como mi abuelo, a mis 15 años yo aun estando muy niña jugando en el bosque un extraño ogro me atacó ,y fue muy extraño por que no existen ogros en Ereden, ¡Ereden es tan puro que cualquier ser oscuro se desvanece en esas tierras! no sé qué pasó, no recuerdo nada, pero no volví a ver a mi padre... Entonces los arboles del bosque cuidaron de mí, me alimentaron y me vieron crecer, pasaron 35 años y las tierras de los dioses del bien estaban tranquilas.. O eso me cuentan los consejeros del reino todos pensaron que la boda de mi madre con Nénmacil era la solución al mal agüero que había dado la maligna profecía
— ¿Y no fue así?
— Sí. Así fue, tanto así que los del reino del mal también lo pensaron y quisieron hacer algo al respecto. Una noche un asesino logró apuñalar el corazón de mi madre mientras ella se encontraba en su pequeña capilla haciendo oraciones para su reino.
— ¡¿Qué qué?!!
—Pero el asesino fue atrapado, al parecer se dejó atrapar apropósito él quiso que el reino supiera su identidad un asesino de Lavernia, quiso iniciar una guerra y lo logró, una guerra más de las tantas que cada par de décadas inician los humanos, pero esta traía incertidumbre, una profecía que en cualquier momento podía cumplirse y mi madre estaba muerta como para poder evitar algo.
—No puedo creer que todo eso ocurrió... ¡Ese Drocón! ¿Me pregunto si el habrá muerto sabiendo que tenía en sus manos el poder de la luz de los Dioses?
—Oh debió haber sido muy doloroso para usted... ¿Pero cómo es que terminó en el trono su alteza?
—Veras Gran gran sauce me advirtió que se derramaba mucha sangre en las tierras de Centra, siempre me contaba sobre los humanos y ya que los arboles solo hablan para decir cosas importantes quise venir a centra y para conocer a los humanos y ayudarlos con mis conocimientos médicos, fue cuando conocí a Nénmacil. que llegó a mi mal herido y yo cuidé de él, su agradecimiento, fue llevarme al castillo y allí me hizo una enfermería; pasé 5 años de enfermera en su castillo mientras el buscaba otra inmortal con la bendición, pero no la había en ningún lado; cuando una unión de ancianos vio en mi la bendición no fue una sorpresa para el puesto que me confesó que me parecía un poco a mi madre, lo que si fue sorpresa para él fue que el día de nuestra boda lancé accidentalmente la luz de los Dioses a una manzana que aún se conserva intacta de adorno entre los tronos reales, lamentable mente aun que me pidió que hiciera eso con él un millón de veces no pude, sin embargo logré quitarle la inmortalidad a un anciano elfo que se sentaba junto a mí un día cuando curaba un soldado que estaba a punto de morir.... desde entonces se me dejó prohibido seguir intentándolo, el pobre elfo de unos 900 años murió vuelto cenizas a mis pies a los pocos días de vejez. Los demás elfos del castillo median su distancia para hablarme.
—Pero ¿puede usar la luz de los dioses?
—Si pero al parecer me cuesta 50 años cargarla y la energía vital, tanto mía como de otros para usarla...
—Ya veo alteza ¡¿Cómo termino acá?!
—han atacado la aldea de Centra y el castillo, eh logrado salvarme y traje con migo a 2 humanos de mi enfermería Drogon y por los Dioses ¡un culicagado que abuso de mí!
— ¿Y el rey? seguro ya habrá controlado todo.<< claro! con un ejército será más fácil encontrar mi tesoro aún que será para mi más difícil robarlo después... pero con mi bolso claro que podré ¡jojo!.>>
—El rey murió hace años 15 años y su última voluntad fue que cuidara de Centra y ahora este viejo me ha pedido que busque de su tesoro nosotros los inmortales y los elfos de los bosques era honrar un anciano antes de morir, pero ¡mírame! no soy capaz de volver a mi reino, uno que desde hace mucho no me respeta, tengo miedo, he huido de él y lo eh abandonado, soy una traidora, a mi reino, a mi padre, y traidora al rey
Ciertamente es una historia muy impresionante, mi cara de asombro, para nada estaba siendo fingida, poco realmente me importaba que sucediera con ella, es más su historia no me conmovía en lo más mínimo... ¡hay que ver que soy cabezón!, pensé, quien sabe ¿Cuánto tiempo eh estado encerrado en esa esfera semi-adormecido en las túnicas de Docon? tal vez pronto llegue la era de la oscuridad y mi tesoro. Mi tesoro... ¡¿Cuánto tiempo haz esperado por mí?!
— ¡Hey!—le animé de un brinco—.porque no le das una oportunidad a Docon su alteza, así como me la ha dado a mí sabe el viejo no era un mal tipo, al contrario siempre quiso escapar de la maldad que lo rodeo desde que nació, a lo mejor el tesoro es para que usted consiga un ejército y pueda volver a su trono ¡Como la reina que es!...Digo, como agradecimiento por haberle intentado salvar la vida...
La joven alzó la mirada y luego me miró, dio media vuelta y camino por la orilla del rio alejándose de mí.

