Canales populares

Los mejores gadgets del MWC 2015

La feria de Barcelona deja, un año más, importantes dispositivos que marcarán tendencia. Samsung Galaxy S6, uno de los móviles estrella, se estrenó con gran expectación, mientras que otros fabricantes lanzaron actualizaciones de algunos de sus productos...



El nuevo Samsung Galaxy S6 es, en efecto, un terminal elegante, muy en la línea de los anteriores Alpha y Note 4, que estrenaron las primeras carcasas metálicas de la firma coreana y que tan buenas críticas han cosechado desde su lanzamiento. Peron el protagonista son las curvas. El nuevo terminal cuenta con un chasis unibody que le da consistencia y el plástico, por fin, ha sido sustituido por materiales mucho más nobles y al gusto de los usuarios como el metal.

A diferencia de los modelos anteriores, la firma surcoreana ha decidido dar de lado a Qualcomm en el montaje de uno de sus principales componentes, el microprocesador, para optar por un ocho núcleos capaz de alcanzar velocidades de reloj de 2.1 Ghz de fabriación propia: Exynos 7420.

El terminal estrena una plataforma de pago propia, Samsung Pay, que llegará a Europa este mismo año. Además, el S6 se puede cargar de forma inalámbrica, con sólo dejarlo sobre una plataforma de inducción. Como destaca el ejecutivo de Samsung, no se trata de una evolución, sino de algo totalmente nuevo y revolucionario. También destaca que, tanto el modelo estandar como la versión de laterales curvados, el Galaxy S6 Edge, llegan con 3 GB de memoria RAM y memorias de almacenamiento de 32, 64 y 128 GB.

Características técnicas
Pantalla: 5.1 pulgadas Quad HD
Resolución: 2.560 x 1.440 (577 ppp) Super AMOLED
Dimensiones: 143.4 x 70.5 x 6.8 milímetros
Peso: 138 gramos
Procesador: Quad 2.1 GHz+Quad 1.5 Ghz, Octacore application processor
RAM: 3 GB
Cámara: 16 megapíxeles OIS(rear) y frontal de 5 megapíxeles
Sistema operativo: Android 5.0 (Lollipop)
Batería: 2.550 mAh

Sony Z4 tablet


Sony, por su parte, ha optado por el nuevo Z4 Tablet con pantalla de 10.1 pulgadas y que viene a sustituir al anterior Z2 Tablet (nunca hubo un Z3 Tablet de 10 pulgadas, solo una versión Compact de 8 pulgadas). Aún así, y a pesar de la relativa decepción, las innovaciones que incorpora este equipo permiten leer entre líneas y adivinar cuáles serán las características principales del nuevo móvil cuando llegue.

El nuevo dispositivo también es más fino (un 4% menos) y apenas tiene un grosor de 6.1 milímetros, lo que le convierte, según el fabricante, en la «tablet» más fina del mundo. Desde luego, su delgadez y poco peso hacen que sea ideal para trabajar cómodamente con él sin que nos cansemos de sujetarlo. En cuanto a la pantalla, estamos ante una Triluminos con resolución 2K (el mismo tipo de pantalla que la marca usa en sus televisores) y que consigue, además, repeler las huellas de los dedos con más éxito (hasta un 7% más) que el anterior Z2 Tablet.

Por supuesto, la nuevo tableta es resistente al agua y el polvo (certificación IP 68, que le permite permanecer sumergido durante media hora a un metro y medio de profundidad), pero su estanqueidad ha sido mejorada, de forma que ahora el conector micro USB ya no necesita estar cubierto por una tapa.



HTC One M9


El HTC One M9 ha demostrado que si una cosa se hace bien, para qué cambiarla. La firma taiwanesa ha retocado ligeramente su buque insignia para mantener los estándares de calidad. Pantalla de 5 pulgadas y un procesador Snapdragon 810 de Qualcomm, de ocho núcleos, arquitectura de 64 bits y una velocidad de reloj de hasta 2.1 Ghz.

Así es este nuevo y potente terminal de 3 GB de memoria RAM que cuenta con un aspecto exterior que recuerda mucho, aunque con cambios, al del modelo anterior. Casi todos los rumores eran ciertos. La taiwanesa presentó en Barcelona el M9, y todo indica que, un año más, estamos ante uno de los mejores terminales presentados este año en el Mobile World Congress, la mayor feria de telefonía del mundo.

Pero quizá el aspecto más notable del nuevo terminal sea el «regreso al redil» de HTC en el campo de la fotografía. Como se recordará, los modelos anteriores estrenaron un novedoso sistema de «ultrapíxeles» que ponían el acento en la luminosidad de las imágenes y no en la resolución.

En esta ocasión, la cámara principal del nuevo HTC One M9 equipa un sensor «convencional» de 20 megapíxeles fabricado por Sony. Y deja los «ultrapíxeles» para la cámara delantera (que es de dos ultrapíxeles) para que, ahí sí, sea posible hacer «selfies» incluso en los ambientes más oscuros.

