Canales populares

Contra el dogmatismo en el marxismo.

“Valor” en Ricardo y Marx (1).




Oscar Braun.
Traducción Alejandro Fiorito.


La resistencia de muchos marxistas hacia la asimilación de desarrollos teóricos de la
llamada “Escuela de Cambridge” y particularmente de la teoría de los precios
desarrolladas por Piero Sraffa(2), puede ser explicada por el hecho que cierta confusión
reina entre el significado de la palabra “valor”, tan usada por Marx en diferentes partes
del Capital, y tan usada por Ricardo en sus Principios. Valor tiene dos significados
básicos: a) la cantidad de trabajo directamente o indirectamente incorporado en una
mercancía; b) el poder de cambio que una mercancía tiene para intercambiarse por otras,
por ej. su capacidad para comprar otras mercancías.

Ricardo desarrolló su teoría del valor como un medio de sostener su teoría del
beneficio. Como fue originalmente presentada(3), la tasa de beneficios de Ricardo es la
relación entre dos cantidades homogéneas (dos cantidades de grano); esto es entonces
determinado sin ambigüedad, dadas las condiciones técnicas de producción y los
salarios reales medidos en granos. Cuando él quiso complicar el modelo, introduciendo
más de un bien, Ricardo necesitó alguna medida que le permitiera tratar a una colección
de objetos heterogéneos como si fuesen un bien homogéneo. Esto debe ser aplicado
antes que la tasa de beneficio sea determinada, cuando las variaciones en la tasa de
beneficio producen variaciones en los precios relativos, siguiendo el bien conocido
“Efecto Ricardo” (cuando la tasa de beneficio sube y los salarios reales caen, los precios
de bienes producidos con una mayor composición orgánica de capital suben -y vv).
Ricardo resuelve este problema usando como una medida del “valor” de las mercancías,
la dada en a). En su modelo, es esencial que la tasa de intercambio de mercancías sea
más o menos correspondida por sus valores relativos; por ej. precios de producción más
o menos correspondidos por los valores. Si los precios no se corresponden a los valores,
por lo menos aproximadamente, su teoría acerca de la tasa de beneficio es
indeterminada; tal vez esta es la razón por que Ricardo, hasta el último día de su vida, se
esforzó para encontrar una perfecta medida del valor (acá la palabra valor significa
precio de producción, o precio “natural” tal como Adam Smith lo llamaba).
Para Ricardo el valor, definido bajo a), no tiene una causa. La cantidad de trabajo
incorporado en una mercancía no es la causa del valor; es solamente una medida que
permite a Ricardo tratar una colección de objetos heterogéneos como si estos fuesen una
mercancía homogénea.





Para Marx el valor significa la definición b) dada más arriba. Entonces, nosotros
debemos encontrar una causa que explique el valor. Esto no significa obviamente que
objetos que tienen valor de “uso”, deben tener valor, por ej. volverse mercancías. El
modo de producción capitalista es la causa del valor (aunque el valor pueda existir en
otros modos de producción); es en el modo de producción capitalista donde los valores
de uso se convierten”…en una inmensa acumulación de mercancías…”.(4) Entonces para
Marx, el valor –la existencia del valor como definida en b)- necesariamente refleja la
dominación de un dado orden de relaciones sociales de producción: primero, la
propiedad privada de capital; segundo la existencia de una fuerza de trabajo libre,
finalmente, todas las demás relaciones sociales que hacen posible la explotación del
poder del trabajo por parte de los capitalistas. Es con este significado que Marx
desarrolla la teoría general del modo de producción capitalista en el volumen I del
Capital.

Marx solo usa la palabra valor como definida bajo a), cuando el discute el valor del
poder del trabajo. Allí, él quiere medir el valor del poder laboral con el fin de desarrollar
la teoría del mecanismo que permite la generación de valor excedente en el proceso de
producción, excluyendo las complicaciones que se desprenden cuando analizamos la
distribución y circulación, las cuales determinan los precios de producción. Muy
naturalmente, él adopta la medida de Ricardo, pero este uso de la medida de Ricardo no
es esencial para sostener la validez de su teoría de la explotación. En efecto, no es
necesario medir el valor del poder del trabajo de esa manera, con el fin de desarrollar la
teoría del surplus-value. Siguiendo el modelo de Sraffa, nosotros podemos imaginar un
sistema económico cuyo producto neto es un vector de bienes salario, y donde cada
componente de ese vector es un múltiplo de la cantidad de cada mercancía que
aparece en la canasta que esos trabajadores en efecto consumen. Si entonces el poder
del trabajo es una mercancía, y por lo tanto tiene un valor como la definida en b), puede
ser comprada por los capitalistas como una fracción del producto neto del sistema. La
medida del valor del poder del trabajo es simplemente una fracción del vector que
constituye el producto neto del sistema; la tasa de plusvalor es justamente uno menos
esa fracción dividido esa fracción(5).