Capítulo 4: No me abandones (Grimsón)
Me encuentro tirado en el medio de la nada, es como si ya no estuviese en un bosque, o algo parecido, ciertamente estoy como en un pedazo de tierra que se va hundiendo y hundiendo arrastrándome a la oscuridad que se hace más densa. Mientras me hundo no dejo de escuchar:
—VIOLADOOOOR
—HIJOOOO MIOOO
— NO DEBORAREMOS TU CARNE
— PRONTO....
¡Maldición! tengo sed... no.. ¡No quiero pasar así una eternidad! ¡Maldición! ¡Maldito anciano!
—No mueras, te ordeno que no mueras.
— ¿Volviste por mí?— Dije entre preguntando, agradeciendo y suplicando. <>
— ¿Estoy aquí no? Aunque todavía no estas curado todavía puedo abandonarte…
La miré, sus ojos estaban de un color miel muy dorado casi naranja.
—No…. —Dije.<>
Sus ojos volvieron a estar de ese color rojo sangre y sentí terror hasta en los huesos
—Suplícame… suplícame y pensaré en quedarme…..—Se acercó a mí tomó tierra y la pasó por mi rostro incluso logro meterme tierra por la nariz y continuó agarrando tierra y me la frotaba a la cara
—SUPL….

Tome sus manos y las apreté y ella forcejeo incluso golpeándome con su piernas pero sus patadas no eran nada comparado con el dolor que sentía en mis brazos solo por sujetarla
— ¡PORFAVOR!!! ¡no me abandones! —le grite suplicando
Ella se detuvo y yo la solté. Todo se mantuvo en silencio, ella se alejó de mi sentada mirando hacia un rio.

Ella me daba la espalda, me di cuenta que ya no estaba donde estaba agonizando la última vez, nos encontrábamos bajo un peral que se encontraba a la orilla de un rio en un claro bastante amplio, había un caballo y un perro al lado de ella, ella acariciaba al perro en la panza y el perro rascaba en el aire, reaccionando a las caricias de ella, pero ella ni siquiera miraba el perro, se levantó y se acercaba de nuevo.
—Ahora que quieres — Le pregunté
—tss— me ignoró

Entonces se puso a susurrar algo a árbol, sus palabras eran muy extrañas como si se tratase de otro idioma, no sabría decir si estaba haciendo algún conjuro, o un hechizo. Ella le sonrió al árbol.
—tsss estás loca — Le dije

Ella me devolvió una mirada fulminante
— ¿Ah… es que no tienes hambre?... dijo con un tono que parecía sarcástico
En ese momento vi algo que nunca había visto ni me imaginaba que podrían ver mis ojos alguna vez en la vida.

El árbol empezó a florecer a una velocidad exageradamente rápida y de repente sus pétalos cayeron sobre nosotros como si fuera nieve, y las peras empezaron a crecer tan rápidamente que era como ver como se llenaba un costal, las peras tomaron un tamaño considerablemente grande y luego el árbol se sacudió como si soplara una brisa moderada y suavemente fueron cayendo las peras de una en una y la elfa las atrapando a medida que caían como si estuviera coordinada con el mismísimo árbol, pero eso no es todo el pequeño perro que estaba con ella , de repente se transformó en mono y juntos empezaron a dar mordidas a las recién creadas peras
— ¿Y que tu no vas a comer?—dijo el mono
— ah ¿y es que además hablas?— dije.
— ¿Neblina, me puedo comer las del?
— Come todas las que quieras hay más que suficiente para todos, acuérdate que es mi esclavo y nos tiene que rendir, hay que hacer que se recupere rápido— Dijo ella.
Quise levantarme un poco y apoye una mano sobre la tierra cuando creí que podría levantarme mi mano resbalo y mi cuerpo con ella, seguido con un crujir doloroso de Huesos en mis costillas
—tengo sed. Susurré

