Check the new version here

Popular channels

5 cosas que tu ginecólogo nunca debe hacerte en tu visita



Para mantener una buena salud reproductiva y sexual, es importante visitar un ginecólogo con cierta frecuencia, que puede variar desde 1 vez al año hasta varias veces al año. La ginecología es el área de la medicina que se especializa en estudiar los sistemas reproductivos de las mujeres, que incluyen la vagina, el útero, los ovarios y los senos.

Durante una consulta típica, el ginecólogo se informa sobre la historia sexual de la mujer y su ciclo menstrual, y luego en general examina físicamente los genitales y los senos de la mujer. Por esta razón, las consultas al ginecólogo suelen ser incómodas para las mujeres. Sin embargo, debido a su gran importancia, las mujeres deberían sentirse cómodas para acudir al control periódico.

La ansiedad que muchas mujeres sienten puede también deberse a que no se sabe con certitud qué esperar de la visita, incluso luego de haber asistido varias veces y quizás haber cambiado de ginecólogo otras más. Por lo tanto, es importante que toda mujer (y hombre) conozca qué cosas un ginecólogo nunca debería hacer durante la consulta.

5. No debe compartir su opinión personal y no-médica



La Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) estipula una serie de códigos de comportamiento ético profesional que debe cumplir el médico al momento de la consulta. En particular, el médico debe limitarse a los aspectos médicos de la relación paciente-ginecólogo. La FIGO en ningún momento considera aceptable la realización de opiniones personales o consejos personales por parte del médico.

En toda situación, el médico debe limitarse al mejor consejo basado en su experiencia médica y luego debe dejar que el paciente tome su propia decisión. El ginecólogo Dr. McDonald-Mosley explica lo que se puede hacer cuando la paciente no se siente cómoda durante la consulta, como resultado de comentario personales por parte del médico:

«Si no te sientes cómoda, puedes terminar la consulta y considerar consultar con otro ginecólogo».


4. No debe hacer nada sin antes explicar qué va a realizar y cómo te sentirás



Durante una consulta típica, el ginecólogo hará una serie de exámenes físicos. Sin embargo, tal como explica el Dr. McDonald-Mosley, todos estos exámenes deben ser previamente explicados con la cantidad de detalles que sea necesario. Un ginecólogo no debe dar por sentado que la paciente no quiere saber al respecto o que ya sabe cómo serán los exámenes.

Además, el ginecólogo debe informarte de qué sentirás durante cada análisis, si habrá dolor o incomodidad. Contrario a lo que se cree, los análisis pélvicos pueden ocasionar dolor o incomodidad a un 60 % de las mujeres. Es importante que el ginecólogo advierta de esta posibilidad, ya que de sentir dolor que sin previa advertencia, suele suceder que una mujer sienta rechazo hacia otra visita al ginecólogo por desconfianza.

3. No debe hacer comentarios sobre tu físico, tu aspecto o tu vestimenta



La consulta a un ginecólogo es de naturaleza incómoda. El médico examina zonas del cuerpo que ponen a la mujer incómoda o pueden generar cierto dolor.

Sin embargo, la relación médico-paciente debe ser siempre profesional. El ginecólogo no debe nunca realizar comentario al respecto del físico, de la higiene, del aspecto o de la vestimenta de la paciente, a no ser que sea por una razón médica importante, lo cual en general, nunca es el caso.

Por lo tanto, cualquier comentario que puede realizar el ginecólogo en referencia al vello corporal, tatuajes, piercings, cualquier rasgo, vestimenta o estilo de vida, son considerados dentro del comportamiento no ético por la FIGO.

Las observaciones del ginecólogo deben limitarse a lo que tiene relevancia médica.

2. No debe hacerte ningún análisis sin tener en cuenta tu comodidad



La consulta al ginecólogo es sumamente importante y por ello debe ser lo más cómoda posible. No se trata de una tortura y es importante que el ginecólogo tenga esto en cuenta.

El ginecólogo debe hacerte sentir cómoda y tranquila a lo largo de la visita, sin mostrarse insensible, apurado/a ni descortés. Para ello es importante que se tome el tiempo necesario para explicarte todo lo que va a realizar y asegurarte.

Es importante también que el doctor se muestre receptivo frente a una expresión de dolor durante el examen. Si es el caso, estas en todo tu derecho a pedirle que se termine la consulta.

1. No debe nunca juzgarte



Durante la consulta al ginecólogo se discuten aspectos personales de la vida de la mujer. La sexualidad es todavía una cuestión muy tabú, y no es algo que se discuta con alguien desconocido a la ligera. Por esta razón es sumamente importante que el ginecólogo no juzgue nunca una respuesta de la paciente, sin importar cual sea.

De hecho, los ginecólogos están entrenados para escuchar cualquier tipo de respuesta ya que han visto y estudiado miles de casos antes del tuyo, así que ninguna debería impresionarlos o cambiar su impresión de la paciente. Es importante saber esto previo a al consulta para sentir la tranquilidad y contestar honestamente. La honestidad es lo más importante ya que puede dejar al descubierto síntomas o dolores que de otro modos sería difíciles de detectar.

Las preguntas que realiza el ginecólogo deben estar siempre enfocadas hacia mejorar tu salud, no hacia juzgarte ni ridiculizarte.


0
0
0
0No comments yet