En el volumen II del Capital, cuando él discute el problema de la acumulación del
capital, Marx de nuevo usa la palabra valor como definida bajo a). Acá, este uso es
eminentemente legítimo; en efecto, la cantidad de trabajo incorporado en la producción
de una mercancía es la medida y “causa” de la tasa de transformación física de una
mercancía en otra, en ausencia de cambios técnicos y acumulación. Esta proposición se
mantiene valida, si nosotros incluimos la posibilidad que el cambio técnico existe; pero
el trabajo incorporado en el pasado sobre los medios de producción representan, en
termino del trabajo presente, el monto original incrementado por los intereses
acumulados a una tasa compuesta igual a la tasa de cambio técnico.(6) Si nosotros
analizamos el proceso de acumulación, la tasa física a la cual una mercancía puede ser
transformada en otra es un dato esencial; entonces el valor definido como en a) es un
concepto esencial.

En el volumen III del Capital, Marx discute los precios de producción. Precios de
producción que son la medida del valor como se definió en b). No es esencial en lo
absoluto para las teorías de Marx que la medida del valor b) sea deducida desde el valor
en a); en otras palabras, no es esencial que el “valor” Ricardiano sea el determinante de
los precios de producción (los cuales son la medida del valor marxista). De nuevo, no es
esencial que el valor sea la determinación de la medida del “valor”. De hecho, por
supuesto, Marx pensó que eso era así, por ej. estos precios de producción podían ser
derivados desde el valor. Esto fue mostrado por Sraffa al determinar precio, teniendo
una teoría de los precios y no usar el valor en absoluto; por Medio(7) esos precios pueden,
por lo tanto, ser derivados desde el valor, si introducimos algunas modificaciones en el
esquema de Marx y nos preparamos para seguirlo en un laborioso sistema de
ecuaciones.

¿Qué podemos concluir de todo esto?

Primero, esa definición a) de la palabra valor es esencial en el modelo de Ricardo, pero
no es nada importante en la teoría general de Marx, acerca del modo de producción
capitalista, donde es usada con la definición b).

Segundo, la definición a) es importante en cualquier modelo de acumulación y en ese
contexto, Marx lo usa adecuadamente.

Tercero, la definición a) no es realmente importante en una teoría de los precios de
producción, y aquí Marx trata incorrectamente de derivar precios d producción desde
valores, pero: I. él correctamente da el concepto de precio de producción, como el
precio que cubre el total del costo de producción, incluyendo el costo del promedio de la
tasa de ganancia de los capitalistas; II. su incorrecta derivación de precios de valores
puede – si uno insiste en hacer algo que como quiero mostrar no es muy importante -ser
corregida, como Medio lo hace, usando el desarrollo analítico de Sraffa.

Qué puedo decir en esta breve nota que no sea totalmente controversial; dicho quizá en
otras palabras, por varios autores y notablemente por Joan Robinson.(8)
Por alguna razón, sin embargo, muchos marxistas consideran estos argumentos heréticos. Puedo verlos,
sin embargo, como un primer paso hacia la liquidación del dogmatismo que ha hecho
mucho daño al marxismo; una precondición para el total desarrollo de la única Teoría
General que cuenta para el funcionamiento del modo de producción capitalista. Es mi
esperanza que esta pequeña nota pueda contribuir a la lucha contra el dogmatismo.


Notas:

1 Traducido de la New Left Review I/99 septiembre-octubre 1976
2 Piero Sraffa, Producción de Mercancías por medio de Mercancías, Cambridge 1963.
3 David Ricardo, “An Essay on the Influence of a Low Price of Corno n the Profits of Stock”, Volume IV
de Ricardo´Works, edited by Piero Sraffa, Cambridge 1966
4 Marx, Capital, Volume I, Moscu 1974, p.43
5 La idea presentada en este parágrafo fue desarrollada en el Apéndice B de mi libro Comercio
Internacional e Imperialismo, Buenos Aires 1973
6 Este punto fue también desarrollado en el apéndice referido.
7 A.Medio, “Profits and Surplus Vales: Appearance and Rality in Capitalist Production” ; in E. K. Hunt y
J. G. Schwertz (edistores), Acritique of Economic Therory, London 1972. Tisarticle, apart form discussing the problem of the transformation of values into prices, contains a brilliant análisis of the role
of the concept of value in Marx´s theories.
8 Ver, por ej. su articulo “ La Teoría del Valor Reconsiderada” en J.Robinson,Collected Economic Papers
IV, Oxford 1973
0No hay comentarios