Neblina se levantó y me dio a beber de mala gana.
— Al parecer el hechizo mueve de su lugar hueso y músculos y tendones, solo pude acomodar tus huesos, tus tendones están tan contaminados con magia tan oscura que mi magia no los pudo tocar no creo que puedas volver a cargar peso, ni correr muy rápido aun que hice todo lo posible para que tus miembros no quedaran inutilizables, si tienes sed pídemela yo te daré de bebe, si es necesario me pedirás permiso hasta para respirar —al terminar de hablar empezó a desatar las vendas de mi pecho y empezó a recitar unas oraciones
De esta manera ella cuido de mí por más de 4 días y 4 noches; mirándome con esos ojos rojo sangre, yo nunca me imaginé que mi hechizo podría hacer tal daño.
—No, no es el hechizo, fue el anciano ¿Quién demonios era ese vejestorio?
—Una... Deidad —dijo la rata—, solo eres un mocoso que no sabe nada de la vida, tienes suerte de que ya estaba viejo, cansado y a punto de morir pero bueno, seguro él ya lo sabía. Por eso dejó todo como lo dejo.
— ¿Que me estas queriendo decir? ¿que el viejo era muy fuerte?
—No te imaginas cuanto —dijo con una actitud muy seria —.pero veras ahora su cuerpo debe estar empezando a descomponerse.
De repente su tono se tornó macabro como si estuviese disfrutando de ese hecho.
—Realmente no entiendo nada de lo que dices que quieres decir que un simple mortal... ¿era un Deidad? no creo que lo digas literalmente— le di una patada y lo mandé a volar. Y se estrelló de cabeza muy fuerte contra un árbol.

Aparentemente calló inconsciente, y su pelaje se empezó a erizar, sus patas empezaron a crecer, al parecer se estaba transformando de nuevo, pero es extraño, nunca lo vi transformarse antes sin comer una semilla primero, de repente él se empezó a mover y me miró su mirada no era la misma, se veía salvaje y sin conciencia, empezó a mostrarme sus dientes y empezó a gruñirme
—Eh... lo siento...
—...— sus ojos se volvieron completamente negros, parecía poseído y empezó a crecer hasta que se volvió 2 veces más alto que yo.
—Mierda. esto se pondrá feo...— empecé a correr entre los arboles del bosque y la monstruosa criatura venia tras de mi rompiendo árboles y lanzándolos en el aire; pude ver la silueta de Neblina a lo lejos y corrí hacia ella, se encontraba en las ramas de un árbol buscando frutas .El ser salvaje detrás de mí estaba a punto de alcanzarme, pude ver la cara de terror de ella cuando lo vio que resbalo y empezó a caerse del árbol, me lancé donde ella y la atrapé pero tropecé al parecer contra las ramas de otro árbol, caímos al parecer en un agujero que estaba en el pie de unos árboles, era lo suficientemente profundo que cupe entero de pie, y sobre nosotros pasó el monstruo caminando, buscándonos, vi que Neblina quiso gritar así que cubrí su boca con mi mano, el monstruo se puso a rugir sobre nosotros y a arrancar arboles a su alrededor que empezó a tapar el agujero donde nos encontrábamos Neblina y yo con tierra, pedazos de troncos y ramas incluso piedras.

—Hyaaaa- se escuchó a fuera junto con sonidos de golpes.
Empecé a mover los escombros sobre nosotros, y nos dimos cuenta que había alguien más en aquel lugar… <> Neblina salió del agujero de un salto y en ese momento escuche un espantoso rugido... pero de dolor. Uno delos que estaban allí golpeo con un martillo las piernas del monstruo quebrándolas, el monstruo callo boca abajo y de nuevo el de el gran martillo golpeo esta vez sobre la cabeza.
— lo ha matado —dije—, de repente empezó a encogerse de una espantosa y asquerosa rata gigante a una rata normal como antes y luego de eso era un pequeño, realmente muy pequeño ser…, De apariencia humanoide con patas muy delgadas y huesuda, podría creer que era una rana, pero su cara era como la de un bebé, pero anciano << que criatura más extraña>>

Neblina corrió a donde él y lo tomó suavemente en sus manos, al parecer estaba muerto y me miro con furia.
— ¿¡Dioses, Dioses!?¿Por qué pienso que esto ha sido tu culpa? ¡Por los Dioses te eh dejado solo un rato sola con el!!
Al decir ella eso la gente que nos rodeaba nos atrapo y colocó unas dagas sobre nuestros cuellos
—Entonces..... ¿Estaban con aquel monstruo?—dijo la persona que estaba detrás de mí

Capítulo 5 Un Juicio (Grimsón)

— ¿Entonces... a dónde vamos? pregunté
—A mi casa dijo la mujer que estaba frente de mí caminando...