Características técnicas
Pantalla: 5 pulgadas
Resolución: Full HD de 1920 x 1080 píxeles (441 ppp)
Dimensiones: 144,6 x 69,7 x 9,61 milímetros
Peso: 157 gramos
Procesador: Qualcomm Snapdragon 810
RAM: 3 GB
Cámara: 20 megapíxeles y frontal de ultrapíxeles
Sistema operativo: Android 5.0 Lollipop con HTC Sense 7
Batería: 2.840 mAh

LG G Flex 2



Más pequeño, pero curvo, igual que su predecesor. Y con una pantalla Full HD OLED de 5.5 pulgadas y cuya calidad de reproducción hace palidecer a la mayoría de sus competidores. El nuevo LG G Flex 2, mostrado hace apenas dos meses en el CES de Las Vegas y heredero del anterior LG Flex, ha sido el plato fuerte de la firma coreana en esta edición del Mobile World Congress de Barcelona. Y las curvas, esta vez, no se quedan en la gama alta, sino que «bajan» también hasta los terminales de gama media. Al parecer, los teléfonos curvos han llegado para quedarse.

El denominador común, ya lo hemos dicho,está en las curvas. De hecho, a partir de ahora todos los productos de LG que tengan pantallas de más de 4.7 pulgadas serán curvos. Incluso en la gama media. Y por supuesto también los próximos lanzamientos de la compañía, como el futuro LG G4, que veremos probablemente el próximo mes de mayo. En la gama media, con pantallas más pequeñas, encontraremos un radio de curvatura algo menor, en consonancia con el tamaño. Pero la gracia está en que, según LG, ningun otro fabricante dispone, hoy por hoy, de la tecnología necesaria para hacer lo mismo.

De todos los «smartphones» presentados, solo el G Flex 2 es flexible. Es decir, que podemos aplicarle presión al teléfono hasta dejarlo completamente plano y él solo volverá a la curvatura original, una capacidad muy conveniente para aquellos que suelen llevar el «smartphone» en un bolsillo. Los cuatro terminales de gama media, sin embargo, no comparten esta característica por razones de precio. De hecho, construirlos con el mismo material flexible que el G Flex 2 habría encarecido demasiado unos dispositivos que están pensados para poner las capacidades de los «smartphones» al alcance de todos los bolsillos.

En cuanto a sus capacidades técnicas, el nuevo G Flex 2 estrena el último «superprocesador» de Qualcomm, el Snapdragon 810, con ocho núcleos (en vez de los cuatro habituales) con tecnología de 64 bits y a una velocidad de reloj de 2 Ghz. En cuanto a la GPU (Unidad de Procesamiento Gráfico) el nuevo buque insignia de LG estrena la Adreno 430, hasta un 80% más potente que la Adreno 330 que incorporaba el modelo original del G Flex. Este auténtico «monstruo», mucho más potente que un ordenador portátil de hace apenas un par de años, se apoyará en una memoria RAM de 2 GB y una batería de 3.000 miliamperios que, además, dispone de carga rápida, que permite tener el 50% de carga en apenas 40 minutos.

Su peso es de 152 gramos y sus dimensiones 149.1 x 75.3 x 7.1-9.4 mm. La pantalla, como se ha indicado al principio, es una OLED de 5.5 pulgadas, con una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles y una densidad de 403 píxeles por pulgada. Algo menor que la de otros terminales del mercado (entre ellos el propio LG G3) pero cuyo contraste y colorido (gracias a la tecnología OLED) resulta realmente espectacular. La memoria interna es de 32 GB, ampliable con tarjetas microSD.

Características técnicas
Pantalla: 5.5 pulgadas
Dimensiones: 149.1 x 75.3 x 7.1 a 9.4 milímetros
Peso: 152 gramos
Resolución: 1.080 x 1.920 píxeles
Procesador: Qualcomm octa-core, 810 a 2 GHz
RAM: 2 GB
Cámara: 13 megapíxeles y frontal de 2.1 megapíxeles
Batería: 3.000 mAh
Sistema operativo: Android 5.0 Lollipop

Panasonic Lumix CM1



Original teléfono-cámara o cámara-teléfono. Es la Panasonic Lumix CM 1. Por un lado, en efecto, encontramos un smartphone con pantalla de 4,7 pulgadas, basado en Android (la actualización a Lollipop llegará en mayo) y con un procesador Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos a una frecuencia de 2,3 GHz.

Por el otro, una óptica Leica de 20 megapíxeles y sensor de una pulgada capaz de grabar vídeo en 4K. Y todo ello en un único dispositivo extra fino y de apenas 230 gramos de peso. Es decir, toda una cámara compacta y unida a un «smartphone» de altas prestaciones, al estilo del Samsung Galaxy K Zoom o el Nokia Lumia 1020.

