¿La clase media debe mantener a los vagos?

¿Los trabajadores deben pagar impuesto a las ganancias?





Para cualquiera con un mínimo de razonamiento lógico, el impuesto a las ganancias es un tributo que pagan los empresarios proporcional a lo que ganan.

Pero en la Argentina los ricos casi no pagan, mientras que los impuestos caen sobre los trabajadores. Y no sólo el IVA. Increíblemente, también el impuesto a las ganancias. Porque en nuestro país, si alguien es un especulador financiero y ganó un millón de dólares en la Bolsa no paga nada, está “exento”. En cambio, si es un trabajador que cobra un salario, probablemente esté alcanzado por el impuesto.

El mínimo no imponible

En él están incluidos los trabajadores autónomos y en relación de dependencia. Toda persona que gane más de un mínimo, llamado “no imponible”, paga ganancias. Cualquiera podría pensar que nos referimos a profesionales independientes que ganan fortunas, o a asalariados que cobran sueldos excepcionales (como gerentes de empresa, por ejemplo).

Pero resulta que cada vez más trabajadores de ingresos medios están alcanzados por el gravamen. Los petroleros, que vienen luchando, son una prueba. Todo comenzó a fines de 1999, cuando la Alianza debutó con un impuestazo que redujo los montos no imponibles. A partir de ese momento un trabajador especializado, o que hiciera muchas horas extras, podía sufrir una reducción en su salario.

Esto empeoró con la devaluación y la inflación. Cuando los trabajadores, a partir de fines de 2004, comenzamos con nuestras luchas a recuperar algo del valor perdido de nuestros salarios, muchos empezaron a “pasar” el mínimo y sufrir descuentos por el impuesto.

Un trabajador con un ingreso medio pierde entre medio y un sueldo por año.

El salario no es ganancia

Cada vez la plata alcanza menos. Pero increíblemente cada día pagamos más impuesto “a las ganancias”. A fines de la década del 90, un empleado con una familia tipo que obtenía un ingreso de once veces y medio del salario mínimo no pagaba el impuesto. Hoy, un trabajador que cobra tres veces y medio ese salario, sufre el descuento. El abogado de la CGT, diputado Héctor Recalde, señaló: “El trabajador con relación de dependencia no tiene que tributar impuesto a las ganancias, porque el ingreso que recibe es por entregar su fuerza de trabajo”. Correctísimo: lo que cabría preguntarse es qué piensa hacer la CGT para que este planteo se cumpla.