Traía una capucha pero podía ver que tenía el cabello muy abundante y rizado, bastante largo y blanco pero brillante como hilos de plata. Ella se volteó y me miró sus ojos eran verdes pero no como nos dé neblina a un comienzo, estos eran como cristales, me fije muy bien en sus orejas elficas, era una elfo, pero no parecía elfo, siempre me di la idea de que todas las elfos serian como neblina, flacas pequeñas frágiles hermosas y delicadas, pero ella no dejaba de ser hermosa, era fuerte y alta como guerrera sin embargo era fuerte, sus manos eran grandes y llenas de heridas, además unas grandísimas tetas, comparada con Neblina, Neblina no tenía nada de delantera. Ellas no tenían nada en común aparte de sus orejas. Su piel era blanca como si nunca tocase el sol incluso más blanca que la de Neblina pero contradictoriamente se podía ver oscuridad, como si proviniera dentro de ella.
Estaba toda sucia, con la cara y el cuerpo lleno de mugre, polvo y tierra.

— ¿Eres una elfa? es decir no te pareces en nada a ella— dije señalando a Neblina que traía inconsciente en los brazos a el maldito Gnomo.
—Es porque yo soy de las minas, me llamo esmeralda, soy de las más comunes y olvidadas razas de elfos de las clases más bajas y trabajadoras, no soy una estúpida florecita— dijo pasando sus manos de la raíz de su cabello espumoso hasta las puntas en una de las poses más sensuales que eh visto en mi vida.
— ¿Clases? hasta donde tengo entendido eso solo se daba entre los humanos. — dije.
—Querido no solo eres humano también muy joven, no sabes nada, los seres humanos no viven lo suficiente como para enterarse de lo que pasa en su mundo, si tan solo dejaran de pensar tanto en sus Dioses y se mantuviesen pasando más los conocimientos no vivirían matándose entre ellos todo el tiempo, pero eh de admirar que su era ah prevalecido mucho tiempo, creo que se debe a que multiplican como hormigas, pero estoy segura de que eso está por acabarse — su tono arrogante retumbó en mi pecho como advertencia después de decirme tales cosas.

Neblina me miro con cara de pocos amigos...bueno con más intensidad que la de siempre pero esta vez su mirada además contenía un gesto de pena ajena.

— ¿Qué?— le pregunte—. Y me volteo la mirada. Luego escuché sus oraciones con un tono de preocupación, podía notar como abrazaba a su amigo gnomo con mucha compasión << ¿Mierda me estoy volviendo una nenita sensible?>>
— Ojala se muera ¿Que no viste que se convirtió en un monstruo???—ella se detuvo y yo me detuve tras ella.
— ¡CAMINA!— grito el enano. Sentí un empujón desde atrás que me hizo caer de cara contra el suelo.
— ¡Hay! para ser tan pequeño eres muy fuerte —dije—.Mierda...error...
— ¡¡¡ ¿A QUIEN LLAMAS PEQUEÑO?!!!—Replico enojado el enano. Mientras pateaba a Grimsón
—Emm. ¿Tardaremos en llegar a donde nos llevan?— Trato de preguntar gentilmente Neblina a Esmeralda
—¿A este paso?...— respondió—, posiblemente, si es que no me impacientan, los mate y los abandone acá en medio del bosque.... antes de que lleguemos...
Ella daba miedo... Mucho miedo... tanto que toda la noche hasta que se hizo de día que estuvimos caminando en el bosque Neblina y yo guardamos silencio hasta que llegamos a lo que parecía ser un cementerio.

El enano abrió una tumba que parecía de una piedra muy pesada y abierta la tumba apareció una escalera echa de hermosos metales y piedras, oro plata rubíes diamantes. Bajamos a una cripta, estaba oscuro y había una antorcha encendida sostenida por una estatua de un hombre, la estatua era completamente de oro pude darme cuenta que no era una estatua si no un sarcófago

