Check the new version here

Popular channels

Tres sonetos posiblemente eróticos (Poemas propios).




El que no ha amado, no puede comprender muchos matices de la vida, de la naturaleza, del arte. El amor es un tercer órgano de la visión, un sexto sentido.






Gustav Klimnt, El beso (1907-1908).

TRES SONETOS POSIBLEMENTE ERÓTICOS (Poemas propios).

I
Me acerco a tu gruta perfumada
a tu fuente de gozo permanente,
teniendo grabado así, en mi mente,
el pudor en tu cara alborozada.

Mi lengua rueda en tu rosa infinita,
mínimo botón madre de suspiros;
su avance, su tacto, su roce y giros
provoca que tu gruta se derrita.

Y te visito por sus variadas zonas
escuchando tus gemidos, mientras
con muslos anhelantes me aprisionas.

Ningún placer más grato tú me dieras
el que, sin hablar, mi lengua ha iniciado
ése movimiento sin fin de tus caderas.

II

Tus senos, rotundos, rozan mis rodillas,
mientras besas al dios que más adoras,
y al entrecerrar los ojos me enamoras
pues me llenas el vientre de cosquillas

al recorrer con la lengua mi escroto.
Sí, la puerta al paraíso yo adivino:
el placer mundano tiene algo divino,
placer tan visitado y siempre ignoto.

El tacto de tu boca pronto me endereza
y sé lo que el futuro a ambos nos depara:
se encontrarán la suavidad y la dureza.

¡Pronto, pronto! Y ahora ya se adentra
cuando tus labios y tus dientes cruza
y, en suma, a tu boca ansiosa entra.

III

Te presentas ante mí tan hermosa,
sin rubor te muestras así, desnuda,
porque el Amor a ti te desanuda
en toda tu belleza esplendorosa.

Me presento ante ti, tan poderoso,
y lleno de Amor y Deseo reunido,
agradecidos que Sino nos haya unido
nos fundimos en un abrazo gozoso.

Nos cubrimos de caricias y de besos;
olvidando todo el mundo, nos tendemos
y al Amor sacrificamos nuestros rezos.

La Realidad, la Guerra, todo se olvida
cuando al fin, y sin dudar, penetro
al recinto de la Muerte y de la Vida.


02-Feb.-2012





0
0
0
0
0No comments yet