Check the new version here

Popular channels

Todo apesta - novela + videos - Cap. 14

TODO APESTA


novela



Comparto con ustedes esta novela, habiendo trabajado también en cuentos cortos y guiones para cine y TV.
Este libro está siendo publicado en el blog: http://www.todoapestanovela.blogspot.com
La versión publicada aquí contiene videos incidentales.
Buena lectura y feliz audiovisión!

Para recibir aviso de publicación de los próximos capítulos de "Todo apesta", por favor enviar MP con la palabra "incluir" en el asunto.

Si no leíste el primer capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/4790758/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-1.html
Si no leíste el segundo capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/4844725/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-2.html
Si no leíste el tercer capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/4899656/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-3.html
Si no leíste el cuarto capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/4980484/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-4.html
Si no leíste el quinto capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5033723/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-5.html
Si no leíste el sexto capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5069385/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-6.html
Si no leíste el séptimo capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5153283/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-7.html
Si no leíste el octavo capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5180042/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-8.html
Si no leíste el noveno capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5250932/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-9.html
Si no leíste el décimo capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5304391/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-10.html
Si no leíste el décimoprimer capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5401432/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-11.html
Si no leíste el décimosegundo capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5453587/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-12.html
Si no leíste el décimotercer capítulo:
http://www.taringa.net/posts/ebooks-tutoriales/5627513/Todo-apesta---novela-+-videos---Cap_-13.html


14. El condimento del chancho




-Vos dame la plata, que el existencialismo lo resuelvo después -le dice el Guillo a Andy.

http://www.youtube.com/v/1vzskO_mYXs&playnext=2&playnext_from=PL
link: http://www.youtube.com/watch?v=1vzskO_mYXs&playnext=2&playnext_from=PL

