Canales populares

Amigos



Hay amigos eternos, amigos que son de piel y otros que son de hierro.
Hay amigos del tiempo, de la escuela, del trabajo, de la facultad.
Amigos que se aprenden, otros que se eligen, y amigos que se adoptan.
Hay amigos del alma, del corazón, de la sangre.
Hay amigos de vidas pasadas, amigos para toda la vida. Hay amigos que son más que amigos.
Hay amigos que son hermanos, otros que son padres; también hay amigos que son hijos.
Hay amigos que están en las buenas, otros que están en las malas, hay amigos que están siempre. Amigos que se ven, otros que se tocan, otros que se escriben. Por supuesto que hay amigos que se van, que nos dejan; hay amigos que vuelven y otros que se quedan.
Hay amigos inmortales, amigos de la distancia.
Hay amigos que se extrañan, que se lloran, que se piensan. Amigos que se desean, que se abracen, que se miran.
Hay amigos de noche, de siestas, de madrugadas. Hay amigos hombres, amigos mujeres, amigos perros.
Hay amigos que deliran, otros que son poetas. Hay de los que dicen todo, amigos que no hacen falta decirlos. Amigos nuevos, viejos, viejos amigos.
Hay amigos sin edad, amigos gordos, flacos. Hay amigos que no nos llaman, que tampoco llamamos. Con poco tiempo, amigos desde hace una hora, desde recién.
Hay amigos que dejamos ir, otros que no pueden venir, amigos que están lejos amigos del barrio.
Amigos de la palabra, amigos de lo ajeno, amigos incondicionales.
Hay también amigos invisibles, amigos sin lugar, amigos de la calle.
Amigos míos, amigos tuyos, amigos nuestros.
Hay muchos amigos; amigos en común, amigos del teatro, de la música, amigos de verdad.
Hay amigos que están tristes, otros que están alegres, otros que simplemente no están.
Hay amigos que se la pasan en la luna, otros en el campo, y otros en el cielo.
Todos, absolutamente todos los amigos tienen algo en común: son INDISPENSABLES.



A veces nos preocupamos por tener amigos; pero tal vez deberíamos centrarnos en ser un amigo.

En el mundo de hoy, que está conectado por medio de la tecnología, la definición de lo que es un amigo ha cambiado. Quizás hoy pensemos que tenemos muchos “amigos”; es verdad, tenemos la capacidad de estar informados y mantenernos al corriente de lo que sucede en la vida de muchos de nuestros conocidos, así como de amigos actuales y pasados, y aún de gente que no hemos conocido personalmente y a quienes llamamos nuestros amigos.

En el contexto de las redes sociales, el término “amigo” se usa con frecuencia para describir a contactos más que a relaciones. Se tiene la capacidad de mandar un mensaje a los “amigos”, pero eso no es lo mismo que tener una relación personal.

A veces nos preocupamos por tener amigos; pero tal vez deberíamos centrarnos en ser un amigo.


Hay muchas definiciones de lo que significa ser un amigo. Nunca olvidaré cuando el élder Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles, habló sobre lo que significa ser un amigo y la poderosa influencia que nuestros amigos tienen en nuestra vida. Su definición ha tenido un impacto duradero en mi vida. Él dijo: “Los amigos son personas que hacen que sea más fácil vivir el evangelio de Jesucristo”. En ese sentido, el procurar lo mejor para otra persona es la esencia de la verdadera amistad. Es considerar a la otra persona en primer lugar; es ser totalmente honrado, leal y casto en todo lo que se hace. Tal vez sea la palabra dedicación la que revele el verdadero significado de la amistad.

Cuando mi hija Emi tenía 15 años, tomó una decisión en cuanto a la clase de amigos que tendría. Una mañana vi que su ejemplar del Libro de Mormón estaba abierto en Alma 48. Había marcado los versículos que describen al capitán Moroni: “… era Moroni un hombre fuerte y poderoso, un hombre de un entendimiento perfecto… Sí, y era un hombre firme en la fe de Cristo” (versículos 11, 13). En el margen había escrito: “Quiero salir y casarme con un hombre como Moroni”. Al observar a Emi y la clase de jóvenes con los que se relacionaba y con quienes comenzó a salir a los 16 años, pude ver que ella misma era un ejemplo de esas cualidades y que ayudaba a los jóvenes a vivir de acuerdo con su identidad como hijos de Dios, poseedores del sacerdocio, y futuros padres y líderes.

