La falta de rigor de los medios: No hay default