Andy parece que va a responderle, no lo hace (¿por elección?-¿falta de ideas?), mete la mano en el bolsillo y saca un billete de veinte, suficiente para cuatro botellas de borgoña en cualquier estación de servicio, se da media vuelta, con una pala parrillera distribuye las brasas en su lugar.
-Ya venimos -el Guillo agarra el billete y lo llama a Luigi. Salen, llevándose las llaves del Fiat.
-Son las once y media -dice Andy, dueño de casa-. A las doce a más tardar están los chorizos. No se cuelguen.
-No se cuelguen demasiado -aclaro mientras termino mi Gancia, hielo, limón verde, sin soda.
Se fueron, ya.
-Martino, traé la carne y los zochoris. -Andy bufa, suda un poco-. Y un Gancia con mucho hielo. ¿Queda, todavía?
-Para un vaso justo.
-Bue, perfecto. El fuego ya está.
Vuelvo de la cocina trayendo la madera con la carne del medio lechón que despedazamos hace un par de horas y que ya está bien adobado (sal entrefina y parrillera, algo de pimienta negra recién molida), y una fuente de metal con cuatro chorizos de cerdo especiales y dos morcillas.
-¿Y el Gancia?
-Perdón, duque, sólo tengo dos manos.
-Y traete el faso que está en la alacena de la izquierda, dentro del tarro que dice "Té de la India". -Y grita, un segundo después-. ¡Ah, y el atado de puchos!
No quiero ir más, a la cocina. Plano cerrado de las manos de Andy que acomodan chorizos, morcillas y trozos de lechoncito sobre los fierros calientes. Las brasas, tan blancas y rojas. Muy bueno. Qué suerte, la marihuana ya está picada.
-¿Qué, te la venden lista para armar? -le pregunto entre sorbo y trago de aperitif al asador.
-No, lo hago en mis ratos libres.
-Ah, o sea, desde que te despertás hasta que te acostás.
-No me jodas, Martino; encima que los invito, mis amigos se ponen a criticarme. De no creer.
-No seas boludo.
-Bue.
Ahora, plano del pincho de dos puntas que entra en un chorizo, al perforarlo hace un ptrchpif y larga dos chorritos de grasa hirviente.
-En un rato empezamos. -Andy se sienta al lado mío-. Si estos no llegan, se joden.
Lindo patio, éste, con árbol y todo. Y ladrillos a la vista por los que se pasean cucarachas negras y de apariencia sólida, eterna.
-Esto ya está, casi. -Y le muestro el aerodinámico porro que acabo de terminar. Tamaño Zeppelin. Lo seco con la llamita de un fósforo. Cool. Lo enciendo y se lo paso al amigo.
-Uhhh, qué paz -y Andy cierra los ojos y se despereza, se estira-. Qué tranquilidad.
-¿Hasta cuándo te dieron la casa, tus viejos? -le pregunto y acabo mi Gancia.
-Ja, qué pregunta. -Lo piensa, me mira, fuma-. Hasta que me muera.
-A la mierda -me asombro, me admiro.
-Sí. Tomá -me pasa el caño-. Se fueron a un piso 20 en barrio Martin, vista al río, of course.
-Les va bien, entonces.
-A mi viejo, sí. Mi vieja está... No sé, está loca. -Toma un trago de alcoholito-. Pero mientras me pasen lo que me tienen que pasar, me importa un carajo lo que hagan.
Aspiro el humo con ganas, muy relajado. Es que hace apenas dos días pegamos un cien de muy buen tamaño, así que hay para tirar para arriba. Y lo disfrutamos, claro. Se lo paso.
-Ah... -hago al vaciar mis pulmotores.
-¿Sabés, up, la última de mi vieja? -me sonríe y me hace señas de que le acerque los Marlboro-. Se afilió al Partido Comunista Revolucionario.
-No.
-Sí. ¿Te lo imaginás, a mi viejo? Up. Se puso de la cabeza, pero a esta altura le banca cualquiera.
-Y sus amigos, eh... -empiezo, pero me pierdo.
-¿Quiénes? ¿Los de Ema León Suárez?
-¿León Suárez?
-Ah, Martino, no te conté. Ya no se llama más Ema de Palermo. Ahora usa su apellido de soltera.
-No.
-Sí. Tomá, smoke this shit, man.
Las brasas y su aleatorio cric crack pric crack de chispas y colores y calor, el calor es bueno y me absorbe y me promete sabores animales, sanguinarios, primigenios. El fuego baila en mis retinas, irrita mis ojos con tal dulzura. Sonrío, creo.
-Por mí que revienten -la sigue Andy-. Mientras me alcance para vivir y para pagarle a la mujer que limpia la casa, todo bien.
-Ahhh... -hago y veo que este porro recién va por la mitad. Veeery nice.
-Además,
ahora vamos a grabar el disco, y estoy seguro de que la vamos a pegar.
-Ah, el disco. Tengo hambre.
-¿Cómo era el nombre del disco de la banda del primo de Luigi?
-¿Eh? ¿Qué?
-Le dijiste un nombre para el disco de la banda de esos punkitos.
-No van a sacar ningún disco, que yo sepa.
-Bueno, Martino, no importa. Me importa el nombre, que estaba copado. Algo de "mierda".
-¡Ah, sí! Era...
-Pasame el caño, no te hagás el gil.
-Uh, no, tomá. Era...
-"Mierda en pote".
-No... ¿Pedo de mierda?
Los choricitos largan un olorcito, mmm, y las morcillitas, uh-uhhh. Y arriba hay estrellas, un montón, y ni una sola nube. Qué lindo cielo. Noche de tinta y leche en polvo. Ah.
-No, che, era "Gusano de mierda".
-A ver, Andy, me tengo que acordar.
-Le quiero poner ese nombre al compact de E.C.D.O. Pensá.
