Popular channels

El canal de Panamá

EL PASO DE UN SIGLO


El 15 de agosto se cumplieron 100 años desde que el canal de Panamá unió los océanos Pacifico y atlántico.
Un clic. Solo un suave golpecito en el mouse abre las compuertas de 700 toneladas que resguardan las esclusas de Miraflores, que conforman la imponente puerta de ingreso desde el Océano Pacifico para que grandes embarcaciones puedan cruzar por el lago Gatún hasta el Atlántico. El recorrido del canal de Panamá empieza en esta especie de circuito de ascensores acuáticos.
“Aquí el tiempo es dinero”, sostiene Bernardino detrás de las 14 pantallas que controlan las válvulas de agua que deberán llenar cada cámara, así como las compuertas. Es preciso tener mucha concentración. Un descuido podría causar una catástrofe. En el peor de los casos, una inundación y una demora considerable.
“Inténtelo usted”, dice Bernardino señalando el mouse.
“¿Yo?”, respondo al hombre de 59 años, operario en este lugar durante las últimas dos décadas.
Y asi´, bajo su supervisión, contribuye con un clic al comercio internacional y los US$ 2 billones anuales que aporta el canal, directa o indirectamente, a la economía panameña
A LA CABEZA
La tecnología computarizada es algo relativamente nuevo en la torre de mando. Hasta el 2005, las esclusas se manejaban manualmente mediante un sistema electromecánico. La mesa repleta de palancas que usaron desde 1914, cuando el canal empezó a funcionar, se conserva como adorno.
Ahora mismo hay dos personas a cargo. Los operarios se distribuyen en turnos, con horarios de día o noche, puesto que el canal trabaja las 24 horas. Bernardino cuenta que su labor se hace más difícil en las madrugadas, cuando lo asalta desprevenido el sueño. Sin embargo, se anima repitiéndose: ”lo que me gusta de trabajar aquí es el reto”.
El 15 de agosto se cumplieron 100 años de la puesta en marcha del canal de Panamá, la obra viva más grande del mundo. Así funciona su “cerebro” un siglo después.
1999, AÑO DE SOBERANIA
El viejo gigante no solo ha debido mantenerse vigente ante la modernidad y las exigencias del mercado mundial. También ha sobrepasado cambios complejos y largos en su historia. Para empezar, su propia realización.
La obra inició en 1880 liderada por Ferdinand de Lesseps, famoso por haber realizado otra de las más ambiciosas obras de ingeniería de la época: el canal de suez, encargado de unir el mar rojo y el mediterráneo.
Hasta 19 mil hombres cavaron por cumplir el sueño de unir los dos océanos que bañan las Americas. Lamentablemente, ocho años después este se paralizo debido a problemas financieros y enfermedades. Esto hasta 1904, cuando los estadounidenses tomaron la posta e hicieron el Canal de panamá una realidad (como dato, se extrajo ms de 183 milones de m3 de tierra durante las excavaciones).
Durante 85 años Estados Unidos permaneció como administrador del canal y sus zonas aledañas. Panamá reclamo durante buena parte del siglo XX sus derechos. En 1977 se dio el primer paso. Los tratatos Torrijos Carter trazaron un proceso de transición para su devolución. Por fin de 31 de diciembre de 1999 Panamá celebro ante el mundo su soberanía nacional.
Es estos 14 años el país centroamericano ha recibido casi diez veces mas beneficios económicos que en todo el periodo estadounidense. ”El canal ha aportado a Panamá US$ 10.5 billones, a diferencia del periodo norteamericano en el que solo se entregó US$ 1.8 billones”, puntualiza Francisco Miguez, Vicepresidente Ejecutivo de Finanzas y Administración de la Autoridad del canal de Panamá (ACP). Algo que ha influido la autoestima de la nación.
Unos 700 mil barcos han transitado por el e canal de Panamá desde su inauguración en 1914. Han dejado boquiabiertos a los visitantes que llegan de todas partes del mundo, al igual que los buques, para ver desfilar todas aquellas moles cargadas de contenedores y recordar que alguna vez la mano del hombre venció a la naturaleza.
Las esclusas durante 50 minutos a una hora y veinte dan un espectáculo. Funcionan comop ascensor, pero de 52 millones de galones de agua, y elevan cada embarcación 26 metros sobre el nivel del mar para que este navegue a lo largo del lago Gatún. Luego, al llegar al océano del otro lado, vuelven a bajarla para que continúe su recorrido.
El reto que llega con el centenario es la culminación de ampliación que comenzaron en el 2007. Al finalizarse habrá nuevas rutas y podrán cruzar el istmo de Panamá barcos mas grandes llamados Neopanamax. “Asimismo, los aportes el tesoro nacional se triplicarían para el 2025”, recalca Miguez.
A principios de año la suspensión de estos trabajos estuvo de empañar la fecha conmemorativa. El consorcio constructor Grupo Unidos por el canal (GUPC) anuncio altísimos costos, US$ 1.600 millones mas de lo pactado originalmente, que fue 5 billones. Finalmente, se llegó a un acuerdo. Las obras continúan, aunque no se sabe exactamente cuando acabarán. Si en octubre, como era lo que se suponía, o ya en el 2015.
Por el momento, en el centro de observación de la Ampliacion del canal en Colón avanzan los trabajos del lado del océano Atlantico. De lejos se perciben pequeños hombrecitos andando entre camiones, retroexcavadoras y demás maquinaria haciéndose cargo de este Gulliver expuesto para curiosos y turistas.
CARGA PESADA
Para llegar al área operativa de las esclusas de Miraflores hay que cruzar por la parte superior de las compuertas, a través de un estrecho camino de unos 50 cm. Y protegido por barandas.
0
0
0
0No comments yet