Ideas clave sobre la amistad
“Elige amistades que tengan los mismos valores que tú, a fin de que puedan fortalecerse y animarse mutuamente a vivir normas elevadas.
“Para tener buenos amigos, sé [tú] un buen amigo…
“Al procurar tener amistad con los demás, no comprometas tus normas”.
Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, pág. 16.
Los verdaderos amigos influyen en las personas con quienes se relacionan “a elevarse un poco más alto a ser mejores”. Ustedes pueden ayudarse mutuamente, en particular los hombres jóvenes, a prepararse y servir misiones honorables. Pueden ayudarse unos a otros a permanecer moralmente limpios; su buena influencia y amistad pueden surtr un efecto eterno, no sólo en la vida de aquellos con quienes se relacionen, sino por generaciones futuras.

El Salvador llamó amigos a Sus discípulos con estas palabras:

“Éste es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado.

“Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos.

“Vosotros sois mis amigos si hacéis las cosas que yo os mando.

“Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos porque todas las cosas que oí de mi Padre os las he dado a conocer” (Juan 15:12–15; cursiva agregada).

A medida que vivan y compartan el evangelio de Jesucristo, atraerán a personas que querrán ser sus amigos; no sólo un contacto en un sitio de redes sociales, sino la clase de amigo que el Salvador ejemplificó por medio de Sus palabras y Su ejemplo. Al tratar de ser amigos de las demás personas y permitir que brille su luz, la influencia de ustedes bendecirá la vida de muchos de aquellos con quienes se relacionen. Sé que al concentrarse en ser amigos de los demás, según lo definen los profetas y los ejemplos de las Escrituras, serán felices y serán una influencia positiva en el mundo, y un día recibirán la gloriosa promesa que se menciona en las Escrituras en cuanto a la verdadera amistad: “…la misma sociabilidad que existe entre nosotros aquí, existirá entre nosotros allá; pero la acompañará una gloria eterna” (D. y C. 130:2).

Encontrar a personas no es difícil, lo difícil es encontrar a alguien que te quiera por lo que eres, que comprenda lo que tu sientes y que no dude de lo que le dices. Un amigo te apoya cuando te ve en problemas, un amigo te consuela cuando sufres y dice palabras que salen de su corazón.

A un amigo no le debe de importar en que posición económica estés, ni tampoco quien sea mas inteligente o tenga mas habilidades para tener y hacer las cosas, además nunca debe de tenerte envidia porque si te aprecia sabrá que lo que tienes no es porque tu lo elegiste, sino una causa del destino.

Nunca debe de sentirse superior porque el debe comprender que nadie es mas ni menos que nadie.

El tronco mas grande de una amistad es la confianza, la sinceridad, honestidad, amor, apoyo entre otras cosas que hacen de la vida un placer que queda siempre en la memoria hasta el ultimo día de nuestra vida en las que podemos reconocer el valor de un verdadero amigo que siempre ha sido incondicionalmente en todo.

Que en tus errores te muestre su perspectiva y un consejo de lo que puedes hacer, que nunca te debe de obligar a nada, que no te manipula para su conveniencia y que al verte en un verdadero problema no te deje solo y si es uno de esos problemas en los que tu no quieras ver la salida, el te la dará la solución aunque tu no quieras y te enfurezcas, pues a el le preocupas y prefiere que te enojes con el a verte sufriendo siempre.

Entonces si te fijas no todas estas características las tienen todos y aunque a veces encuentres a malas amistades aunque no lo creas tiene un fin no es que tengas mala suerte, sino que debes de conocer lo malo para que cuando encuentres a ese ser especial que se acople a ti no lo dejes ir.