-¿Gusano que chupa la mierda?
-"Waiting for the mierda".
-¿Jamierdaquai?
-Mierda, mierda, mierda...
-...
-"Cantando bajo la mierda".
-¡Sembrando mierda! Ése era, es, eh, el nombre.
-"¡Sembrando mierda!". El mejor. Excelente, Martino. Muy fuerte, muy poético.
-Cargado de significado.
-Exacto. Y lleno de connotaciones y denotaciones.
-Así es, licenciado. Coincido.
AHJAJAJAJAI, jajaiiii, no podemos dejar de reínos, estoy que exploto, Andy no puede encender su cigarrillo, me doblo en dos, se cae al suelo, se me cae el faso, tira su vaso de Gancia que hace crash, recojo el porrito, está apagado pero aún resiste.
-¿Qué pasa acá? -entrando al patio, Luigi.
-Los dejamos solos media hora y se descontrolan -sacando las botellas, dos de Santa Isabel, dos de Carcassone, el Guillo-. Guardá las otras, Luigi, que abro un Isabelita. Dos en la heladera y sólo una en el congelador. Ah, ¿no querés traer el sacacorchos, también?
-Para descorchar a estos dos pescados y ver qué tienen adentro de la cabeza.
-Para eso, y para empezar con el tinto. -El Guillo me saca el tucón de la mano, lo enciende en dos segundos tres décimas-. Malditos, no nos van a esperar. (Severo). ¡Muy mal! (Fuma). Mal. (Relajándose). Y dejen de reírse, idiotas.
Nos recuperamos, como podemos. Andy logra encender su Marlboro y yo recibo un vaso de Luigi y le agrego dos cubitos y el Guillo me sirve el vino rubí, muy rojo, ah, esto pinta bien.
-Bárbaro, este porrete -aprueba el Guillo y le da un trago al pico de la botella.
-Ah, no seas grasa, che -lo ataca Andy-. Siempre igual, vos. Usá un vaso, chimpancé.
-No me jodas, querés.
-¿Traigo la ensalada? -pregunta Luigi.
Corte a tremenda fuente con los chorizos y las morcillas cortados en mitades desiguales que desaparecen clavados a tenedorazos por unos tipos desesperados de glúcidos y proteínas, nosotros.
Corte a magnífica tabla de madera cargada de costillitas y carne de cerdo crocante y olorosa de humo y, y, ahhh.
-Muy bueno, Andy. -Mastico como si fuera la última vez. Saboreo. Juego. Jugos, sangre. Trago.
-Perfecto. -El Guillo se mete flor de cacho de bocado y parte en busca del pan a las brasas.
-Suculento. -Luigi descorcha el primer Carcassone, se sirve, me sirve.
Lento cae el vino oscuro, muy oscuro, dentro del cristal de mi vaso. El brillo del vino.
Corte a los cuatro que rodeamos la mesa, comiendo a todo vapor, sin hablar, sin comentar, sin emitir sonidos articulados. Comer, comer, beber, comer, beber, comer comer.
Una imagen cenital, desde el centro de la araña de luz que rige la mesa; un minuto justo de sonido ambiente. Los cubiertos, los platos, las mandíbulas, el hielo, el vino, los ah-hum.
Fundido encadenado a la misma cenital, algo más cerrada. Se terminan los últimos bocados, se limpian las fuentes de la ensalada, se muerden los últimos panes.
Fundido encadenado a la misma cenital, aún más cerrada, que hace un petit movimiento y encuadra a Andy, que termina su vino y suspira; la imagen panea lento hasta el Guillo, que limpia su plato con un bollo de miga de pan y se lo engulle con exasperante deleite; sigue el paneo circular hasta Luigi, que se sirve lo que queda del último Carcassone, llenando su glass hasta el tope; ahora llega la imagen hasta mí, justo cuando me desparramo y largo un.
-Brerp. -Pero no demasiado desagradable, creo.
Corte al Guillo que dice:
-Sí, estuvieron bien con la sal, pero con chimichurri hubiera salido mejor.
Luigi agrega:
-Y con un poco de romero.
Andy defiende con estilo:
-Por qué no se matan.
Tiro una trampa:
-A lo mejor, con una pizca de pimienta negra molida. ¿No?
El Guillo:
-Eso, Martino tiene razón, Andy. Pimienta negra.
-Yo le puse pimienta negra, tarado.
-Uh, querido, me cagaste. Sos un hijo de puta.
-Romero y una o dos hojitas de laurel -blablea Luigi.
-¡Laurel! -se exalta Andy.
-Pero el chimichurri, no me van a decir que no -el Guillo arma un faso standard.
-¿Por qué no, laurel? Le da un sabor. Y comino, podría andar.
-¡Comino!
-Chimichurri para el chanchito, marihuana en sobrecitos. Para sus hijitos.
-Comino, estragón...
-¡El comino es para el pescado!
-¿Me da fuego, alguien?
-El estragón puede quedar bien.
-¡Estragón! Imbécil.
-Orégano. Esa es la posta. Una lluvia de orégano.
-¿Me dan fuego?
-Los argentinos no saben cocinar; le ponen orégano a todo -intercedo-. Lo dijo Luca.
-¿Luca?
-Luca Prodan.
-¿En serio?
-Síp.
-¡Orégano! A éste nada más se le puede ocurrir.
-¿Me dan fuego?
-Lo importante es que esté bien de sal.
-Tomá los fósforos, vos.
-¿Luca Prodan dijo eso, estás seguro?
-El chancho tiene que estar bien cocido.
-Pasalo para este lado, no te hagás el gil.
-No, la ronda va para este lado.
-Sí, seguro.
-Ah, up.
-¿No hay postre, che?


http://www.youtube.com/v/MfVwHJtfy7M
link: http://www.youtube.com/watch?v=MfVwHJtfy7M

© Kawak Cabrejos Weiser
0
0
0
1
0No comments yet