Esmeralda tomo la antorcha de las manos del sarcófago y de empezó a encender demás antorchas que se yacían en la oscuridad todas en las manos de su respectivos sarcófagos, el enano cerro la piedra tras nosotros y nos adentramos a un túnel dentro de la cripta ¡en realidad era una mina! ¡Pero qué bien escondida estaba! Vi de todo tipo de piedras pero no nos quedamos mucho admirando cuando de repente el enano rueda otra gran piedra, en realidad era un muro, dejándonos expuestos una habitación la cual el enano nos empujó a neblina y a mi dentro de ella, justo dentro de ella un anciano, la habitación era bastante amplia parecía un comedor con mesa y alacenas y encima un candelabro de aceite al parecer de oro y piedras preciosas, el anciano leía un libro muy plácidamente parecía enojado de que lo molestaran en su lectura pero al mismo tiempo interesado en conocer la cara de los extraños dentro de la habitación.
—Son merodeadores, y andaban con un monstruo — dijo Esmeralda.
¿Y los haz traído aquí? ¿Estás loca? —pregunto el viejo, su cara parecía de sorpresa pero su voz era serena y calmada.
—ella es una elfa de los bosques— respondió.
—entiendo, déjame solo con ellos— pidió el anciano.
Dicho esto el viejo, Esmeralda y el enano salieron de la habitación de la misma forma en que entramos y luego el veterano se acercó al Gnomo que tenía Neblina en brazos
— ¡Yo conozco a este pillo de joven! solía robarnos en la mina, grandes cantidades de oro y piedras se llevó y ¡nunca logramos descubrir donde lo escondió todo!-dijo el viejo, grande fue la cara de asombro y decepción que tubo Neblina a escuchar estas palabras — ¿Cómo es que andas con él?
—Me ha engañado, no he sido más que comidilla de burlas y abusos para estos dos <> y para colmos estoy perdida lejos de mi reino y no creo poder volver nunca ahí—chilló ella con voz quebrada
— Entiendo eh de dar y un juicio entonces, aquí en la tierras bajo las tierras, este pequeño ah de pagar por sus robos.
—y que ha de pasar con migo —pregunte.
—en el juicio también lo sabremos — respondió el.

En anciano diriejiendose a la entrada abrió la puerta-muro, afuera estaban Esmeralda y un enano con un un frasco donde depositó al gnomo
—Juicio, te los encargo —dijo el anciano a esmeralda sacándonos a empujones y volviendo a cerrar
—¿Qué mercurio estarás leyendo que no te encarga tú mismo de este asuntó? ¡Yo tampoco tengo tiempo para ocuparme de Niños! — grito golpeando el muro.

Ella nos miró y miro el enano, el enano nos jalo a una caverna donde había que bajar unas escaleras que parecen llevarnos a un poso que no tiene fin...
— ¡E-espera! ¿Porque tengo que ir yo también? —replicó Neblina.
—No te creas especial, florecita... Eres igual de sospechosa que el —respondió Esmeralda con el gnomo en sus manos dentro del frasco en un líquido negro.—Bienvenidos a mi casa…
— ¿¡P-Pero por qué!?—Siguió replicando Neblina.
—CALLATE! —Grito el enano <> empujándonos a neblina y a mí al vacío — ¡ME TIENEN ARTO LOS 2!

Súbitamente caímos a un poso de agua que parecía todo... menos… agua. Estaba oscuro, lo que hacía que Neblina fuera lo único que se pudiese ver se sostuvo a una roca y se sentó al bordillo del pozo-calabozo yo me puse junto a ella sus ojos estaban grises y tenía una mirada desquiciada...se miró las manos y se empezó a clavar las uñas en el cuello

—GGGYHAAAAAAAAAAAAAAH... YAAAA YAAAAA AHHHHHH!!!!— empecé a gritar, el dolor era terrible sentí que me cortaban y me arrancaban la piel del cuello, con espadas al rojo por fuego, ella me miraba con espanto y cuando el dolor empezó a ceder, pude sentir algo malo, muy malo...Como si los seres de la oscuridad volvieran por mí, algo se puso a mi alrededor observando, esperando y riendo, Mire a Neblina, su mirada se empezó a caer y empecé a notar que su luz casi invisible se estaba haciendo realmente invisible.

— Oh no— dije preocupado y sostuve su cabeza, la oscuridad se estaba apoderando de ella... y ya solo podía ver esa tenue luz en sus ojos que habían vuelto a ser de un verde claro pero cada vez se hacían más claros y pasaron a azul más claro que el cielo y casi podía notarlos blancos —ESMERALDAAAAAAAAAAAA OLLEE ESMERALDAAAA, NEBLINA ESTA MURIENDOOO— grité. Una mano como de ultratumba se posaba en mi hombro, acaricio mi cuello eh intentaba meterse por mi boca...
—Tsss que escandalo haces, toma, al parecer la florecita no puede vivir sin sol aunque sus raíces estén en lo más profundo de la tierra ponlo en su corazón —se escuchó desde arriba soltó algo brillante. Al decir esto último se volvió a ir, lo que tiro estaba sobre una piedra de nosotros pero no podía alcanzarla era tan brillante que podía iluminar todo el foso y se podía ver toda clase de alimañas en las paredes de él, incluso las ratas una de ellas se acercó al objeto como para intentar deshacerse de él y lo tiro, justo aproveché para tomarlo luchado con aquello macabro que me tenía jalándome de la lengua, algo paso, que apenas lo tome se fueron.

