Arturo Illia el unico presidente que no fue abogado

El mejor presidente que tuvo el pais fue el unico que no fue abogado



Desde 1810 hasta ahora hemos tenido 69 Presidentes o posiciones equivalentes (1). Considerando los segundos y terceros mandatos de algunos de ellos tenemos 76 períodos presidenciales, o sea un mandato promedio de 2 años y 7 meses, escaso tiempo como para completar un proyecto de país. Además de ser corto el período promedio de permanencia en la Presidencia ¿tuvieron ellos una preparación adecuada para el cargo?



Lo único que podemos responder a esta pregunta es cuál era su profesión. La mayoría de nuestros presidentes, 30 de 69 fueron militares, todos del Ejercito y casi igual proporción, 28, fueron abogados. Demasiados militares y abogados. Esta fue la preparación básica de nuestros primeros mandatarios. Creemos que la preparación del presidente debería ser intensa, según las preocupaciones básicas de cada momento aunque pueda haber, excepcionalmente, personas que tomen buenas decisiones sin preparación. ¿Fue adecuada la preparación de nuestros presidentes? En realidad, fue muy sesgada dicha preparación e incluso hubo algunos sin ninguna profesión ni preparación para el cargo. Esto se notó en nuestro atraso relativo, especialmente en el siglo XX.

¿Podemos medir la eficiencia de los gobiernos a lo largo del tiempo como un indicio para saber si estaban preparados los presidentes que ejercieron en cada período? Es polémico, pero lo podemos hacer en base a los resultados. Un segundo aspecto polémico es determinar cuáles variables son las relevantes para establecerse los resultados. Vamos a optar por una variable, el número de pobres en relación a la población total, aunque puede haber otras variables, como el ingreso per cápita, el porcentaje de inversión sobre el tamaño de la economía, la seguridad, el grado de transparencia en las decisiones, la calidad de la educación medida por organismos internacionales y otras.

Desde el advenimiento de la democracia en 1983 hasta ahora la pobreza ha crecido significativamente, de cerca del 5 % hasta alrededor de 35 % en la actualidad, con picos que llegaron al 56% de la población en 2002.

Abogados. Este sería el resumen de los resultados de un país, si crece la pobreza estructural, la pobreza como tendencia, vamos mal. En este período también se observa una constante: desde 1983 hasta ahora todos los presidentes fueron abogados: Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rua, Adolfo Rodríguez Saa, Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner. No hubo ningún ingeniero, ningún economista, ningún licenciado en administración o en relaciones internacionales, todos abogados.

Podemos discutir si es mejor una profesión que otra para presidente, lo que no podemos discutir es que deben estar preparados, tanto en el conocimiento de las tendencias internacionales, los negocios y su probable evolución futura, los equilibrios macroeconómicos, las restricciones de los recursos locales y cómo superarlas, las normas y como cumplirlas mejor, la educación del futuro, el ejemplo que todos deben dar , las ciencias y su importancia creciente, las creencias y la religión con su impacto efectivo en el comportamiento de un país.

Tanto deberían saber los presidentes que prácticamente deberían estar preparándose toda la vida para ese cargo. Sin embargo, deben estar durante muchos años tejiendo alianzas, trenzando con unos y con otros, saludando personalmente a unas 200.000 personas, compitiendo en internas que son muy difíciles, y con todo eso prácticamente no tienen tiempo para prepararse y si se preparan, no llegan a presidente, pues la población no los conoce. Este es el drama de la democracia, y no sólo aquí, en casi todos los países, llegan los más arriesgados, los más "políticos", pero no los mejor preparados. Uno de nuestros presidentes recientes al viajar al exterior recién percibió "que el mundo había cambiado enormemente" y sobre todo, comprobó nuestro atraso y localismo exasperantes.

Debemos encontrar la manera de poder elegir presidentes preparados para el cargo. Quizá debería la Corte Suprema definir mejor el concepto de "idoneidad" que figura en la Constitución y determinar si es aplicable a la primera magistratura. A todos aquellos que no tienen nada o casi nada de preparación, pero que están siempre en "política" esta idea no les va a gustar, se van a enojar, pues ellos quedarían afuera, probablemente digan que es discriminación, que lo que interesa es lo que la gente vota, con tal de que el ciudadano a ser elegido cumpla con el requisito de la Constitución de " tener 30 años y haber nacido en el territorio argentino o ser hijo de ciudadano nativo si han nacido en país extranjero".Mientras tanto, sigamos declinando nomás.

(1) Dado que en algunos años anteriores a la organización nacional, los gobernadores de la Pcia de Buenos Aires ostentaban la representación del país, al menos en lo que a relaciones diplomáticas se refiere, los hemos considerado en esos años como primer magistrado. .


¿Llegara el dia que el pais vuelva a tener un presidente que no sea abogado?