Canales populares

¿Es NEM el nuevo Ethereum?


Ethereum es la criptomoneda más utilizada después del bitccóin y la única que le hace sombra con la segunda mayor capitalización bursátil en el mercado, además de un crecimiento vertiginoso en el último año. Ethereum tambien es una plataforma descentralizada y de código abierto basada en Cadena de Bloques o Blockchain que permite la creación de contratos inteligentes entre pares.

Una de las razones de su éxito radica precisamente en los protocolos de contrato inteligente, debido a que estos facilitan la negociación de contratos al contribuir con la verificación del cumplimiento de los acuerdos, los cuales se consideran legalmente vinculantes y libres de lagunas legales como es usual en los contratos escritos convencionales.

Una cantidad importante de criptomonedas han construido sus estructuras de funcionamiento en contratos inteligentes, entre ellos destaca el Dapss o Aplicación Descentralizada. Sin embargo, todavía hay quienes se preguntan si Ethereum es realmente descentralizado o hay mejores formas de escribir aplicaciones de Blockchain.

NEM (New Economy Movement) es un buen ejemplo de ello. El sistema de Activos Inteligentes de NEM permite a las empresas personalizar y diferenciar fácilmente su tecnología blockchain para sus necesidades comerciales. La implementación de la tecnología de Cadena de Bloques debe hacer frente a dificultades como la incompatibilidad que a menudo se presenta con las redes de pago existentes. Esto influye en la aceptación de las empresas hacia esta tecnología, ya que el cambio de infraestructuras anteriores por las nuevas puede ser complicado y costoso, algo que aleja a una cantidad importante de empresas e inversores.

Por el contrario, la arquitectura de NEM permite una amplia gama de personalización, incluida la capacidad de hacer que una Cadena de Bloques sea abierta y descentralizada, con la opción de que sea libre o privada. Esto apunta a simplificar las complicaciones propias de la adaptación a la tecnología de Cadena de Bloques y a facilitar el proceso y hacerlo más accesible a los potenciales inversores y usuarios.

En otras palabras, NEM es más rápido, económico y sencillo de utilizar, a pesar de que Ethereum tenga aún a su favor la capacidad de presentar una mayor gama de posibilidades en el diseño de aplicaciones descentralizadas y personalizadas. No obstante, cuando se habla de velocidad Ethereum ejecuta hasta 20 transacciones por segundo, en comparación NEM, que corre sobre el software Catapult, realiza hasta 4 mil en el mismo período de tiempo.

Aún así, otro tema a tomar en cuenta cuando se sopesan ambas opciones es la dificultad que atañe escribir aplicaciones de administración de datos a prueba de fallos o exploits, lo que implica tiempo. NEM tiene un conjunto de aplicaciones de administración de datos integradas directamente con el cliente llamadas Activos Inteligentes, cuya principal propiedad es brindar ligereza y velocidad a la Cadena de Bloques. Estos activos permiten crear registros de datos, tokens, criptogramas y sistemas de votación. Al mismo tiempo, NEM permite hacer transacciones con su criptomoneda (o token) llamada XEM. El nano wallet (monedero virtual) de esta criptomoneda funciona en todo tipo de dispositivos y es instalable en todos los SO conocidos.

Esta plataforma también ofrece la posibilidad de diseñar cuentas con múltiples firmas, establecer dominios online, registrar bienes o propiedades y negociar con las mismas, con el respaldo que otorga la transparencia de la Cadena de Bloques que no permite modificar las transacciones realizadas. Asimismo, NEM admite la elaboración de criptomonedas o tokens propios sin tener conocimientos de programación.

El algoritmo de NEM utiliza el principio de Prueba de Importancia (POI, Proof of Importance) y no el conocido Prueba de Trabajo (POW, Proof of work). Este algoritmo da importancia al uso que se haga de la plataforma por encima del gasto energético y de recursos que exige el minado POW. Esto conlleva una diferencia fundamental en cuanto al minado de la criptomoneda, por cuanto no se recompensa a la potencia de minado sino a la participación en las transacciones de la misma.

El ecosistema Ethereum sigue siendo el más grande y se seguirá adaptando a una gran cantidad y variedad de proyectos, mientras NEM significa un paso adelante en cuanto a funcionalidad en la Cadena de Bloques y en el mundo de las criptomonedas, entonces es una alternativa muy válida a los Contratos Inteligentes al facilitar el acceso a la tecnología Blockchain a sectores más grandes, tanto privados como públicos.
1Comentario