Canales populares
  1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Estilo de vida femenino
  4. »
  5. Femme

Cómo salir de la soledad no elegida




Aprender a estar y vivir solos es necesario para no caer en relaciones de dependencia emocional y para manejarnos en estos tiempos en los que los noviazgos y matrimonios, en muchos casos, ya no son “para toda la vida”.

Pero algunas personas (o muchas en determinado momento de su vida) se encastillan en su propia soledad de una manera excesiva o demasiado prolongada, de tal modo que cierran las puertas al amor. Entonces es cuando la soledad deja de ser saludable para convertirse en un refugio que nos aísla de la vida misma.



Cómo saber si llevas demasiado tiempo solo

- La gente te pregunta con frecuencia si no tienes ganas de enamorarte, y tus argumentos son siempre demasiado rígidos, excesivamente racionales; incluso puede que sarcásticos (“No tengo tiempo”, “Estoy muy bien así”, “¡Con lo bien que vivo, calla, calla!”)

- Has aprendido a estar solo pero hay dolor en tu soledad, como si más bien te hubieras resignado a ella. Y por eso has desarrollado un aluvión de manías y hábitos para “rellenar” tus vacíos y carencias.

- Por más que defiendes tu soltería y en muchos momentos la disfrutas, en otros sufres porque en tu interior sientes una necesidad profunda de amar y ser amado, y la rechazas sin aceptarla como lo que es: ¡algo natural!

- Te centras demasiado en los aspectos negativos de tus relaciones anteriores como argumento para justificar tu soledad. O bien te embarcas en relaciones cortas que sabes que fracasarán y entras en ellas cargando en la otra persona todo el peso de tus experiencias dolorosas pasadas y asfixiándola sin entregarte a ella.

De la soledad que duele a la felicidad en pareja

- Si realmente estás cansado de vivir sin pareja, primero debes limpiar las creencias que te mantienen solo y sanar las heridas abiertas de tus relaciones anteriores. Hay muchas formas de hacer esto. Unos preferirán sincerarse con un buen amigo. Otros, ir a un terapeuta o leer libros de autoayuda. Algunas personas simplemente toman la decisión de cambiar y la llevan a cabo en su vida cotidiana gracias a su determinación.

- Este proceso puede llevar mucho tiempo. Ten paciencia y fortaleza. Se trata de una etapa en la que es mejor no tener pareja para poder centrarte en conocerte y amarte a ti mismo. Si tu deseo de cambio es sincero, sentirás mucha satisfacción al comprometerte contigo mismo.

- Deberás mostrar mucho valor para reconocer los motivos que te han mantenido en soledad durante demasiado tiempo: la creencia de que no mereces amor, las secuelas de una relación destructiva, el no saber cómo encauzar tu deseo de amar y ser amado, etc.

- Salir de la soledad significa abrirse a los demás. Es tiempo de apoyarte en tus amigos y de hacer otros nuevos, de buscar el calor de tu familia, de embarcarte en un curso divertido o un programa de voluntariado… Sea como sea, sal de ti mismo y de tu fortaleza. Poco a poco irás estableciendo nuevos lazos de cariño y comprobando que has cambiado y que ya no estás atrapado en los antiguos patrones.

- Ábrete a encontrar pareja cuando llegue el momento en que tus ganas de compartir sean mucho mayores que las de estar solo. Hazlo de la forma que más te guste y vibre con tu forma de ser. Por ejemplo, tal vez detestes las páginas de online dating pero te encantan las redes sociales, así que podrías utilizar tu perfil de Facebook como un estupendo escaparate para conocer gente y mostrar lo mejor de ti.


0No hay comentarios