—Jumm esta cosa es útil, Espero que el corazón de elfo este en el mismo lugar que el de un humano—dije y colocando la piedra sobre su pecho firmemente, pude ver que mis manos estaban llenas de sangre, y al acercar la especie de roca llena de luz al corazón de neblina se ilumino su cuello y los arañones que se hizo ,pero no estaban abiertos, eran una cosa insignificante a mi parecer, entonces note que había también sangre en mi cuello, la sangre era mía, trague en seco al darme cuenta, neblina volvió a tener esa luz tenue casi imperceptible, pero no abría sus ojos, <<¿estas viva? Debe estarlo, las almas no me llevaron, a menos que la piedra....>> guarde la piedra en una bolsa que escondo siempre en mi pantalón junto a mis Bolas y volví a ver a Neblina, seguía pálida y sin moverse, puse mi mano en su pecho a ver si sentía latidos pero no... Nada... acerque mi mejilla a su nariz-boca para ver si respiraba,<< increíble, aún huele a moras a pesar de que nos rodea el excremento, pero no respira esta ¡muerta!>> — esta cosa me ha liberado de la maldición!— dije mientras tocaba mis bolas, eufórico <> Mire el cadáver de la elfa, <> pensé jalando a neblina de piernas abiertas a mi falo ahora erecto… no encontraba una buena posición el piso estaba resbaloso me encontraba en un Bordillo hacia la mierda pude apoyar mi mano a una piedra agachado con Neblina en contra de la pared sus piernas en mi cintura y su cara contra mi cara en ese momento se movió y abrió los ojos que junto a su rostro estaban rojo como herrería en feria y para mi sorpresa no dijo nada ni me empujo todo lo contrario paso su mano de su abdomen a su sexo no como para taparse solo para llegar a su clítoris y me estremecí, Clavo sus unas en su clítoris y sentí como si me hubiesen castrado... por suerte no hubo necesidad de quejarme ya que eso me hizo perder el conocimiento.

Capítulo 6 Un Juicio (Neblina)

Se desmayó sobre mí, y justo en ese instante me di cuenta que nos encontrábamos en una posición en la que podíamos caer la asquerosa agua<< ¡Este lugar parece una cloaca!>> Traté de sostenerme a una piedra en el muro pero se desplomo sobre nosotros, por suerte él estaba encima mío y las piedras cayeron sobre él, ahora había más espacio donde poder esperar a que me saquen de aquí, observe el lugar a mi alrededor habían gusanos y ratas, ¡insectos que nunca había visto en mi vida! Pude ver que Grimsón ocultaba algo en su pantalón, algo con luminiscencia, lo jale, le revisé el bulto y tome la roca brillante, su brillo producía algo cálido en mí, me recordaba al bosque <> Pude dormir con la piedra cerca de mi pecho, hasta que me despertaron los Gritos de esmeralda sobre mi cabeza.
—HEEYYYY subaaaaaan!— gritó tirando una escalera de cuerdas, sacudí a Grimsón a ver si no estaba muerto reaccionó pero al verme a los ojos huyó despavorido de mi arrastrándose de cara hasta la pared apretando las piernas y revisándose la entrepierna con las manos.
—Sube ¿O te vas a quedar aquí?

Tomo la cuerda antes que yo. y si subió cuando subimos estaba Esmeralda con un candelabro de aceite y me miro alzando una ceja después de observar el cuerpo de Grimsón
—Mosquita muerta. —me dijo—. Pero mira nada más de lo que eres capaz de hacer.
— ¡Para empezar nunca debieron dejarme con él! —grite. Me miro, pero no pude notar nada en su mirada vacía, pero algo me decía que estaba molesta.
— ¿¡COMO TE ATREVES DE GRITAR A LA REINA!?— me gritó el enano muy amenazante, pensé que me golpearía.
—Tss... Ya Juan vamos —dijo sosteniendo la cabeza del enano —, dame la piedra sol.

Extendió su mano hacia mí.
— ¿Ahh es tuya?...— sostuve la piedra en mis manos observándola con tristeza...
— si es muy valiosa para mí, pero, para que no murieras mientras estabas abajo el Chiquillo gritaba anoche rogando por tu vida así que me apiade y se las presté ahora devuélvemela— Esmeralda la arrancó de mis manos y mientras el enano nos empujaba hacia arriba.
Justo antes de salir de la tumba Esmeralda ató mis manos y las de Grimsón
— si se escapan los mataré entendieron Florecita y chiquillo?
Mientras el enano abría la tapa de la tumba. Fuera de la tumba era de noche la luna era hermosa y grande sobre una enorme estatua en el centro del cementerio, las estrellas se veían como las piedras de la mina al pasar una antorcha brillaban tintineante mente, solo por un momento olvide las desgracias que me acompañaron hasta esta deslumbrante noche, imprevistamente pequeños puntos brillantes empezaron a salir de las tumbas fue hermoso, al menos para mí, Grimsón se tiró al suelo lleno de pánico, no puedo creer que fuera tan cobarde...
—No... ¡No! vienen por mí…— decía
— Muajajajajajajajajajjjajaja!— soltó en risa esmeralda.