No busque a tu amigo especial porque a veces lo tienes a lado de ti y ni cuenta te as dado, la amistad es como el amor no siempre tienes que buscarlo sino a veces viene y se va solo y otra cosa tienen en común y es que necesitas de ellas para ser feliz, porque un amor que antes no tubo una amistad bella termina antes de que te des cuenta y para tener un amor que dure por siempre tiene que tener una convivencia como lo es la amistad.

Ser un buen amigo requiere ser confiable, bondadoso y considerado. Solo así se construyen y mantienen las amistades que perduran por años. Tener un amigo así no tiene precio, así que dedica tiempo a cuidar bien de tus amistades.

---- Construye la amistad
- Sé sincero. Quien no es sincero no tendrá verdaderas amistades, porque es muy difícil contar con una persona que no se comporta consecuentemente, que no te apoye, o en la que no se puede confiar.

- Cumple tus promesas, haz lo que dijiste que harías y sobre todo ¡no mientas! Podrías mentir si dices “Ok, voy a…” pero después resulta que no lo haces, o que cumplas a medias con lo que prometiste. Poco a poco los demás se darán cuenta de cómo eres y que no cumples tu palabra. Si te das cuenta de que prometes cosas pero no las cumples, empieza a pensar seriamente en dejar de hacerlo. Si no puedes cumplir con algo, explícaselo a tu amigo, y confía en que vuestra amistad soportará los buenos y los malos momentos. Empieza por ser confiable, por ejemplo no revelando los secretos de los demás cuando prometiste no hacerlo.

Si te das cuenta de que has cometido un error, reconócelo. Simplemente habla con tu amigo y confía en que te perdonará. Seguramente te lo agradecerá más adelante, cuando se den cuenta de la clase de amigo que tienen. Pero si te da igual, o eres cambiante o demasiado independiente, entonces se darán cuenta de que no eres muy buen amigo.

Una buena amistad está basada en la confianza. Si la rompes, podría ser muy difícil de recuperar. Por supuesto hay excepciones; si hiciste una promesa y de verdad no es posible cumplirla, díselo cuanto antes a tu amigo. No esperes a avisarle cuando ya llegas tarde y te está esperando. Es mejor si le llamas antes y le explicas por qué no podrás cumplir tu palabra, y proponle hacer lo que hubierais planeado otro día. De este modo mostrarás que de verdad te importa aquello que tenga que hacer tu amiga/o y quizá pueda encontrar a otra persona a tiempo que le ayude. Al menos no dejarás a tu amigo abandonado.

- Sé tú mismo. Trata de desarrollar amistades a largo plazo con aquellos que más valores. Las buenas amistades no se crean por la popularidad que tengas tu o tus amigos. Más bien, las buenas amistades se hacen pasando tiempo con gente con la que conectes en las cosas más importantes. Si quieres ser amigo de alguien solo por ser aceptado en el grupo, o para conocer a alguien más, eso no es amistad, es oportunismo, y tarde o temprano te arrepentirás de buscar amistades tan superficiales. Cada persona tiene el derecho de que la acepten, o no, por sus propias cualidades, así que no dejes que nadie te convierta en lo que no eres; Mejor se tú mismo. Ten en cuenta que es mejor que te odien por lo que eres de verdad, a que te quieran por lo que no eres. Las verdaderas amistades van más allá de las diferencias de opinión o de punto de vista.

- Sé leal. Si tu amigo/a te cuenta algo confidencial, guardale el secreto y no lo hables con nadie más. Eso es lo que esperarías que hiciera el/ella, así que mantén tus labios sellados. No hables a las espaldas de tus amigos, y no esparzas rumores sobre las cosas que te cuentan en privado. ¡Nada de murmurar ni de puñaladas por la espalda! Nunca digas nada acerca de tu amigo que no puedas decírselo a la cara.

Tampoco permitas que los demás digan cosas malas sobre tus amigos. Hasta que hayas escuchado la versión de tu amigo/a, considera lo que te digan como simples rumores que no son ciertos. Si alguien dice algo que te sorprende, y que parece que tu amigo/a no dijo podrías responder algo como: “Lo conozco y no creo que haya dicho eso. Déjame que hable con el/ella y, si es verdad, te lo diré. Mientras tanto, por favor, no lo cuentes a nadie, porque podría ser un malentendido”

No le digas a nadie si tus amigo/a está enamorado de alguien. Se sentirían mal si le dijeras a alguien que el/ella no querían que se enterara, o a alguien que lo vaya diciendo a todo el mundo.