El sensor de una pulgada, por ejemplo, ofrece grandes resultados en entornos con poca luz con un mínimo nivel de ruido en la imagen, incluso en una ISO alta. Así, la Lumix CM1 ofrece imágenes nítidas, muy dinámicas y con gran nivel de detalle, además de un enfoque suave y preciso, que se ajusta de forma manual con el anillo de control situado en la lente y que actúa sobre la apertura, la velocidad de obturación, la ISO y los diferentes filtros de la cámara.

Vexia Back Led



La idea, original cuanto menos, llama la atención. Lo anunció Vexia. Se trata de BACK LED, una tecnología que propone un nuevo concepto de comunicación con pantallas. Una vez más, la marca española desarrolla un sistema que aporta un valor añadido al sector educativo, en el ámbito profesional y social.

El sistema permite que, colocado en la parte trasera de un portátil, tableta o «smartphone», permite visualizar qué está sucediendo en la pantalla del dispositivo y también podría usarse para interactuar con otras personas o para comunicar algo acerca de nosotros. Con él, se pretende romper con los estándares de comunicación que hasta hora se han usado en aulas, salas de reuniones, conferencias.

También permite interactuar con ellos recabando opiniones acerca de las tareas o actividades realizadas. Así, permite al profesor plantear una pregunta verbalmente a los alumnos y que ellos puedan dar su «feedback» o respuesta al respecto usando el pequeño LED en el que aparecerá reflejado el icono o señal correspondiente.

Fujitsu y su escáner de iris

En esta ocasión, la multinacional japonesa Fujitsu ha mostrado, por ejemplo, un teléfono móvil en el que el proceso de identificación se produce a través de la lectura del iris. Algo totalmente revolucionario y que vendría a dar un giro a los sistemas de desbloqueos existentes en el mercado de la movilidad, como Touch ID (Apple) o los nuevos Samsung Galaxy S6. Es decir, que solo con mirar la pantalla, el «smartphone» reconoce a su dueño leyendo su iris. Un sistema más cómodo y más seguro que la tradicional contraseña o incluso que la huella digital.

ZTE Grand S3


Entre los productos presentados estos días por el fabricante chino ZTE destaca sin duda el Grand S3, el primer terminal del mercado que incorpora un sistema de desbloqueo por reconocimiento del iris. Parece cosa de ciencia ficción, pero este sistema de seguridad funciona con solo mirarlo. Para activarlo, el usuario no tiene más que deslizar un dedo sobre la pantalla desde su parte superior y mirar de frente al teléfono. En apenas un segundo el dispositivo escanea los ojos de la persona que tiene enfrente y le da, o no, acceso a sus contenidos.

El sistema se activa de forma similar a un lector de huellas, solo que en lugar de colocar un dedo sobre el sensor, tendremos que «inscribir» nuestros ojos, dejando que el teléfono los analice y durante unos segundos. Una vez terminado el registro, bastará con mirar al teléfono cada vez que queramos desbloquear la pantalla.

El ZTE Grand S3 es,, además, un terminal de altísimas prestaciones. Cuenta con una pantalla Full HD de 5.5 pulgadas y alberga en su interior un procesados Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos, el mismo chip que montan los terminales de gama alta del año pasado.

La cámara trasera es de 16 megapíxeles con doble flash led y la delantera de ocho megapíxeles, muy superior a las que suelen llevar la mayor parte de los «smartphones». La memoria RAM es de 3 GB y la de almacenamiento de 16 GB, ampliable con tarjetas microSD. La batería, de 3.100 miliamperios soporta con facilidad un día completo de uso intensivo.

Aunque este terminal se venderá por ahora solo en China, está previsto que llegue a Europa durante los próximos meses, y a un precio que no superará los 450 euros. Al margen de esta llamativa característica, este «smartphone» tiene una pantalla de 5.5 pulgadas que rueda con Android 4.0 KitKat. En su interior destaca unos 3 GB de RAM que acompaña a un procesador Qualcomm Snapdragon 801, junto con otras funcionalidades, como la cámara de 16 megapíxeles con flash de doble LED.

Hisense King Kong


Más que innovar en materia técnica, lo que ha hecho una firma quizá algo desconocida como Hisense es crear un teléfono a prueba de cualquier golpe y caída. El terminal, llamado King Kong, cuenta con una pantalla IPS de 5 pulgadas con resolución HD (1.280 x 720 píxeles) y ha montado la solución de protección Corning Gorilla Glass 3.

En su interior se encuentra un procesador de cuatro núcleos que funciona a una frecuencia de 1,2 GHz y un almacenamiento interno de 8 GB, quizá algo escasa, pero ampliable mediante tarjeta microSD. La potente batería llega hasta los 3.000 mAh. Funciona con Android.
0
0
0
0No hay comentarios