Check the new version here

Popular channels

Gracias macri: Almidoneras dejarán de comprar mandioca

Almidoneras dejarán de comprar mandioca si no levantan las importaciones




Desde las principales empresas del ramo afirmaron que no pueden competir con la fécula que ingresa desde el Sudeste asiático y Brasil. Afirman que los depósitos están colmados de materia prima y las ventas están prácticamente paralizadas. Advierten que los productores se quedarán sin opciones para colocar su producto.

La apertura de las importaciones de fécula de mandioca redujeron casi a cero las ventas de las fábricas locales, según afirman desde ese sector. Como consecuencia, los industriales anticiparon que en menos de un mes dejarán de comprar materia prima a los productores. Aseguran que formularon los reclamos correspondientes al Gobierno nacional, pero desde esa órbita les anticiparon que no habría cambios.

La industria local enfrenta un serio problema de competitividad, ya que en las condiciones actuales necesitarían cobrar como mínimo 9 pesos por kilo de producto elaborado, mientras que el producto importado puesto en Buenos Aires entra a 7 pesos por kilo o menos.






La crisis afectó directamente a los productores, ya que actualmente están cobrando alrededor de 4 pesos por cada kilo de almidón que se obtiene de la mandioca que entregan, mientras que hace dos años cobraban 6 pesos y en 2013 llegaron a cobrar 8 pesos.

Lejos de presagiar una mejora, el panorama actual es de total paralización lo que dejaría a los productores sin ninguna alternativa para colocar su materia prima.

En los últimos años, salieron de las chacras de Misiones un promedio de 65 millones de kilos de raíces de mandioca por año, con las que se elaboraron de 15 millones de kilos de fécula anuales que fueron destinadas abastecer el mercado nacional. Desde el sector ya anticiparon que si no se cierran las importaciones dejarán de producir para convertirse también en importadores.

Los conflictos por las compras de fécula producidas en el extranjero no son nuevos. El sector logró una rápida reactivación desde 2003 en adelante gracias a la caída de la convertibilidad, pero fue perdiendo competitividad frente a la oferta de otros países conforme la cotización del dólar se retrasaba, proceso que se pronunció a partir de 2008.

Pese a la pérdida de la competitividad cambiaria, el sector logró durante los años posteriores mantener un nivel de ventas que, a pesar de algunos altibajos, le permitió mantenerse activo y dar una alternativa de producción a los colonos, al menos hasta fines del año pasado. La clave en ese período fueron los controles a las importaciones aplicados primero por el secretario de Comercio Interior de la Nación, Guillermo Moreno, y luego por su sucesor, Augusto Costa.

Con el cambio de gobierno a escala nacional, también cambiaron las políticas en relación a la protección de la producción nacional. Los productores de mandioca y los industriales de ese rubro aparecen entre las primeras víctimas del nuevo escenario político y económico.
[/img][/img]
0No comments yet