Popular channels

Hay más sábalos en el Paraná pero piden bajar la captura

Hay más sábalos en el Paraná pero piden no aumentar la captura


Un minucioso trabajo realizado en forma conjunta entre la Nación, Santa Fe y Entre Ríos advierte que en las últimas tres temporadas las cohortes han aportado importantes volúmenes de alevinos que llegan a juveniles sanos y vigorosos, lo que permite recobrar los stocks en el río Paraná, desde Reconquista hasta el Delta entrerriano. Aconsejan, no obstante, mantener los volúmenes de extracción de la pesquería comercial en 20 mil toneladas al año.



A pesar del enorme esfuerzo que realizan los seres humanos a diario para depredar y contaminar el río Paraná en los casi mil kilómetros que separan la localidad santafesina de Reconquista, y algo más allá, y el Delta entrerriano, unos kilómetros después de Victoria, la naturaleza sigue proveyendo de las herramientas de defensa y el sábalo, que había sufrido una fuerte contracción en sus stocks algunos años atrás, ha comenzado a dar señales de recuperación y en las tres temporadas (cohortes) que van desde 2007 a la fecha exhibe indicadores vigorosos y alentadores.
Así lo prescribe al menos el minucioso informe denominado “Evaluación del recurso sábalo (Prochilodus lineatus) en el río Paraná (período 2008-2011)” que fue elaborado en forma conjunta por el Gobierno nacional, la Provincia de Santa Fe y la Provincia de Entre Ríos. Realizado con la plataforma técnica del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y con el apoyo de la Dirección de Pesca Continental y el Instituto Nacional de Limnología, Inali, de la Universidad Nacional del Litoral y el Conicet, el trabajo revela que luego del reclutamiento exitoso de la cohorte generada en el período reproductivo 2006-2007, evidenciando por su presencia abundante en todos los muestreos posteriores, las condiciones hidrológicas durante el período reproductivo 2007-2008 fueron desfavorables (bajante pronunciada), con alturas del río muy por debajo de las medias del ciclo húmedo 1974-1998. Así, los científicos notaron que esta situación de aguas bajas continuó en el otoño y el invierno, y se mantuvo durante la primavera y el verano siguientes abarcando también al período reproductivo 2008-2009, durante el cual sólo se produjeron pequeños repuntes, siempre por debajo de los niveles medios, seguidos inmediatamente por rápidos descensos, particularmente en el verano en el que se produjo una bajante extraordinaria. Esto generó que en los muestreos tomados entre julio de 2008 y marzo de 2009 mostraron la ausencia de juveniles de sábalo de menos de un año de edad en todos los ambientes de las transecciones representativas del valle aluvial (Cayastá - Piedras Blancas) y de los humedales del viejo delta entrerriano (Rosario – Victoria).

VARIABLES. A fines del otoño de 2009 el río comenzó a ascender en forma sostenida desde niveles muy bajos, sobrepasó el nivel medio del ciclo húmedo a fines de octubre y alcanzó niveles por encima de 5 metros en el hidrómetro de Paraná en el verano. Si bien el río descendió en abril y mayo, se mantuvo en niveles por encima de los medios hasta julio.
Sin embargo, las condiciones cambiaron y se dio una fuerte crecida en primavera y verano en aguas altas sostenidas parece ser muy favorable para el reclutamiento del sábalo y otras especies migratorias con áreas de cría en el valle aluvial. “El muestreo de noviembre-diciembre de 2009 mostró altas densidades de juveniles nacidos recientemente, de entre 5 cm y 11 cm de longitud estándar. Esta clase anual se manifestó también en los muestreos regulares y de prerreclutas de abril de 2010, aunque no en las densidades esperables por los resultados del muestreo anterior, y nuevamente con altas densidades en el muestreo regular de noviembre de 2010. Las condiciones hidrológicas durante el período reproductivo 2010-2011 con ascenso sostenido de nivel, que superó los valores medios del ciclo húmedo (1974-1998) desde fines de marzo hasta mediados de mayo, favorecieron un reclutamiento relativamente exitoso, evidenciado en el muestreo de septiembre - octubre de 2011”, narran los técnicos nacionales que fueron acompañados técnicamente por pares del Ministerio de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente de Santa Fe y la Dirección General de Manejo Sustentable de los Recursos Pesqueros y del Ministerio de Producción de Entre Ríos.

