Check the new version here

Popular channels

diálogo intercapitalista y la Carta Democrática


¿Por qué "Venezuela" no se retira de la OEA? Porque necesita de la Carta Democrática en caso de producirse una “ruptura institucional”  a favor del socialismo, en caso de que se produzca un golpe de timón verdadero, chavista y socialista. Si admitimos que el diálogo con la oposición, que ahora apoya y alimenta el gobierno de los Estados Unidos, se da entre partes que pulsan dentro del mismo capitalismo, uno pitiyanki y el otro más “plurinacional”, esto tiene sentido. Una idea que escuché en el Arado y el Mar: la MUD hace de policía malo junto a Almagro, y el grupo de diálogo hace, junto con el resto del mundo, de los policías buenos. Pero todos trabajan para conjurar el fantasma del socialismo, del chavismo chavista en Venezuela, y suenan la campana de advertencia  a los pueblos y gobiernos del continente que pretendan ir más allá de los límites de la democracia burguesa y de la socialdemocracia con sus revoluciones sociales o socialistas, si los hubiera.
Hasta ahora el gobierno de Maduro propone el diálogo con la excusa de resolver conflictos dentro de la Paz. Pero se trata de una paz donde la injusticia social y la desigualdad quedan intactas. La paz del amo con el esclavo, la paz de la tripartita, de la democracia representativa, de las diferencias, de las hegemonías y de los privilegios, sin lucha de clases. El gobierno busca prolongar su presencia en el poder, sobre el escenario de un posible pacto entre intereses capitalistas y negar los intereses de clases.
El diálogo parece una iniciativa del gobierno pero no lo es. Es el límite a donde fue arrinconado y obligado para negociar su permanencia en el mando. Tenemos la sensación de que es un diálogo concertado con antelación al show de la solicitud del referéndum y de la Carta Democrática. Todo ha sido muy natural. Se reúnen con Zapatero, quien fue otro ser “maldito” para la alta dirigencia madurista. Y el diálogo comienza en la casa de Cisneros en Santo Domingo con un grupo de ex presidentes y de adecos fascistas conocidos. Hasta que el diálogo fue bendecido por EUA y fueron sustituidos los actores por Shannon, el diablo en persona (“el presidente Maduro se ha reunido con Shannon en no menos de cuatro oportunidades”, dicen por ahí). ¿Qué se negocia? 1.-  La libertad de Leopoldo López (Ya fue visitado por Zapatero, después de la reunión de la ministra con Kerry); 2.- el referéndum revocatorio; y nosotros creemos que la apertura petrolera y Minera, no en vano la reunión ha sido siempre en la casa de Cisneros, y  el joven Oswaldo Cisneros es el presidente de la Cámara Minera de Venezuela. Creemos que en el diálogo EUA intentará “liquidar” todo lo que quede de socialismo en el gobierno y en el país, de una vez por todas. Y si no pudieran, vendrá el gran golpe, el cual se dará de cualquier forma. Desde este punto de vista no es descabellado lo dicho por Juan Barreto, de que se está negociando la salida del presidente por debajo de cuerdas, que sería una de las formas más económicas y pacíficas del golpe.
Cuántas veces no se ha dicho en Venezuela que la OEA es el ministerio de colonias del Imperio, que no sirve, o que sirve a los intereses del imperio. Perdimos la cuenta de las veces. ¿Por qué la OEA se nos hace mala unas veces y en otras no lo es; una vez es el mismo ministerio de colonias (que denunciara Oswaldo Dórticos cuando fue expulsada Cuba de la organización)…,  y de pronto, resulta que ahora, es buena? Si la diplomacia del gobierno fuese consecuente con sus juicios y declaraciones políticas Venezuela ya se hubiera apartado de la organización a estas alturas del año, o del conflicto. Esa conducta oportunista no se corresponde con una nación soberana y digna que sabe lo que quiere, pero sí con un gobierno débil, decadente, que no sabe para dónde va.
Ahora mismo este gobierno necesita de la OEA para negociar cualquier cosa con el Imperio, lo que sea, pero que no se permita un golpe militar de izquierda o socialista. No habrá golpe de la derecha, porque Estados Unidos nos los garantiza, es decir lo garantiza. Pero tampoco lo habrá de izquierda, porque el gobierno invocaría la Carta democrática en la OEA, la cual le es muy útil en este momento de diálogo intenso con todos los agentes del capitalismo, y del imperio (¡El Grupo de Boston ha vuelto!, investigen en internet sobre Grupo de Boston).
El diálogo es, en resumen, una manera de impedir que se echen atrás todos los avances del capitalismo alcanzados en estos tres ultimo años sobre lo construido por Chávez: el abandono de las empresas socialistas y de la conciencia socialista del deber social, el regreso del control capitalista de la economía en general, la restitución de tierras y empresas expropiadas, la apertura petrolera con control de las empresas asociadas, el regreso de la petrolera  Shlumberger y de la empresa minera canadiense Gold Reserve,  el abandono gradual de la memoria de Chávez y de las ideas de socialismo y el haberlo permeado de calumnias en las escuelas, en las universidades, en el ejército y en la población en general, la entrega al esquema comercial y cultural capitalista de la televisión (Tves…), etc. Nada de eso se debe revertir ahora, y para esto el gobierno tiene un seguro importante en la Carta Democrática, la cual invocaría el mismo presidente en defensa de la “democracia” y la “paz”, cuando se vea amenazado su gobierno por el chavismo o por un golpe de timón chavista que reclame socialismo para el país.
Todo esto tiene mucho sentido para nosotros, si no, no lo señaláramos. En este momento denunciar una conspiración sobrepasa lo que es evidente y está a la vista (a saber, la conspiración grosera y descubierta hace tiempo de la derecha, de los capitalistas nacionales y del imperio, la manipulación mediática, Allup, Obama, Mendoza, el otro, la otra...etc.). Denunciar una conspiración implica revelar sin ambages lo que han estado haciendo en el gobierno desde hace tres años. El juego conspirativo contra el socialismo y contra Chávez, organizado por la socialdemocracia reformista interna, desde el mismo gobierno y del mismo partido, y que ahora, arrinconados en el diálogo, se ven obligados a completar,  acabando con el socialismo, calumniando al socialismo,  borrando la memoria de Chávez y su pensamiento, arrasando a su ejército y derramando sal a la tierra desbastada.
0
0
0
0
0No comments yet