Check the new version here

Popular channels

Crónicas de una vida tormentosa Parte 2

Todo comenzó aquel miércoles en los barrios céntricos de la Ciudad de Chimbote en Perú, un país que en ese momento presenciaba un auge en lo referente a metalúrgia y pesca. Era un día frío, tanto como el cálido clima en el entonces 1° Puerto pesquero del mundo lo podía permitir. Las gaviotas y los pelícanos, majestuosas aves, revoloteaban entre las lanchas ancladas al puerto, buscando su desayuno debajo de las agitadas olas de la marea. Entre estos pescadores que descargaban fervientemente la anchoveta que al venderse alimentaria a sus familias, se encontraba a un hombre ya entrado en los 30, medianamente alto y con las entradas en la base del pelo comenzando a asentuarse, observando atentamente el proceso, cuidando que todo fuese bien para así poder mandar a sus lanchas de nuevo a pescar. Es en esta ciudad-puerto en la que inconscientemente ese Ex-pescador cargaba en sus gónadas la semilla de mi existencia, mientras que en un ambiente completamente diferente, una mujer a la que de vista no le ponías más de 25 años, festejaba rodeada de lujos y mimos por parte de su padre, mi abuelo, un hombre sabio y honorable cuya historia es digna de plasmarse en papel, pero no en papel de baño, por lo tanto solo mencionare que este señor, del cual he heredado el nombre, surgió desde el estrato económico más pobre, vendiendo pañuelos, y que gracias a su emprendedora tez de comerciante y a su capacidad intelectual, logró convertir un negocio de telas ambulante en un gigantesco imperio comercial. Regresando a mi madre, ella era una chica fina como solo las habian en los 70, de aquellas que se sonrojaban cuando algun desembarazado bribón le lanzaba un piropo, y de aquellas que nunca se subían a autos de extraños, a menos que fuesen extranjeros con buena pinta y pocas inhibiciones, un arquetipo andante de la vida en la clase alta. Fué el destino el cual, actuando de forma sarcástica, les dio la oportunidad de conocerse en una fiesta, más ni el mismo se imaginaría que aquellas 2 opuestas y contradictorias personalidades llegarían a unir sus gametos sexuales, otorgandole al mundo un nuevo habitante. Y así comenzó una relación tortuosa que demoraría 13 años en disolverse, llena de altibajos, y cuyos detalles no mencionare para proteger la vida personal de los involucrados. En su último año como pareja, estos 2 individuos me llegaron a concebir, entre el calor de las sábanas de seda de su alcoba, luego de unas cuantas semanas mi madre decidio echar a la calle a mi progenitor, al parecer encontró pruebas de que habia sido infiel. ese día terminaron lo horribles traspies de una relación que desde el principio estaba destinada al fracaso, más de aquella infortunada aventura de 13 años un niño nació, el cuál al parecer tambien estaba destinado a ser un fracasado desde aquel 4 de junio de 1992 en el que dio sus primeros chillidos.
0
0
0
0
0No comments yet