CONSOLIDACIÓN.Los especialistas muestran su beneplácito porque los resultados que arrojó la investigación permiten afirmar que se está produciendo el afianzamiento del reclutamiento de 2006-2007, aunque con una debilidad de los desoves de 2007-2008 y 2008-2009.
“Tanto los resultados de las campañas como las observaciones realizadas en otras ocasiones y los testimonios de pescadores comerciales y deportivos, coinciden en caracterizar el período reproductivo 2009-2010 como particularmente exitoso, no sólo en el caso del sábalo sino en el de otras especies migratorias como el dorado y el surubí. Este fuerte reclutamiento del sábalo, junto con el que tuvo lugar en 2006-2007, probablemente en 2010-2011, aunque intercalados con períodos pobres, como parece ser lo normal en esta especie, indican una situación pesquera favorable para los próximos años”, subrayan.
En este contexto, se reseña que a partir de “leer” los anillos en los otolitos utriculares se revela que en la estructura de edades se muestra –a pesar de la representación masiva de cohorte de 2009-2010– un predominio de las cohortes de 2006-2007 y de 1996-1997, actualmente con 15 años de edad. “En términos de peso, esta última va siendo reemplazada por la cohorte de 2006-2007 a medida que se produce su reclutamiento al “stock pescable” (segmento de la población con tallas por encima de mínima recomendada de 34 cm de longitud estándar)”, dicen los estudiosos de la especie insignia del Paraná: el forrajero sábalo.
Otro dato que los científicos lograron obtener del río al estudiar al sábalo es que la proporción de sexos muestra equilibrada en el intervalo de longitudes alrededor de las tallas de primera maduración, aunque lo más auspicioso es que descubrieron, en la lectura de la serie, que la cantidad relativa de hembras aumenta progresivamente con el incremento del tamaño, hasta sobrepasar el 80 % de las tallas mayores.
No obstante los buenos resultados obtenidos en los estudios sobre los más de mil kilómetros que utiliza el sábalo para reproducirse y sostenerse en el cauce del Paraná, los especialistas entienden que “a pesar de las evidencias de reclutamientos exitosos en 2006-07, 2009-2010 y 2010-2011 y la estimación de una tasa de explotación moderada se recomienda mantener una captura máxima permisible de hasta 20 mil toneladas”, expresan, entendiendo que este valor es coherente con los antecedentes históricos de la pesquería y es conservador en relación con las estimaciones de rendimiento potencial basadas en sistemas fluviales similares del mundo.

DEPREDADORES.No menos importante para la subsistencia y la sanidad de la especie es considerar la tasa de mortalidad y la relación con los depredadores naturales que posee la especie en el propio hábitat. En el primer punto, se advierte durante “el seguimiento de la abundancia de la cohorte de 1996-1997 a lo largo de las campañas regulares realizadas desde fines de 2006, a través de la captura por unidad de esfuerzo, ofrece una posibilidad de estimación parcial a la tasa instantánea de mortalidad total mediante la regresión de los logaritmos naturales”, al tiempo que los especialista van más allá y también estudiaron la dieta de otras especies para conocer cuán importante es el sábalo en ellas.
“Un aspecto complejo es el posible impacto de los predadores ictiófagos por la reducción en la abundancia de sábalos razonablemente producida por la pesca, sin embargo pueden hacerse dos consideraciones preliminares: La primera es que el examen de los contenidos estomacales de los peces predadores capturados en los muestreos no muestra al sábalo como un ítem importante de su dieta. En el caso del Dorado (Salminus brasilliensis) sólo representó alrededor del 5 % de los ejemplares identificados”, concluye.

Condiciones ambientales

El estudio realizado con la coordinación de la Nación advierte en forma reiterada la importancia crucial de evitar el deterioro de las condiciones ambientales. Como en el caso de otras especies de estrategia periódica, pequeños incrementos en la supervivencia de los estadios larvales y juveniles del sábalo pueden producir grandes aumentos en la abundancia de adultos. Juntamente con las medidas tendientes a asegurar un stock de reproductores adecuado, el mantenimiento de las vías de desplazamiento y la conectividad e integridad del valle aluvial son las acciones más efectivas para favorecer el sostenimiento de la abundancia de la población. En este sentido se vuelve a enfatizar la importancia de avanzar en la evaluación del estado del valle aluvial y sus vinculaciones con los canales principales, con el objeto de diseñar e implementar medidas de compensación o mitigación de las perturbaciones negativas.


Entes intervinientes

Para llevar a cabo la “Evaluación del recurso sábalo (Prochilodus lineatus) en el río Paraná (período 2008-2011)” fue necesaria la participación de los siguientes organismos e instituciones: por el Gobierno nacional; Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca; Subsecretaría de Pesca y Acuicultura; Dirección de Pesca Continental (DPC); Instituto Nacional de Limnología, Inali (UNL – Conicet). Por la provincia de Santa Fe: Ministerio de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente; Secretaría de Medio Ambiente; Subsecretaría de Recursos Naturales; Dirección General de Manejo Sustentable de los Recursos Pesqueros. Por la provincia de Entre Ríos: Ministerio de Producción; Dirección General de Recursos Naturales; Dirección General de Uso Sustentable de los Recursos Naturales.
0
0
0
0No comments yet