Canales populares

Yo estuve en Amway y eso no funciona


Debo ser sincero al aceptar que los primeros "NO" me pusieron a tambalear. Estando de visita en México, con sólo dos libros y unos cuantos audios -que apenas los podía contar en los dedos de las manos, decidí invitar a dos familiares, a los que palabras más, palabras menos, eso sí con la emoción de todo un diamante (al menos eso creía) les dije: Hola prima, quiero conversar para proponerte un negocio buenísimo, paso a las 07:00 de la noche para llevarte a un sitio para que hablemos de ello. Ellas no tenían ni idea que iban para un OE.

Llegamos un hotel lujosísimo en D.F, nos dirigimos al salón de la reunión, ellas se extrañaron un poco, lo noté por su expresión en el rostro, yo comencé a ponerme nervioso; entramos y no había ni una mosca. Esa es la ventaja de llegar primero, se ahorra uno lo de la entrada. En fín, poco a poco fue entrando la gente y no faltó la despistada que se dirigió hacia donde estábamos nosotros a preguntar lo que no se debe preguntar: -ustedes vienen también para la reunión de... Yo inmediatamente le corté la frase con -sí señora, tenga la bondad de sentarse allá... "bien atrás".

Mi único objetivo era evitar que mis primas se me escaparan, sin escuchar el plan de manos de un profesional en el negocio. Igual, ya me encontraba en estado nervioso crítico y preciso, no faltó quien se nos cruzó con algo que decía Amway en un maletín o qué se yo, porque en un momento las dos primas, con mirada incriminatoria me preguntaron -¿esto es Amway? y yo hecho cuadritos les respondí si-i. Una de ellas me dijo -yo ya estuve en eso, eso no sirve, eso no funciona, la ciudad está saturada de multiniveles... y la otra asentía con la cabeza. Yo lo único que atiné a decir fue ¿verdad?

Total, decidieron quedarse y escuchar la charla, al fin y al cabo me salió gratis. Guardaba la esperanza de que el orador hiciera el milagrito. Eso sí, mis primas estuvieron muy juiciosas, escucharon, se rieron, aplaudieron, participaron y hasta consumieron unas pastillitas de Lecitina. Por esos días estaba haciendo un frío el bárbaro y yo era el único que tenía calor y sudaba ríos. Finalmente el milagrito aún no se ha dado, por ahora tengo envolatados dos prospectos, dos primas ausentes que no me volvieron ni a pasar al teléfono ni me contestan el facebook.

Esa noche terminé de cuidados intensivos, no comí, no dormí, soñé cosas espantosas, me dolían hasta las uñas. Eso es muy duro, eso lo deja a uno apachurrado, disminuido, acomplejado, es como si lo agarraran a uno de pelota de trapo en una cancha de fútbol callejero que hasta los carros le pasan por encima. A las tres de la madrugada, como era costumbre me desperté y me puse en manos del doctor José de J. Bobadilla, en manos de Jairo Medina, en manos de Mario Sánchez; mejor dicho -me sobraron médicos. Me leí "La magia de pensar en grande" y quedé tembleque pero listo para enfrentarme a otras dos.

Por esos días regresé a Colombia y con más de 200 audios en la cabeza y unos cuantos libros, ya es otra historia. Ahora que estoy en el proceso de la creencia voy a expresar mis razones por las que creo que Amway sí funciona:

1 Por los miles de diamantes, miles de esmeraldas, miles de platinos y miles y miles que han crecido en la corporación.
2 Por los más de 50 años de existencia, no es fácil que una empresa permanezca en constante crecimiento por ese tiempo.
3 Porque no se ha rajado en más de la mitad de los 90 países donde ha entrado, aunque de verdad no ha salido de ninguno.
4 Por la calidad de los productos, por la calidad de quienes nos enseñan, por la calidad de lo que nos enseñan.

Ahora bien, me di a la tarea de observar a varias personas que no han progresado en el negocio y estos son algunas de sus características especiales:
1  Cargan uno o dos libros desde hace como diez años y los libros aún se conservan en su estado original, es decir vírgenes (Uno toma el libro y es como si se resistiera a que se le leyera, las hojas están ya casi pegadas. A duras penas se saben el nombre del libro. Ah pero sí se han leído "El secreto"
2  Tienen uno o dos CD y aunque poseen equipo de audio en el carro, equipo de sonido en la casa, ordenador en la casa y oficina, tienen reproductor mp3, no los han escuchado, y están convencidos que sólo existen esos dos.
3  Van a los OE y son amigos de todas las niñas bonitas que asisten al programa. Son los que más aplauden los "chistes" del orador. Reparten tarjetas a diestra y siniestra del negocio de ellos (venta de ropa, venta de lociones, de champús a domicilio, etc.). Van a los seminarios y a las convenciones con la misma tónica.
6  Cuando se presentan dicen que son músicos, abogados, médicos, que dan clases en el colegio "Las ranitas juguetonas", que dictan clases a domicilio de karate, que venden ropa interior femenina  y por último dicen que además venden productos de Amway.

Cuando alguien me dice que "eso no funciona" mi mente me dice "ese no funciona". Por eso yo me asesoro con los millones de personas que dicen "Yo estoy en Amway y eso sí funciona".
11Comentarios