Fue de mucha sorpresa para mi ver reír de esa manera a Esmeralda burlando se de Grimsón, no la culpo, daba vergüenza. Por un momento su máscara de seriedad infinita se derrumbó pero volvió
—Juan—Llamo ella—, con estos puedo yo sola, márchate, juan ascendió y volvió a entrar a la tumba cerrando la piedra, mientras tanto el alboroto que hacia Grimsón solo atraía más la atención a las pequeñas almas acercándose más y más a él solo para curiosear
—ven sígueme—dijo esmeralda mientras llevaba a arrastras a Grimsón que estaba paralizado de pánico y detrás de él una fila de almas curiosas, llegamos al fondo del cementerio donde había una caída de agua la luces, ¡era un espectáculo visual! de las almas, luciérnagas y una que otra hada ha brillante hacían un espectáculo del lugar
—Hermoso… —dije. Cuando de la nada aparecieron parecer 3 chicas y un chico desnudo
—Aggsh suspiró Esmeralda- no puede ser... ellas...

¡Valla imagen daban! Una era blanca como la leche su cabello era rubio como el oro liso amarrado con flores y los ojos grandes y violetas ella se lanzó al agua, se fijaba en nosotros, otra tenía la piel entre clara y oscura, su cabello al igual que sus labios era rojo como la sangre con suaves risos grandes que caían sobre el final de su espalda tenía una sola rosa única y pomposa en su oreja en su oreja estaba en la espalda del chico presionando su pecho a pesar de estar desnudos, trataba de tomar un objeto que poseía el joven y el cual él se resistía. Y frente del chico una chica de piel oscura grandes labios su cabello era igual de rizado que el de esmeralda pero de un color Negro azabache amarrando su larga cabellera rizada y espumosa unos aritos de oro tenia montones reflejando la luz de las aguas.
—Terra...—llamo esmeralda— él no puede estar acá su aura es oscura.
la chica de piel oscura miró eh hizo un puchero, a lo que la chica rubia salió del agua
—¿Y este chico que? tienen casi la misma aura—. Replico la rubia con una mirada inconforme.

Me fije en el chico de ellas y vi que sus piernas eran más flacas que lo normal, a medida que llegaban a sus pies,<<¿Pies? ¡Ni píes tenían!>>. Alcé la mirada vi un cuerpo muy fuerte y el chico me miraba, pero quede sorprendida al ver que sus ojos eran como de una bestia, pero el rasgo más importante de bestia eran su cuernos en la frente, él se sonrió cuando vi sus cuernos, tomo uno de sus cabellos y lo rizo y se quiso acercar a mí, Esmeralda se puso frente mía y saco la piedra sol
—Vale, hagamos un trato que los 2 chicos se pongan frente mío; el que aguante 10 ranas saltarinas frente mi piedra sol le tendré permitido quedarse.

La chica pelirroja puso muy mala cara y se echó boca arriba con cara de resignación pero no tanta como Terra
—¿Solo 10 ranas saltarinas? —Presumió el cuernudo—. Vale chicas lo are...lo are

