About Taringa!

Popular channels

Diversidad en el consumo

Por Griselda Vega, Redacción Énfasis Alimentación Latinoamérica

En los próximos cinco años se prevé un crecimiento de la comida empacada en los países emergentes, aspecto que abordará Sean Kreidler de Euromonitor International en el FTS&Expo México 2014.



En los próximos cinco años se prevé un crecimiento de la industria de comida empacada de 1 billón de dólares, del cual se estima que el 80% provendrá de los países emergentes. Es importante destacar que en 2016 el valor de ventas en estos países sobrepasará las ventas en los países desarrollados por primera vez, destacando la fuerza de este cambio. Sobre estas cuestiones se explayará Sean Kreidler, Research Manager para Latinoamérica de Euromonitor International, en su conferencia: Alimentos y Bebidas ¿hacia dónde va el mercado mundial?, durante el Food Technology Summit & Expo México 2014, que se llevará a cabo los días 1 y 2 de octubre en el Centro Banamex de la Ciudad de México.

Debido a los impresionantes y sostenidos crecimientos de las economías emergentes durante los últimos años, el estilo de vida de mil millones de personas ha cambiado. Los hábitos de consumo y el consumo de comida empacada han experimentado grandes cambios también. Ahora más que nunca los países emergentes presentan las mejores oportunidades para crecer. Como un componente integral de esta tendencia, América Latina está posicionada como una de las regiones más dinámicas del mundo.

Entre 2003-2013 las ventas de la industria global de comida empacada aumentaron casi un billón de dólares, pasando de 1,4 a 2,3 billones de dólares. Durante el mismo periodo, el mercado de América Latina creció a un ritmo más de dos veces más rápido que el promedio global: desde US$135 mil millones a US$315 mil millones. Históricamente los países desarrollados eran quienes definían las tendencias y quienes originaban la mayor parte de la facturación de la industria. Sin embargo hoy día son los países emergentes los que ofrecen las mejores perspectivas para el desarrollo y atracción de capital de inversión.

MÁS FUERTE QUE NUNCA

En los últimos años los países emergentes han ganado mucho terreno en términos de nivel de consumo, en comparación a los países desarrollados. La crisis financiera de 2009 fungió como punto de inflexión. Mientras que las economías de los países desarrollados sufrían, y aún hoy en día muchas continúan estancadas, los países emergentes, que incluyen toda la región de América Latina, sobrevivieron y siguen en su fuerte trayectoria de desarrollo.

Las ventas de comida empacada reflejan esta tendencia. En el 2003 sólo 26% de las ventas globales de comida empacada venían de países emergentes. Justo después de una década, en el 2013, esta proporción llegó al 44% del total. Los buenos e impresionantes resultados de las economías emergentes han resultado en una mayor proporción de ingresos disponibles y una mejor calidad de vida para la mayoría de sus habitantes. Todo esto a su vez se traduce en mejores perspectivas para la industria, así como una mayor canalización de capital extranjero de inversión hacia los países emergentes.

FACTORES PARA CRECER

Diversos factores socio-demográficos ayudan a impulsar el reciente desarrollo y cambio a favor de los países emergentes, incluidos entre ellos varios mercados latinoamericanos. En primer plano se encuentran las rápidas tazas de urbanización que experimentan la mayoría de los países de América Latina. El apresurado ritmo de vida asociado con la modernización, la urbanización y el crecimiento económico acelerado reduce significativamente el porcentaje de tiempo que los hogares pueden dedicar a la preparación de comidas caseras.

De la misma manera, la participación laboral de las mujeres suele ser más elevada en las grandes urbes y se encuentra normalmente vinculada a sectores de actividad con horarios de trabajo rígidos que limitan el tiempo que las mujeres pueden destinar a cocinar. La mayor participación de las mujeres en el mercado laboral lleva así cambios en el estilo de vida de las familias quienes buscan productos que faciliten la preparación de la comida.

Gracias al reciente crecimiento económico que han observado los países emergentes, su población cuenta con un nivel de ingreso disponible más alto que permite un mayor consumo. El proceso de crecimiento económico de las economías emergentes ha permitido la expansión de la clase media, lo cual a su vez asegura una base de consumo más amplia, exigente e informada, que ayuda a definir las tendencias globales.

