Check the new version here

Popular channels

Efectos de medicamentos en ambiente

"El elevado consumo de fármacos al año es la causa de que cada vez haya más sustancias que acaban en ríos, arroyos, lagos, pantanos y aguas residuales"

Los medicamentos como todos sabemos, son sustancias que sirven para prevenir, curar o aliviar una enfermedad y corregir o reparar las secuelas de esta. Son sustancias farmacológicamente activas, cuyo grado de ionización y propiedades dependen del pH del medio en el que se encuentren. Se diseñan para tener un destino y una acción específica, ya sea para interactuar con receptores específicos de los seres vivos o para resultar tóxicos a los organismos infecciosos.



Usualmente se consumen:

• Antibióticos: Paralizan el desarrollo de microrganismos patógenos o causan su muerte.
• Antidepresivos: Reducen la actividad de ciertas áreas cerebrales; producen descenso de la ansiedad, somnolencia y relajación muscular.
• Antiepilépticos: Evitan la producción excesiva de impulsos nerviosos repetitivos, para mantener normal la actividad cerebral.
• Antiinflamatorios y analgésicos: Para combatir el dolor. Inhiben la síntesis de compuestos involucrados en la respuesta inflamatoria.
• Antilipemiantes: Se utilizan para bajar los niveles de colesterol en sangre.
• Antineoplásicos: Inhiben el crecimiento y la división celular (tratamiento del cáncer).
• Antiulcerosos y Antihistamínicos: Se emplean contra la acidez estomacal, úlceras y diversas alteraciones gástricas.
• Beta-Bloqueadores: se emplean en el tratamiento de la hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva, arritmia, angina de pecho, y, en ocasiones, son administrados para la prevención de ataques cardíacos.
• Diuréticos: Se emplean para tratar la insuficiencia cardíaca congestiva e hipertensión y edema; también para ciertas enfermedades renales o hepáticas.
• Hormonas Esteroideas: Presentan diversidad de efectos ( por ejemplo: anticoncepción).
• Otras sustancias: Alteran la mente y con frecuencia son objeto de abuso (alcohol).



El hombre metaboliza los medicamentos de diferentes maneras (oxidación, reducción, hidrólisis, conjugación); pueden ser excretados sin modificaciones; pueden conjugarse como glucorónidos o sulfatos; o eliminarse ya sea como un metabolito o una combinación de diversos metabolitos; en todos los casos, transformándose en moléculas con mayor solubilidad en agua con una actividad química menor.
Aprox. el 30% de ellos son lipofílicos, se disuelven en grasa, pero no en agua. Esto les permite pasar a través de las membranas celulares y actuar dentro de ellas. Una vez que han entrado en los cuerpos de agua, ingresan en la cadena alimentaria.
De acuerdo al tipo de medicamento, existen diferentes porcentajes que son metabolizados y con diferencias de tiempo considerables, en algunos casos, son eliminados del organismo y de esta forma llegan a las aguas cloacales

En la última década, investigadores europeos y americanos han descubierto antibióticos, reductores de la presión arterial, hormonas, psicofármacos y analgésicos en distintas corrientes de agua. Los ríos españoles transportan una amplia y enorme variedad de drogas y fármacos: cocaína, éxtasis, antibióticos, antiinflamatorios, etc. En el año 2007 se dio a conocer que tenían de media unos 300 nanogramos por litro de benzoilecgonina, el principal metabolito (sustancia producida durante el metabolización) de la cocaína, y una cantidad similar de ibuprofeno.

La toma de medicamentos es un acto cotidiano que forma parte de la vida de muchas personas. Tan solo en los Estados Unidos más de diez millones de mujeres utilizan anticonceptivos orales, por lo que es muy probable que estas sustancias acaben de una u otra manera en el medio natural.

Los fármacos han sido encontrados en aguas superficiales y subterráneas e incluso en el agua potable. La contaminación proviene no sólo de las excreciones, con las que una parte importante del fármaco es eliminado del cuerpo sin metabolizarse, sino que proviene también de la fabricación y disposición inadecuada de los desechos de estos productos.

