Canales populares

¿Que se vayan todos 2.0?

Ayer fui a una charla sobre comercio exterior y, en la segunda parte de la exposición, el orador habló sobre la realidad económica argentina, sobre las chances los escenarios que estamos viendo en para la economía argentina en los próximos meses. Según este economista, existían tres posibilidades para la economía argentina:

El mejor de los escenarios sería el siguiente: el estado se achica aún más, con un descenso del gasto público, aumento de tarifas, menos obra pública; el consumo se "achancha", en el sentido de que se estanca, se ameseta. Las inversiones se van a ir a lebacs, que no tienen nada de productivo, sino más bicicleta financiera. Si bien las exportaciones están aumentando, no van a aumentar a un nivel lo fucientemente grande como para cubrir los déficits en otras cuentas de la Argentina.

La segunda opción es que volvamos a un régimen con más presencia del estado en cuando al control de capitales, control de la fuga de capitales, control de cambios, trabas a las importaciones... según este orador, esto no se puede producir en el tipo de gobierno que tenemos ahora porque no forma parte de su ADN, es algo que sencillamente no pueden concebir.

El peor de los casos es un 2001 de nuevo. Nos explicó las razones por las que podríamos tener otra debacle como la de 2001 y con eso terminó su exposición. Todos nos quedamos mudos. Fueron 30 segundos en donde nos dijeron: "chicos, se está dando todo para que se vaya todo al carajo de nuevo". Nos dieron las razones que justifican eso y todos empezamos un fin de semana pensando "¿cuándo podré comprar dólares antes de que se queme todo de nuevo?".

Fue una sensación muy fea y muy real. Todos empezaron a buscar culpables. Siempre la dicotomía entre es culpa del gobierno anterior o es culpa de este gobierno.

A favor de este gobierno podemos decir que, si bien sigue habiendo inflación, su único objetivo económico, su única consistencia a nivel discurso y/o objetivo político fue decir: vamos a bajar la inflación. Definitivamente no lo lograron, pero ha sido lo único tangible que ha guiado la mayoría de las acciones del gobierno.El causanate de esta crisis actual, es que no se mantuvieron las variables: EE.UU. subió las tasas de interés de su deuda, lo que hizo que fuera menos atractiva la deuda Argentina. Las golondrinas se fueron a casa.Al mismo tiempo, recurrir al FMI es una conclusión lógica: te está ofreciendo un financiamiento con una tasa de interés equivalente a la mitad del financiamiento que estaba consiguiendo; te impone condiciones que supuestamente son para que mejores tu economía, pero todos sabemos que las recetas del FMI no han tenido buenos resultados en la Argentina. De todas maneras, todas las medidas que propone/va a proponer el FMI ya son las del gobierno de Cambiemos; no pudo llevar a cabo algunas de estas medidas porque ciertamente quieren ser gradualistas (démosle un voto de confianza) y porque saben que tomar acciones drásticas lleva a una crisis (y lo que quieren es quedarse en el poder, o sea, evitar crisis).

En contra del gobierno, se le puede pegar de todos lados. Nadie quiere que venga el FMI, tanto por la connotación política que esto conlleva (a aplicar medidas que no son buenas para nosotros, sino que son buenas para el cobro del préstamo), como porque ya sabemos que no volvemos a ser 100% dueños de nuestro destino. Se han endeudado un montón, siguen choreando (como hacen/han hecho todos), mienten, gastan en publicidad, benefician a empresas amigas (no todas empresas nacionales, por cierto), no están ayudando a la producción y recuperación... y así muchas cosas más que se pueden decir.

A esta altura voy a hacer una clarificación: yo lo voté. Y no una sola vez, sino varias veces. No comparto la visión de lo que estaba haciendo Cristina - sí comparto algunas de las cosas que hizo Néstor; no todas, pero hay que reconocer que recibió un país en llamas y lo hizo salir adelante. Pero lo que hizo Cristina, ella sola, fue un desastre y voté por la alternativa, que parecía más moderada, más progresista, más moderna, más dialoguista. Me creí el discurso y pude ver que me mintieron y se aprovecharon para beneficiar el saqueo del país. Aprendí.

Al mismo tiempo, no creo que echar la culpa a los que lo votamos solucione nada.

Y ahora vamos a la parte que hace referencia al título: ¿a quién voto? ¿a quién votamos? Es todo la misma mugre. De vuelta, ¿que se vayan todos? No existe hoy una alternativa política con la cual me sienta tranquilo votando. No hay nadie que genere confianza, ni transparencia, ni que demuestre ser capaz de sacar adelante de manera seria al país.

Los K van a seguir haciendo lo mismo: impedir que salga la plata, pelearse y no pagar, impedir importaciones, imprimir moneda a rolete... todo esto genera desconfianza con el resto del mundo (no hay inversiones nuevas ni serias), dificulta el comercio exterior (que es lo que te genera divisas). Y por descontado, van a robar y beneficiar empresas amigas.

Los amarillitos: son los causantes, en mayor o menor medida, de la crisis actual. Si todo hubiera seguido como estaba, capazque lograban contener la inflación. Pero ahora tienen que salir a dar manotazos de ahogado para tratar de estabilizarla como puedan. Se han convertido en los K, gastando plata en boludeces, puestos estatales al vicio, gastando sin sentido en publicidad... Y por descontado, roban y beneficiar empresas amigas.

Los radicales: una vegüenza incapaz de dirigir una ciudad. En 8 años Mestre, en la ciudad de Córdoba, levantó tres o cuatro veces el centro de Córdoba, la peatonal, para demostrar que se hacían obras (OBVIAMENTE en época de elecciones). ¿Cuán estúpidos cree que somos? Y ahora pone luces LED por todos lados. Y ese "por todos lados" es una mentira como una casa. En 8 años, no hizo nada; me da miedo pensar lo que puede llegar a ser un gobierno radical.

Los peronistas: yyyyyy medio que va siendo la única opción que va quedando. El gallego DLS, Massa. Y son los que están. Massa es un pelotudo, un taradito incapaz de hablar coherentemente. De La Sota es un chanta, choro, ladino.

La conclusión a la que llego es que no tenemos clase política (tenemos la que nos dicen que nos merecemos) y que hay que crearla desde cero, que se vayan todos y de verdad mejoremos, salgamos de estas alternativas que ninguna nos conviene.
+14
25
0
25Comentarios