Más allá del crecimiento económico generalizado y su distribución, algunos factores sociodemográficos han impulsado el crecimiento de la clase media. Entre ellos se encuentran el aumento en la proporción de hogares preceptores de doble ingreso, el aumento en las tasas de divorcio y la postergación del matrimonio y de la decisión de tener hijos. Todos estos fenómenos incrementan el número de hogares uni- y bi-personales que gozan de mayores niveles de ingreso disponible para probar nuevos productos.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

A pesar de las buenas perspectivas para América Latina, no se debe asumir que las ventas futuras serán fáciles de alcanzar. Es importante que los fabricantes consideren estratégicamente cómo adaptar y posicionar su oferta de productos para lograr, no solo un mayor volumen de ventas durante un contexto coyuntural favorable, sino también para enriquecer la percepción de sus marcas y productos entre una creciente base de consumidores joven y emergente.
Los productos de comida empacada tienen gran potencial para crecer, ya que ofrecen al consumidor la conveniencia que necesita para adaptar sus hábitos de consumo de alimentos a un estilo de vida más acelerado y dinámico. A su vez, los productos saludables y fortificados responderán a la demanda de consumidores que valoran la calidad nutricional de los productos que consumen.

Es importante recordar que a pesar de las similitudes entre los países emergentes, ningún país o consumidor es igual, por lo que la oferta de productos debe adaptarse a las preferencias, necesidades y particularidades del consumo local. La diversidad del consumo no es solo visible entre países sino también dentro de un mismo país. En especial, en América Latina, el estilo de vida, los hábitos y las capacidades de consumo de los habitantes difieren de manera importante no solo entre regiones sino también entre estratos sociales. Así, es importante definir detalladamente el perfil del consumidor a quien se desea ofrecer un producto, no solo en términos de nacionalidad sino también a través de factores como educación, edad, ingreso per cápita, etcétera.

La práctica simplista de traducir la etiqueta de una marca internacional al idioma local para venderla con éxito en nuevos mercados hoy en día no necesariamente funciona. Los consumidores más ricos, además de gozar de un alto poder adquisitivo, están mejor informados por lo que exigen productos exclusivos y personalizados que se adapten a sus gustos, estilo de vida y cultura. Las redes sociales son buenas plataformas para promover los productos, pero también son las herramientas preferidas de los consumidores para llamar la atención a un producto engañoso o a una campaña inoportuna. Asimismo, decir que un producto es saludable no es suficiente tampoco.
Los consumidores de las economías emergentes son consumidores cada vez más informados y conectados por lo que cualquier alusión al contenido y valor nutricional de un determinado producto debe de probarse factualmente.

BUENAS PERSPECTIVAS

Prevemos una expansión de la industria de comida empacada durante los próximos años. El cambio en importancia de las economías emergentes para la industria continuará, con el rápido crecimiento en los emergentes supliendo al de los países desarrollados. En los próximos cinco años se prevé un crecimiento de 1 billón de dólares del cual se estima que el 80% provendrá de los países emergentes. Es importante destacar que en 2016 el valor de ventas en países emergentes sobrepasará las ventas en los países desarrollados por primera vez, destacando la fuerza de este cambio.

América Latina presenta muchas buenas oportunidades de crecimiento para la industria de comida empacada. Para el 2018, América Latina compondrá el 16% de las ventas globales, mientras que en el 2008 fue el 11%.Con el crecimiento de la clase media emergente y el progreso en sus estándares de vida, la población será más exigente. Inversiones por parte de empresas regionales y multinacionales asegurará que la competencia sea intensa en cada mercado. Gracias a su fuerte trayectoria y al desarrollo económico sostenido de diversos países de América Latina, la región presenta grandes oportunidades de crecimiento y dinamismo.

Acceda a la página web del evento para ver todos los detalles de los speakers, Summit, Conferencias Gratuitas de Innovación Alimentaria.

Si desea escuchar esta conferencia, ¡Inscríbase ahora mismo y obtenga un 40% de descuento! Aproveche este beneficio limitado. Visite: www.foodtechnologysummit.com

Para mayores informes:
+52 (55) 5605 1777 Ext. 113
[email protected]
0No comments yet
      GIF