Aunque no se produjeron reportes sobre la ecotoxicidad a largo plazo, los datos difundidos denotan que, debido a su persistencia en el ambiente, poseen efectos secundarios tales como:
• Acumulación de componentes activos de medicamentos en la biota, debido a que se trata de sustancias persistentes
• Alteraciones de comportamiento y fisiología de la fauna acuática
• Inhibición o estimulación de crecimiento en la flora acuática
• Desarrollo de resistencia a los antibióticos por parte de microorganismos, ya sea por la presencia en el ambiente o por la transmisión de factores de resistencia que les otorgan ventajas selectivas y la posibilidad de alcanzar al ser humano:
• Complicaciones en el crecimiento, reproducción y movilidad de distintos organismos
• Inhibición de ciertas funciones, como el crecimiento y la reproducción, con la consecuente disminución de la fertilidad
• Efectos mutagénicos
• Producción de cambios morfológicos, feminización, mortalidad
• Variaciones en las relaciones tróficas


Otra vía de acceso es la eliminación inadecuada de los caducados o de restos en las cajas y envases. A menudo, se tiran a la basura o al inodoro, por lo que pueden acceder al aire, al suelo y a las aguas superficiales y subterráneas.

Durante el proceso de fabricación de los medicamentos pueden liberarse residuos que suelen ir a parar a las aguas superficiales. Esto también ocurre en ciertos procesos industriales o en productos para la industria alimentaria, entre otros, donde se generan sustancias que, si bien no se utilizan como medicamentos, poseen actividad biológica. Estas sustancias pueden actuar junto con residuos de fármacos y potenciar la acción de los mismos. El resultado de todo es que el volumen y el número de fármacos que accede al medio ambiente es cada vez mayor, con consecuencias muy variadas y, en la mayoría de los casos, negativas para la naturaleza, la salud humana y animal.

Una vez liberados al entorno, los residuos farmacéuticos pueden diseminarse por el aire, el agua, el suelo y los sedimentos. En el caso del agua, las plantas depuradoras no logran acabar totalmente con estos productos, por lo que pueden acceder a la fauna y al agua potable para consumo humano y de los animales.

Las plantas potabilizadoras realizan una serie de acciones destinadas a hacer que el agua sea segura para su consumo. Estos tratamientos no son lo suficientemente eficaces para extraer los residuos farmacológicos en su totalidad, por lo que, al final, aunque en cantidades muy pequeñas, terminan en los grifos. Las concentraciones encontradas por ahora son generalmente bajas, del orden de un miligramo por litro en aguas superficiales, por lo que no se consideran perjudiciales para la salud.

En los hospitales hay un protocolo para la disposición de los medicamentos pero no hay un control de lo que ocurre en cada habitación y del destino de los residuos. Tampoco existen estudios sobre la cantidad de medicamentos que llegan a los efluentes desde los domicilios particulares.
Por otra parte, la industria farmacéutica no siempre advierte qué porcentaje del producto es eliminado del cuerpo, y qué consecuencias trae aparejada esta situación.




Al leer esta información deberíamos reconsiderar (como todos los análisis que se hacen en pos del ambiente) si realmente consumimos estos medicamentos porque son necesarios y en que medida lo hacemos. Generalmente abusamos de ellos sin tener consideración en los efectos que producen en nuestro organismo y en menor medida consideramos al ambiente.
Para el que quiera informarse un poco más:

http://www.fefara.org.ar/wp/noticias/tirar-medicamentos-en-la-basura-comun-contamina-y-causa-enfermedades/

http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol40_2_14/spu11214.htm

http://www.taringa.net/posts/salud-bienestar/17156003/Antidepresivos-naturales-encontrados-en-la-naturaleza.html

http://nuestra-tierra.laverdad.es/medio-ambiente/contaminacion/2545-los-medicamentosuna-amenaza-invisible-para-el-medio-ambiente
0
0
0
0No comments yet