El dólar blue no es el problema, el dólar oficial, sí



Por Tomás Bullat