Popular channels

Cambios climáticos Extremos sincronizan Especies Árticas

Los cambios climáticos sincronizan las poblaciones de especies árticas




Un equipo de científicos noruegos ha descubierto que los eventos climáticos extremos provocan fluctuaciones poblacionales sincronizadas entre todas las especies de vertebrados en una comunidad relativamente simple del alto ártico, hallazgo que puede ser un barómetro de los cambios radicales en la estabilidad de los ecosistemas que pudieran derivarse de los incrementos futuros esperados de las variaciones extremas, según publica la revista 'Science' en su edición de este viernes.

Los científicos noruegos, cuyos autores principales son investigadores del Centro para la Biología de la Conservación de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU), querían saber cómo los cambios climáticos y meteorológicos han influido en una comunidad de vertebrados de hibernación en la alta isla ártica de Spitsbergen, Svalbard, a 78 grados de latitud norte.

Los investigadores eligieron este sencillo ecosistema porque está compuesto sólo de tres herbívoros en el invierno: el reno salvaje Svalbard (Rangifer tarandus platyrhynchus), el Svalbard roca perdiz nival (Lagopus muta hyperborea) y el ratón de campo hermano (Microtus levis), que comparten con otro consumidor, el zorro ártico (Vulpes lagopus).

Las fluctuaciones poblacionales de la comunidad fueron impulsadas principalmente por eventos de lluvia sobre la nieve, un acontecimiento climático extremo que causa la formación de hielo en la capa congelada de tundra del Ártico (bioma con subsuelo helado y falta de vegetación arbórea), según los investigadores. El hielo mantiene el pastoreo de renos en sus pastos de invierno y reduce la accesibilidad a los alimentos para la perdiz blanca y las poblaciones del campañol, causando extensos accidentes en poblaciones simultáneas en las tres especies en el invierno y la primavera después de un clima extremo.

Sin embargo, no se percibe una reducción del tamaño de la población del zorro ártico, cuyo alimento principal terrestre de invierno es el reno, hasta un año después de que el herbívoro muere. A pesar de que la sincronización de la muerte disminuye el número de presas vivas para que coman los zorros, el elevado número de renos genera una gran cantidad de alimento para los zorros durante los inviernos helados, la primavera y el verano siguiente, lo que lleva a una reproducción alta del zorro.

Pero casi no habrá canales de reno disponibles durante el siguiente invierno, sobre todo porque los renos que sobrevivieron al invierno anterior son más robustos y también están sujeto a una menor competencia por los recursos alimenticios. Al mismo tiempo, ninguno de los otros herbívoros es capaz de recuperarse en el verano posterior de la formación de hielo, por lo que el resultado neto es una baja reproducción zorro y una fuerte reducción en el tamaño de la población del zorro ártico un año después de la muerte del herbívoro.

"Hemos sabido durante mucho tiempo que el clima puede sincronizar las poblaciones de la misma especie, pero estos hallazgos sugieren que el clima y los fenómenos meteorológicos particularmente extremos también pueden sincronizar comunidades enteras de especies", asegura el autor principal, Brage Bremset Hansen, del Centro NTNU para la Conservación Biología. En otros sistemas más complejos, a nivel comunitario los efectos del clima pueden estar presentes, pero es probable que queden enmascarados por otros factores que tienden a ocultar los efectos de sincronización del clima, según este experto.

Así, los autores advierten que los cambios en el clima de invierno y los eventos extremos pueden tener implicaciones importantes para el funcionamiento de los ecosistemas y la estabilidad en el Ártico circumpolar en el futuro. "Estudios anteriores han demostrado que la lluvia sobre la nieve y el hielo también puede causar daños en la vegetación y reducir la supervivencia de la microbiota del suelo", recalca Hansen.

Y alerta: "Pero más importante aún, se sospecha que los fuertes efectos de la formación de hielo en la comunidad de vertebrados de invernación tienen el potencial de influir indirectamente en otras especies y en cascada a lo largo de la cadena alimentaria. Las mortandades entre la abundancia de depredadores herbívoros a su vez podría afectar a las presas migratorias que residen en la zona en el verano, como las aves marinas y los gansos percebe".
0
0
0
0No comments yet