- Sé respetuoso. Los buenos amigos se respetan mutuamente y se apoyan. Si tu amigo tiene ciertos valores morales, o ciertas creencias, que no coinciden del todo con las tuyas, respeta su postura; debes estar dispuesto a hablar de ello con normalidad, y no despreciar o ridiculizar sus convicciones. Mas bien, intenta comprender su punto de vista y aprende más de tu amigo/a. Con el tiempo, respetar las diferencias os harán mejores amigos y mejores personas.

Escucha siempre lo que tu amigo tenga que decir. A veces, tu amigo querrá hablar de cosas que no te interesen, o con las que te sientas incómodo, pero si respetas a tu amigo podrás a un lado esos sentimientos porque de verdad quieres escuchar a tu amigo, y valoras su opinión.

Habrá veces en que veas los asuntos de manera muy diferente que tu amigo/a. En vez de pedirle que cambie su punto de vista, se respetuoso y dispuesto a evaluar tu propia opinión de las cosas.

---- Procura que haya un balance entre lo que das y lo que recibes
- Comparte. No ser egoísta es muy importante para una amistad. Complace a tus amigos/as cuando puedas hacerlo, siempre que sea de una manera equilibrada. Debes estar ahí cuando te necesitan, e ir más allá de lo que te pidan. Responde a los actos de bondad de tus amigos siento tú también bondadoso con ellos, y verás como esto fortalece vuestra amistad.

- Cuida a tu amigo de cualquier peligro. Si te das cuenta de que tu amigo se va a meter en problemas, como por tomar drogas, ser infiel a su pareja, o por tomar demasiado alcohol, ayúdale. No pienses que ya es mayorcito para cuidarse el solo. Quizá tengas que ser tú quien use el sentido común y le haga darse cuenta del peligro.

No permitas que tu amigo/a conduzca su vehículo si ha bebido alcohol. Pídele las llaves, o hasta quítaselas, si es necesario, y llévalo a casa tu mismo.

Si tu amigo/a empieza a hablar acerca de suicidarse debes decírselo a alguien. Esto no tiene nada que ver con la norma de “respetar su privacidad”. Aunque tu amigo/a te pida que no lo cuentas a nadie, deberías hacerlo de todos modos. Puedes sugerirle que acuda a un profesional. Pudieras hablar con sus padres, con tus propios padres, o con la pareja de tu amigo/a (a menos que sean ellos la causa del problema) antes de buscar más ayuda.

- Apoya a tu amigo cuando esté en problemas. Si tu amigo tiene que ir al hospital, ofrécete para llevarle sus cosas personales; si se le escapa el perro, ayúdale a encontrarlo y si necesita que alguien vaya a buscarle, ofrécete a hacerlo. Si no puede asistir a clase, toma notas y dáselas después, y dile qué tareas han asignado para que se mantenga al día. También podrías mandarle una tarjeta o una carta para que sepa que le importas. Si un familiar suyo fallece seguro que querrás asistir con el/ella al funeral, o cocinar una comida para tu amigo y llevársela. Preocúpate por tu amigo/a y ayúdale a que se exprese, y si necesita llorar quédate a su lado. Solo debes darle un pañuelo y escucharle atentamente. No hace falta que digas nada. Mantente calmado, y, aunque veas a tu amigo/a muy triste, confírmale que le apoyas y que puede contar contigo.

Si tu amigo/a está pasando por un mal momento no le digas: “Todo saldrá bien” si no es cierto. Debes intentar ser realista, y darle falsas esperanzas solo empeorará el problema cuando tu amigo se de cuenta. Es mejor que le digas algo como: “Decidas lo que decidas, sabes que estoy aquí para apoyarte”. Si tu amigo necesita hablar: conversad; si necesita estar callado también. Si necesita relajarse o distraerse, ofrécete para ir a ver una película con el/ella o a dar un paseo. Dale un abrazo. Se sincero, pero mantén un tono positivo y animador. Hasta un desconocido apreciará unas palabras sinceras, un gesto cariñoso, un abrazo o una palmada en la espalda, aunque debes tener cuidado de no propasarte.

