About Taringa!

Popular channels

20% de la gasolina consumida en Colombia viene de contraband

En Venezuela el precio de un litro de gasolina es 40 veces inferior al de una botella pequeña de agua mineral.
La alcabala de la frontera entre Venezuela y Colombia, ubicada en el occidental estado tachirense, es una de las más activas de la región. Para llegar, desde el lado venezolano, se forman kilométricas filas de vehículos, entre San Cristóbal (capital del estado Táchira) y San Antonio, justo en la frontera con Colombia.

En esa vía, plagada de curvas estrechas, todo tipo de vehículos circulan. Es raro ver un tráfico tan congestionado en poblados que, con dificultad, apenas superan los 50 mil habitantes.

En San Antonio existen zonas donde, literalmente, solo viven los pimpineros. Todas las casas, de esas urbanizaciones, sirven como depósitos de grandes envases repletos con gasolina, que los locales llaman “pimpinas”.




A más de 400 kilómetros de San Antonio, se encuentra Maracaibo, una ciudad de casi 2 millones de habitantes en el estado Zulia. Ahí se observa una situación similar a la de San Antonio. En el noroeste, existen barriadas humildes con tanques subterráneos de gasolina. Varias han explotado.

Las mafias paramilitares colombianas, tienen un negocio bastante lucrativo con la gasolina venezolana, en San Antonio, en Maracaibo, y otras ciudades fronterizas o cerca de la raya limítrofe que divide a venezolanos y colombianos.


El 20% de la gasolina que consumen en Colombia, se la roban a Venezuela vía contrabando, denunció la Embajada de Caracas en Bogotá.




En Venezuela un litro de gasolina es 40 veces inferior a una botella pequeña de agua mineral. El Ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, precisó que el Gobierno Bolivariano invierte, anualmente, 12 mil 500 millones de dólares, para subsidiar el costo de la gasolina y mantener diminutos precios. La cifra representa más del 50% de las actuales reservas internacionales del país.

10 millones de extranjeros se alimentan con productos venezolanos que son contrabandeados

Paralelamente al robo de la gasolina, Venezuela sufre otro desangre: 40% de los productos de la cesta básica subsidiados, se los llevan a Colombia a través del contrabando de extracción.

“En algunos estados fronterizos se llevan más del 50% de los alimentos del pueblo”, denunció Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional.





En las redes de automercados, públicos y privados del país, largas filas de personas se pueden observar en busca de mercancía, para llevársela a Colombia. En las calles de Cúcuta, por citar solo un ejemplo, se observan los productos venezolanos vendiéndose, de manera informal, a 40 veces su valor inicial. 70% de la economía en esa ciudad es informal.

El contrabando de extracción está “desangrando” al país, reconoció el presidente Nicolás Maduro. Mafias y carteles de contrabandistas conforman la red delictiva, dijo. Obtienen “ganancias brutales” y hacen un gran daño a la vida económica y social del país, agregó.

Grupos paramilitares como Los Rastrojos, Los Uribeños y las Bacrin, “son los dueños de la mercancía” contrabandeada que llega a Colombia, alertó Iván Rincón, embajador de Venezuela en Colombia.




Alrededor de 10 millones de extranjeros, que residen fuera del país, se alimentan con los productos venezolanos que son contrabandeados, recalcó José Vielma Mora, gobernador del Táchira. Esa cifra representa un tercio de la población total venezolana, de acuerdo con los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística.

Venezuela cuenta con una red de alimentos subsidiados, que beneficia diariamente a más de 11 millones de venezolanos y venezolanas. Mientras que en Colombia, esos subsidios “no existen”, reconoció la canciller María Ángela Holguin.

Caracas ha admitido que enfrenta a un problema más grande de lo previsto. “Nos hemos encontrado una verdadera olla podrida”, reveló el Presidente Nicolás Maduro, en un mensaje a la Nación.



Maduro ordenó una investigación rigurosa para “buscar la raíz, la cabeza y las cuentas del contrabando”, y también para precisar “hasta dónde llegan las redes de las mafias”.

“Nos hemos declarado en batalla total contra el contrabando de extracción hacia Colombia, hacia el Caribe y hacia donde haya contrabando de extracción”, dijo, sin precisar que Guyana es otro de los destinos de los productos venezolanos, que salen por vía de contrabando.

“Toda la estructura del contrabando es corrupta”, enfatizó el jefe del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, José Padrino López. “Desde el inicio hasta el final”, agregó.

El presidente Nicolás Maduro ordenó restringir el paso por la frontera, entre las 10pm y 5am, para combatir al narcotráfico. De inmediato, 17 mil efectivos militares se movilizaron hacia puestos fronterizos para proteger la frontera por aire, mar y tierra.

Venezuela y Colombia comparten una frontera de 2200 kilómetros, una distancia similar a la que hay que recorrer entre Caracas y Managua.

Durante la primera semana de la restricción fronteriza, iniciada el 11 de agosto, se incautaron 22.000 litros de combustible (gasolina y gasoil), 46 toneladas de alimentos, 28 toneladas de cemento, 105 toneladas de material ferroso, 26 toneladas de alimentos de consumo animal, 2.5 toneladas de fertilizantes y se retuvieron 12 vehículos, informó el vicepresidente Jorge Arreaza, en un primer balance.






