Check the new version here

Popular channels

10 tips para decirle que es malo en la cama sin lastimarlo

10 tips para decirle que es malo en la cama sin lastimarlo


Tienes dos opciones: se lo dices y trabajan en ello o el chico perfecto pasa a ser tu ex….


La comunicación es uno de los pilare fundamentales de una relación de pareja, pero ¿qué pasa cuando lo que tenemos que decir no es tan agradable?


Por ejemplo, no disfruto tanto cuando tenemos relaciones sexuales o la verdad es que no me gusta cómo me tocas. Un tema difícil, sin duda.


Y es que no tiene nada que ver con el amor, pues puede ser que tu chico sea perfecto: guapo, encantador, amoroso, cuidadoso, protector, buen amigo, gracioso, es decir, tiene el paquete completo.


Pero en la cama, no quedas satisfecha con la forma en que se desarrolla la relación y no es que sea culpa del susodicho, sólo que no sabe moverse o no le atina a los puntos que te gusta erotizar.


Ya que descubriste que hay un problema, ahora es necesario que decidas cómo vas a solucionarlo, y lo primero, es hablar con él, pero ¿cómo hacerlo sin lastimarlo? Lo primero es que te imagines en su lugar: si fueras tú, ¿cómo te gustaría que te lo dijeran?


Y de ahí abrir la comunicación, tienes dos opciones, se lo dices y trabajan en ello o el chico perfecto, pasa a ser tu ex…

Has estado en esta situación?

1: Habla.

Todo se puede hablar, si no estás a gusto con algo que él está haciendo. La base para que esto funcione es la comunicación, cualquier problema que se presente, no necesariamente en el sexo, debe platicarse, sobre todo, si es fundamental.

2: Quítale presión al tema.

No lo hieras ni digas algo porque estás enojada. Un buen consejo es hablar con él cómo te gustaría que él hablara contigo del mismo tema, esto te ayudará a ponerte en su lugar. No inicies con la trillada frase “Mi amor, tenemos que hablar”. ¡No!

3: Dilo en el momento adecuado.

Sí, es un tema complicado, pero puedes hablarlo en un momento correcto. Si algo en la cama no te gusta, el mejor lugar para decirlo es ahí, no cuando están en el cine, ni cuando fueron a cenar.

4: Busca inspiración.

Ya que le dijiste lo que piensas, una buena idea es proponerle una situación erótica, por ejemplo, puedes sugerirle una película porno, verla e intentar las poses de los actores. Esto podría avivar la llama.

5: Experimenta.

Dile que te platique sus fantasías eróticas, cuéntale las tuyas, experimenten con comida, con juegos de roles, si son de mentalidad abierta, se pueden animar a hacer un trío.

6: Dile lo que te gusta.

Cuando haga algo que te gusta, díselo, cuando haga algo que no, también. Si se está moviendo de una forma que te gusta, aliéntalo a que siga, con base en el conocimiento de tu cuerpo, dile donde quieres que te toque o a qué ritmo.

7: Muéstrale.

Si no eres de las que les gusta hablar en pleno momento, enséñale, muéstrale como te gusta que toque clítoris, tus senos o la forma en que te gusta ser besada, para que él tome confianza, puedes empezar tomando tú la iniciativa tocándote frente a él.

8: Entusiásmate con lo que te gusta.

Si quieres que se detenga unos segundos más en el sexo oral, exprésale el placer que sientes, si necesitas mayor tiempo en el juego previo, también, si te gusta la manera en que tocó tu cuerpo no tengas pena de demostrarlo.

9: Él no es adivino.

No te lee el pensamiento. No tiene una bola de cristal, ni tiene idea si tú no le dices. Hazle saber lo que piensas de la forma más directa posible, usando palabras que no lo hieran, no lo critiques, ni te quejes, no exijas, quieres hablar con él.

10: No es personal.

Tú pareja no es malo en la cama porque seas tú, es necesario que entiendas eso, tal vez no había tenido una pareja con la cual explorar la sexualidad, tal vez no se siente en confianza con él, no es porque tú estés haciendo algo, pregunta.


0No comments yet