-Si te lo pide, dale un buen consejo, pero no insistas en que haga las cosas a tu manera. No le juzgues. Simplemente dale un consejo cuando te lo pide, sobre todo si es para evitarle algún problema. Cuéntale cómo ves tu los asuntos, y así quizá pueda entender mejor la situación y valorar todos los factores. No te ofendas si tu amigo escucha tu consejo, pero decide no ponerlo en práctica. Tus amigos deben tomar sus propias decisiones.

Evita dar consejo si no te lo han pedido. Dale consejo a tu amigo/a solo si es evidente que lo desea. Asegúrate de ello preguntándole antes si puedes sugerirle algo.

Evita decir “Deberías hacer…”. Pudiera parecer que estás imponiéndole tu opinión y puede que no le guste.

- Escucha. No tienes que concordar siempre, tan solo tienes que escuchar. Asegúrate de no hablar demasiado y acostúmbrate a escuchar a tus amigos. A algunas personas no les gusta escuchar a alguien hablar de sus propios sentimientos las 24 horas. Si monopolizas la conversación hablando de tus propios sentimientos, tu amigo no esta disfrutando de vuestra amistad. Por ejemplo, no andes siempre quejándote de tus problemas. Al escuchar, estás ampliando la relación entre vosotros/as dos y ayudará a tu amigo/a a ver que le apoyas, y que no le estás juzgando.

- Dale espacio a tus amistades. Debes entender que, algunas veces, tus amigos querrán estar solos o quedar con otras personas. Permíteselo y no seas absorbente o demasiado dependiente. Ser amigos no significa que siempre tengáis que estar juntos. Si le das a tus amigos/as su espacio para pasar tiempo con otros, cuando estéis juntos se sentirá renovado y apreciareis aun más vuestra amistad.

- No seas egoísta. Robar, envidiar o mendigar son muy negativos para una amistad. Tu amigo/a se cansará pronto y buscará la amistad de gente menos egoísta que estén dispuestos a dar y a recibir. Incluso si eres un fracaso total, no esperes que todo el tiempo se preocupen por ti.

No esperes que los demás sean generosos contigo, ni lo pidas, y mucho menos abuses cuando tus amigos sean generosos. Cuando tus amigos hagan algo bueno por ti, corespóndeles pronto. El dinero no debería ser lo más importante.

Cuando sea el momento apropiado, márchate a casa. No te conviertas en un mueble más de su casa. Además, recuerda despedirte al salir. A nadie le gusta ser amigo de alguien aprovechado, o sentirse utilizado.

---- Haz que la Amistad Perdure
- Aprende a perdonar cuando pase algo malo en vuestra amistad. Debes odiar el hecho, no a la persona. Si tu amigo/a ha hecho algo que te ha sentado mal, no seas demasiado duro con él/ella. Si de verdad eres un buen amigo, nunca le echaras en cara aquello que hizo mal. Procura hablar para solucionar los problemas.

- Aplica la Regla de Oro. Siempre trata a tu amigo/a como te gustaría que te trataran a ti. No hagas ni digas nada que no te gustaría que te dijeran a ti. Permanece a su lado en las buenas y en las malas, como tu mismo deseas que lo haga un buen amigo. No te tomes todo como un favor que te tienen que devolver inmediatamente.

- Profundiza tu amistad. Cuanto más tiempo paséis juntos/as, menos idealizarás a tu amigo/a y aprenderéis a aceptaros como realmente sois. Esto es lo que significa ser verdaderos amigos, preocuparse de verdad el uno por el otro.

- Sé confiable. Guarda los secretos, nunca rompas tus promesas y demuéstrale que te preocupas por él/ella. Si piensas que no podrás mantener el secreto, no permitas que te lo cuente; resiste la tentación. Además demuéstrale que que importa con actos bondadosos. Si estáis lejos, podrías enviarle cartas que expresen lo mucho que le aprecias. Si alguien está molestándole, ¡defiéndele! Tu deber es cuidar de tus amigos, igual que te gustaría que ellos te protegieran a ti. Se un buen invitado cuando estás en tu casa, y date cuenta de que, si ellos te consideran su amigo, puedes sentirte como en tu propia casa.

