Check the new version here

Popular channels

Su pequeña infinidad



Mirarla es renunciar a la posible existencia de algo más, es ver que la humanidad entera se pierde en un horizonte de colores que se mezclan hasta ser uno, se aleja e indefectiblemente desaparece.

Su cabello rubio y desprolijo en compañía de su piel frágil y sus ojos de un turquesa intenso, la hace aún más particular.

Pero no se contenta con ser abusivamente bella, sino que, es también, una magnífica bailarina; desde siempre, desde su origen. Todos pueden ver esa danza recorrer su cuerpo, fluir por su alma. Su pierna en noventa grados y su increíble y asombrosa estabilidad logran ser el centro de atención. Pero ella continúa su bailoteo con total indiferencia, escuchando sólo las melodías que habitan en su cabeza, ésas que imagina, que recuerda, con las que sueña bailar en diferentes escenarios, una y otra vez.

Múltiples ojos decantan en la nena, ojos de niños demostrando simpatía y asombro; de mujeres transmitiendo una admiración nostálgica, ven a la pequeña danzarina como la musa que ellas quisieron ser, pero no pudieron; el lápiz y papel del escritor, el instrumento y el oído del músico, la visión del fotógrafo…

Por detrás su abuela la mira orgullosa y protectora.

Su madre, se emociona porque en ella se ve reflejada, junto a los vestigios de un antiguo fuego, su padre; quien sólo la observa desde lejos, casi como abrazando el horizonte.

Una inquietante paz, lo despierta. Toma la foto que guarda en el cajón de su mesa de luz, y allí está su pequeña infinidad, danzando sólo para él; la observa, la besa, y retoma su sueño leyendo la frase que se encuentra al dorso: “La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica."





0
0
0
0
0No comments yet