Default y Fondos buitres, resumido en este post.

BIENVENIDOS



¿Qué es un fondo buitre?

"Fondo buitre" o "holdouts" son empresas o grupos de inversores que se dedican a comprar acciones o deuda de empresas o países que están por ir a la quiebra (o entrar en default, en el caso de los países).
Suelen comprar por un precio reducido del valor nominal y después reclaman ante la justicia para cobrar la suma completa.




¿Por qué se llama fondo buitre?

Porque esperan la quiebra de las empresas -o la cesación de pagos de los países- para cobrar, como los buitres que planean alrededor de la víctima esperando que mueran para comérsela. En Argentina, el primero que usó el término fue el ministro de Economía Domingo Cavallo en diciembre de 2001, cuando anunció el llamado "corralito". El funcionario acusaba a los "buitres" de querer "derrotar a la Argentina" y lograr la devaluación.



¿Cómo opera un fondo buitre?

La mayoría de los acreedores de un país espera a que su gobierno proponga una reestructuración para poder cobrar aunque sea una parte de lo prestado.
Los fondos buitre, en cambio, compran esa deuda a un porcentaje mínimo del valor original (15 ó 20 por ciento) y esperan la cesación de pagos. Después reclaman ante la justicia para que se ordene el pago del cien por ciento del monto original.




¿Quién es Paul Singer?



Paul Eliott Singer tiene 69 años y es el fundador de Elliott Management Corporation, dueña de NML Capital Limited, un fondo basado en las Islas Caimán.
En 2002, después de que Argentina entrara en default, compró bonos de deuda por 630 millones de dólares, pero pagando nada más 48 millones, es decir, alrededor del 7 por ciento de su valor. Desde entonces, reclama ante la justicia de Nueva York para que Argentina pague la suma completa de la deuda, con intereses.





¿Cuánto debe la Argentina?

El 23 de diciembre de 2001, Argentina entró en cesación de pagos de su deuda, que ascendía a 144.000 millones de dólares. En 2005 abrió el "canje de deuda", para reestructurar los pagos a sus acreedores, con quitas de hasta un 70 por ciento. El canje se reabrió en 2010 y en total el 92,4 por ciento de los bonistas eligieron reestructurar su deuda. El 7,6 por ciento restante reclama ante la justicia por al menos 12.000 millones de dólares .



¿Quién es Thomas Griesa y por qué maneja el caso de la deuda?



Thomas Poole Griesa tiene 83 años y es el juez federal de la corte del distrito sur de Nueva York. Maneja el caso de la deuda argentina porque los bonos de deuda que reclama Paul Singer se emitieron en esa ciudad en 1994.
El 23 de diciembre de 2012 ordenó que Argentina pague 1.300 millones de dólares a Paul Singer. Argumentó que no pagarle violaba la cláusula "pari passu" (del latín, con igual paso), que exigía que se trate por igual a todos los acreedores.




¿Y qué hizo Argentina?

El gobierno llevó el caso a la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito, que respaldó el fallo de Griesa. Luego apeló el caso ante la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, con un gran respaldo internacional, incluso del gobierno de Barack Obama. El 16 de junio de 2014, la Corte rechazó el pedido de tomar el caso, por lo que quedó firme el fallo original de Griesa que ordena pagarle a los buitres.



¿Quién es Daniel Pollack?



Es el abogado designado por Griesa como mediador entre los representantes argentinos y los fondos buitre. Su tarea como "Special Master" es lograr un acuerdo entre las partes para que se concrete el pago.



¿Por qué Argentina no quiere pagar?

Porque el fallo abre la posibilidad de que los otros holdouts reclamen el total de lo que se les debe, unos 12.000 millones de dólares.
Además, el gobierno asegura que pagar la suma completa a los buitres dispararía la cláusula RUFO (Rights Upon Future Offers o derecho a futuras ofertas) del canje de deuda. Es decir, permitiría al 92,4 de los acreedores que entraron al canje de deuda, reclamar la suma original, sin descuentos, de alrededor de 120.000 millones de dólares.




¿Qué pasa si pagamos?

Algunos especialistas creen que el pago a los buitres, por venir de una orden judicial, no es "voluntario" y no activa la RUFO. Pero aún así, las reservas del Banco Central son de alrededor de 29.000 millones de dólares. Pagar lo que piden a todos los buitres dejaría esa cifra en un nivel crítico.



¿Estamos en default?

Depende de a quién le preguntes. Argentina tenía que pagar un vencimiento de deuda de 832 millones el 30 de junio, con período de gracia hasta el 30 de julio. Pero Griesa ordenó bloquear los pagos hasta que no se arregle la deuda con los buitres. El 4 de agosto permitió "por única vez" un pago de intereses a bonistas, pero el resto de los fondos siguen bloqueados. Así, Argentina queda en "default selectivo" o parcial, ya que aún puede pagar a los acreedores con acuerdos fuera de la jurisdicción de Nueva York.



¿Cuál es el plan del gobierno?

El gobierno asegura que tiene voluntad de negociar con los buitres, pero es una negociación difícil: los holdouts reclaman la suma completa y el gobierno se niega a pagar más que lo que se acordó en el canje de deuda.
Circuló el rumor de que un grupo de bancos argentinos, nucleados en ADEBA, planeaba comprar la deuda a los buitres por 1.600 millones y diferir el pago hasta enero de 2015, cuando vence la cláusula RUFO. Pero el "plan de los bancos" hasta ahora no avanzó. Por lo pronto, el gobierno intentará pilotear los cuatro meses que quedan hasta que venza la RUFO, haciendo un esfuerzo para minimizar el efecto de la crisis.