- Ve más allá de lo que se espera de ti. Un amigo espera a que termines tus tareas, pero un buen amigo te ayuda para que termines antes. Si tu amigo te pide dinero para ir en el autobús, ofrécete a llevarlo. Debes estar dispuesto a prestarle tus cosas, y no lo hagas a regañadientes, porque tu amigo se dará cuenta de que en realidad no deseas ayudarle. Recuerda que si tú eres un buen amigo, los demás querrán ser buenos amigos tuyos. Ayúdales cuando sea necesario, pero tampoco dejes que abusen de ti. Asegúrate de que te devuelvan lo que les hayas prestado, si es caro, pero no seas brusco ni maleducado.

---- Consejos
- Asegúrate de que tus amigos no pasen su cumpleaños, u otro momento especial, solos. Puedes llevarles un pastel por sorpresa, o podrías invitarle a cenar.
- Haz comentarios animadores a tus amigos. Por ejemplo, si sabes que está haciendo dieta, podrías decirle lo guapa/o que le ves hoy. Cuanto mejor le conozcas, mejor podrás saber los temas que le preocupan y como hacer un comentario que le levante el ánimo, y evitar decir algo que lo deprima.
- Disfrutad de la compañía mutua. No se trata de darle consejo constantemente a tu amigo/a si está pasando un mal momento en su relación amorosa. Trata de que se divierta y de hacer cosas diferentes de vez en cuando. Puedes ser una influencia muy positiva en la vida de tus amigos.
- No tienes por qué gastar mucho tiempo ni dinero para ser u buen amigo. Los mejores regalos son los que hace uno mismo con todo el cariño, pasar tiempo juntos o ayudarle en algo.
- No agobies a tus amigos con muchas reglas y normas. Sería como intentar que tu amigo/a viviera a tu manera. Permite que tus amigos sean naturales y que se desarrollen como individuos, y ambos disfrutareis más de la amistad.
- Si tu amigo/a está pasando por problemas (como un desengaño amoroso), y te trata de manera brusca o hiriente, no te enfades demasiado. Trata de comprenderle y ponerte en su lugar.
- Toma la iniciativa. Si tu amigo necesita algo, procura hacer algo para aliviar su situación.
- Un amigo con el que solo puedes estar durante la escuela, o el tiempo de trabajo, es un amigo aun con todo. Puedes disfrutar de este tipo de amistades si aprecias el tiempo que pasáis juntos estéis donde estéis.
- Respeta a tu amigo/a y respétate a ti mismo. El respeto hace que crezca la relación y la mantiene viva.
- La Buena comunicación es básica para una Amistad. Si tu amigo/a y tu no podéis hablar abiertamente, entonces tendréis problemas, y si no los resolvéis, posiblemente se acabará la amistad.
- No dejes que tu amigo/a pague cada vez que coméis algo fuera, incluso si tienes que insistir. Además, no te lleves cosas de casa de tu amigo sin permiso, y tampoco dejes que esto suceda en tu casa.
- Si tomas prestado algo, cuídalo bien, y devuélveselo antes de que tenga que pedírtelo.
- Si terminas una Amistad con alguien, podrías pensar en devolverle los regalos especiales que te haya dado. Es una muestra de educación y de buena fe.
- Procura ser puntual cuando tengas que quedar con tus amigos, incluso si es solo para tomar un café. Acuérdate de llamar siempre que llegues tarde y explicarle la razón. Un mensaje de texto es una manera sencilla y barata de avisarle. Hacer esto es una buena costumbre, porque si un día no llegas a tiempo, tu amigo/a se dará cuenta enseguida y comprobará si te ha pasado algo.
- Invita a tus amigos a tu casa a menudo. Podrías cocinar su comida favorita y así le harías sentir bienvenido. Procura complacerles cuando estén en tu casa. Por ejemplo, jugando a sus juegos favoritos en vez de a los tuyos. Seguro que no deseas que tu amigo se sienta incómodo en tu casa.