.... Una rana saltarina —dijo mientras Esmeralda sostenía el amuleto frente a él
2 ranas saltarinas
3 ranas saltarinas
4 ranas saltarinas
5 ranas saltarinas
6 Ra. ra...nas saltarinas
— ¡Sii! —Alabaron las 3 chicas.
—S-Si-Siiete ran-n-nas saltarinas... — Continuo...
…O…oohhh... oh.....—Trataba con dificultad
— ¿E. estas bien...? —Preguntó Terra, pero el ser puso el caramillo, En su boca y sonando una nota…
….pff despareció.
—Owwwwmmm- chillaron las 3 chicas —ten atrápala dijo Esmeralda a Grimsón quien reaccionó atrapándolo.
—Es humano! chillo la pelirroja.
—Hermana eres una tramposa -chillo la rubia.
—Hermano… Tienes suerte de contemplas 3 ninfas, de no ser porque acompañas a Esmeralda ya hace mucho estarías ciego— informó Terra.
—Ya ninfas locas, ahí tienen a ese ¿Que no ven que babea por ustedes? Con cuidado que es un chiquillo y tú ven lávate florecilla… —dijo esmeralda mientras se desnudaba frente a mí y se zambullía en el agua
—Oh.. Apestas, — dijo Terra
—se ve muy joven dijo la pelirroja—, no creo que aun sepa usarlo...
— ¡Sí! lo se usar! —Rompió el silencio Grimsón
—Jij… ¡Desnúdenlo y tráiganlo al agua para jugar con él!— Gritó la Rubia
—No estoy acostumbrada a este tipo de cosas —dije yo contemplando el hecho de desnudarme frente a tanta gente.
—Aww... pudorosa que ternura— dijo Terra mientras le quitaba las ropas a Grimsón junto a la pelirroja
—Es una orden, Báñate — resaltó Esmeralda
— ¡Ouuch! —Se quejó Grimsón — ¡No me Beses ahí! ¡No, no! ¡No! ¡No toques ahhh! ¡Que dolor!
—Que horrible herida tienes ahí en el cuello —dijo la pelirroja
— Acá abajo también —dijo la rubia
—Tss no servirá para jugar Hermanas —dijo Terra.
No pude evitar soltar una sonrisa burlona, de aquello. Pero Esmeralda tomo la cuerda con la que estaba atada y me jalo al agua.
—Te ordene que te bañaras, no me importa si es sin ropa o con ella y traigan a ese chico báñenlo.
La cara de Esmeralda se empezaba a notar sin paciencia, así que empecé a sacarme el lodo de los cabellos, afrontarme los dedos, los brazos y la cara...
— ¡Que carácter!— Exclamó la rubia mientras frotaba la espalda de Grimsón
—Te escuche Melody— dijo Esmeralda
— ¿A si? pues escucha esto también, tengo que hablar con Ignacio que para ser un enano al parecer contigo necesita más fuerza— dijo en tono burlón
— ¡Bueno ya!— Exclamó Esmeralda, están empezando a impacientarme ustedes tres…

AL decir esto último las tumbas a empezaron golpear como si los cadáveres hubiesen vuelto a la vida y quisieran salir. Las ninfas desaparecieron al sentir la pesada atmosfera de mal que se sentía alrededor, Esmeralda salió del agua dirigiéndose dónde se hallaban las ropas de Grimsón y tomo la piedra sol; la luz empezó a emanar de la piedra tanto que el cementerio se veía como si fuera de día y las tumbas se calmaron, esmeralda se dirigió a un mausoleo que estaba ahí cerca de la caída de agua.

Mientras tanto frote suavemente mis manos en las cristalinas aguas y el reflejo de la luna me empezaron a mostrar una imagen, Grimsón observaba
—Pueblo de Centra…— Susurré
Las imágenes eran del pueblo casi en escombros con cadáveres por doquier y los pocos que vivían estaban frente al castillo hombres, mujeres y niños haciendo fila para ser degollados por Laverianos que bebían de su sangre como si se tratase de un trofeo… los gritos y llantos me rompían el corazón, lo último que pude observar era como le quitaban un bebe de las manos de su madre y antes de que el filo tocara la piel del infante la imagen se desvaneció

—Escapemos...—dijo Grimsón- ¿Viste lo que hizo? ¡Es una nigromante! No confió en nada que tenga que ver con muertos, ¡Ni siquiera si son muertos vivientes!, algo tienen planeado en este lugar con nosotros lo sé, ¡la llaman Reyna! Nada en este lugar tiene sentido al mejor asesinan forasteros y usan sus almas para proteger este reino escondido que nadie conoce ¡te mataran y estaré penando por el resto de la maldita eternidad!
—Por los Dioses ¡Que imaginación tienes! Precisamente por lo que acabo de ver me doy cuenta de lo fuerte que es ¿Te acuerdas que nos dijo que si escapábamos nos mataría? además yo no tengo nada que esconder, acá el único criminal eres tú ¡Laverniano violador! ¡Te podrían Dar pena de muerte por eso!
— ¿entonces me vas a acusar? Pero sabes que, si me acusas de violador yo te acusare de cómplice del maldito Gnomo de ser una casa fortunas que buscaban robarlos de nuevo.
¿Tienen alguien a quien salvar en centra? Vámonos soy laverniano estoy seguro que algo podremos hacer… esta es nuestra oportunidad.
—No te creerán soy una elfa de los bosques, ¡además es tu palabra contra la mía! Bastardo mentiroso ¡No confiare en ti!.
— ¿Estas segura?—dijo en un tonó muy sospecho—, en todo caso al parecer no eres tan buena si no te importa abandonar a los tuyos, bueno, ¿Piensas abandonarme aquí sabiendo mi condición no es cierto? eso demuestra que clase de desalmada eres…

Baje mi mirada a las aguas <>

Continuara en mi Blog
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New