Estos números se suman a las 21.000 toneladas de alimentos y 50 millones de litros de combustible que había incautado la FANB hasta julio, superando el récord del año pasado.

La contrarrevolución activó un golpe para detener la lucha contra el contrabando

Venezuela y Colombia activaron los Centros Binacionales de Comando y Control para la lucha contra el contrabando. Se trata de una acción política acordada en Cartagena, el primero de agosto, por los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos.

A partir de la instalación de los centros binacionales en ambos países, se concretó “una agenda de reuniones en varios puntos fronterizos”, para coordinar acciones que permitan “identificar las bandas criminales, centros de acopio y vehículos con placas venezolanas que pasan constantemente a Colombia” sospechosos de sacar ilegalmente la gasolina venezolana, explicó Padrino López, jefe del Ceofanb.



El vicepresidente Arreaza alertó que “las mafias de contrabando son poderosas, de este lado y del otro, pero vamos a vencerlas”.

En enero de este año, el Gobierno venezolano realizó 43 cambios de mando en sus puestos fronterizos, en un plan que buscaba triturar al contrabando. No obstante, la derecha activó un golpe de estado y todos los esfuerzos de los efectivos militares se reorientaron en pro de defender el hilo Constitucional y la vida del presidente Nicolás Maduro.

Caracas demostró que paramilitares colombianos, estaban liderando los ataques a la institucionalidad del país. Recientemente, la activista por la paz colombiana, Piedad Córdoba, también reveló el uso de efectivos irregulares colombianos, para desestabilizar Venezuela.

Desde febrero, más de 16 mil ataques terroristas ejecutaron células fascistas de la extrema derecha, para derrocar a Maduro. El plan incluyó 44 asesinatos, en su mayoría de manera selectiva a líderes sociales revolucionarios.

Colombia no actúa con la misma intensidad

El jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, Vladimir Padrino López, explicó que el Plan de Choque ha obligado a las mafias a esconder la mercancía, para distribuirla al momento que baje la intensidad de las acciones del gobierno.



“Todas las medidas de restricción que hemos implementado han obligado a las mafias, al entramado del contrabando, al acaparamiento”, dijo. “Ellos (las mafias) piensan que nosotros nos vamos a desgastar y nos vamos a cansar. Aquí no se cansa nadie, vamos atacar todo lo que tiene que ver con el acaparamiento”, agregó.

Venezuela espera obtener resultados estructurales que le permitan estabilizar su economía, que fue uno de los objetivos centrales al inicio del 2014. Hasta ahora, 77 mafiosos han sido detenidos en los procedimientos de las fuerzas de seguridad del Estado venezolano.

El presidente Nicolás Maduro ordenó que se aplique la Ley de Precios Justos y la Ley del Contrabando de manera “implacable”, decomisando de manera inmediata, todos los elementos que se utilicen para el acaparamiento: “Galpones, locales, camiones, vehículos, todo”.

Los depósitos empleados por los contrabandistas para acaparar alimentos, o cualquier otro producto de primera necesidad, pasarán a formar parte de la red de alimentación del Estado, “de inmediato”, anunció Maduro.

Del lado colombiano, las acciones son mucho menos intensas. Incluso, no se activó ninguna movilización especial de efectivos militares a la frontera. En poblaciones como Cúcuta se han presentado protestas por las acciones políticas activadas por Venezuela.




De acuerdo con la canciller Holguín, la restricción no es una acción política que vaya a resolver el problema de fondo.

En territorio venezolano, exhiben como un buen resultado la incautación de más de 100 toneladas de alimentos, desde el 11 de agosto.

Las mafias se llevan los alimentos, la gasolina y los medicamentos

Los planes de choque se ampliaron a otros estados y, para detener el desangre, se tomarán medidas más drásticas y contundentes, anunció el vicepresidente Arreaza.

El tema del contrabando es “muy grave”, incluso “más de lo que imaginamos”, describió Arreaza. Además de los alimentos y la gasolina, a Colombia se llevan medicamentos.

Venezuela anunció la incautación de más de 300 mil cápsulas de medicamentos, en la troncal del Caribe, que une a Maracaibo con Maicao, punto central para la distribución de productos venezolanos en Colombia.

Se trató de un solo procedimiento. El cargamento lo llevaban camuflados dos mafiosos, en su vehículo particular.

La Troncal del Caribe no es estrecha como la carretera que une a San Cristóbal con San Antonio. Tampoco está llena de curvas. Una tiene seis carriles y la otra apenas dos. La vía tachirense no tiene rutas alternas, mientras que la Troncal está atravesada por trochas, o vías ilegales. No obstante, en algo sí se parecen ambas rutas: Por ellas circula, rumbo a Colombia, buena parte de los alimentos, la gasolina y las medicinas subsidiadas por el Gobierno Bolivariano.

El 11 de agosto el Gobierno dijo basta y “no se trata de un pantallazo de un mes”, aseguró Arreaza. “Vamos con todo”, recalcó Maduro.
0No comments yet
      GIF