---- Advertencias
- No absorbas todo el tiempo de tus amigos. Relájate y confía en vuestra Amistad. Deja que tu amigo/a esté contigo cuando a ella/él le apetezca, o que pueda estar con otras personas, o simplemente a solas. No puedes decidir por ellos, al igual que no quieres que ellos decidan por ti.
- Cuando te marches, no te quedes una hora hablando en la puerta. Cierra la puerta y entra de nuevo, o dile adiós y vete, especialmente si tu amigo te dice que tengas cuidado de que no se escape su gato. Podrías meterlo en un buen lio solo por charlar un rato más. Si te acuerdas de algo importante que debéis hablar, entra y cierra la puerta.
- No quedes con alguien solo porque los dos seáis fanáticos del mismo tipo de películas, o porque a ambos os gusten las fiestas. Esto es algo interesante que tenéis en común, pero no solo tienes por qué quedar con gente igual que tu. A veces, los amigos más diferentes entre si son los mejores, porque puedes ver sus diferentes personalidades y esto pudiera sacar lo mejor de cada uno de vosotros. - Si mantienes la mente abierta, y formas tus propias opiniones sobre las personas que te rodean, te darás cuenta de que la personalidad de tus amistades va mucho más allá de un simple estereotipo y que son personas maravillosas y únicas.
- Si tus amistades no te tratan bien, aunque tu sí les trates bien, no hay motivos para seguir siendo amigos. No seas amigo íntimo de nadie que no te trate bien.
- A nadie le gusta que sus amigos lo insulten. Ten cuidado al bromear con ellos. Si tu amigo te dice que ya es suficiente, debes parar.
- Nunca empieces una discusión simplemente porque estés aburrido.
- No esperes hacer un gran amigo instantáneamente; date cuenta de que, si ha de haber una amistad especial entre los dos, tomará tiempo desarrollarla.
- Si tu amigo/a hace nuevas amistades, no te pongas celoso. A nadie le gustan los amigos celosos. Confía en tu relación de amistad. Y si tu amigo/a está hablando con otra persona, no te metas en su conversación, porque parecerías desesperado y un tanto patético.
Cuando pases tiempo con tu amigo/a, sea que esteis comiendo juntos, o simplemente charlando, deberíais apagar los teléfonos. Es muy molesto que te interrumpan constantemente para atender una llamada. Incluso si apartas tu mirada uno momento para leer un mensaje de texto tu amigo/a sentirá que no le estás prestando atención, o que te estás aburriendo y no valoras el tiempo que estáis pasando juntos.
- No le grites si te deja abandonado. Quizá puedas hacer algunas nuevas amistades en vez de perderlas.
- No cuelgues vídeos comprometidos de tus amistades en Facebook. ¡Podrías arruinarle la vida!
- No le cuentes tus sentimientos a alguien en quien no puedas confiar. Quizá un día lo utilice para hacerte daño.
- Nunca, pero nunca hables mal de ellos en ausencia, quedarás como un hipócrita y a nadie le gustan los hipócritas. La base de la amistad es la lealtad.

Amigos como yo lo entiendo, son las personas con quienes no tengo ningun tapujo y con quienes he convivido varias etapas de mi vida.
Amigos = hermano, esos con quienes la convivencia fue estrecha y larga con quienes hemos compartido tantas cosas que tenemos viajes, historias, narraciones y grandes recuerdos, con quienes conocemos a las familias y son como propias.
Los amigos menos frecuentados pero que son mas que una amistad comun, esos con quienes nos juntamos varias veces en el año a comer asado, o charlar, esos con quienes tenemos cosas de alguna convivencia menor.
Los amigos que ya no son tales como los que tuvimos en la secundaria, recordados pero no es la misma confianza ya que todos cambiamos.
Y luego esas amistades que llamamos amigos solo en eventos sociales que nos encontramos circunstancialmente.

Nosotros no tenemos ninguna de estas relaciones, existen diferencias con cada una de estas visiones de la amistad, aunque tambien hay algunas concordancias, no estamos dentro de una categoria de amistad, ni de amigos.
0No hay comentarios