Canales populares

El miedo a las mujeres demasiado guapas

El miedo a las mujeres demasiado guapas


Lo llaman 'venustrafobia' y la verdad está ahí fuera.


Si ya lo decían ellas y yo no las creía. Lo decían ellas, pero el resto de mujeres pensábamos que era una mentira más, como lo de que no tener arrugas ni flacidez ni celulitis ni grasa era cosa de la genética.


Ellas, las supermodelos, decían que los hombres no se les acercaban, que les tenían miedo. ¿Estudias o trabajas? ¿Vienes mucho por aquí? ¿No te conozco yo de algo? O lo que sea que se diga ahora para ligar.


Pues eso, que las mujeres más hermosas del mundo cuentan que casi siempre son ellas las que tienen que dar el primer paso, acercarse y lanzar el cebo. Que muy pocos hombres tienen agallas suficientes ni para guiñarles el ojo.


Y claro, así se explica también que algunas de ellas, espectaculares hembras de metro noventa más noventa-sesenta- noventa, estuvieran colgadísimas de tipos a los que sacaban tres cabezas de altura y varias toneladas de hermosura. Son los únicos que se han acercado a cortejarlas con el convencimiento de ser el mismísimo adonis.


Pero ahora resulta que es verdad. Que muchos hombres sudan, tiemblan, tartamudean y tienen taquicardia ante una mujer excesivamente hermosa. El síndrome se llama venustrafobia (el nombre es horroroso, qué le vamos a hacer) y paraliza al macho ante la visión de una hembra exuberante. Lo del tonto del pueblo pero en versión discotequera.


Yo pensaba que la táctica de ir a por la más fea era para dar celos a la que de verdad le interesaba, la guapa. Pero no. Era porque no se aterevia con la mujer.


0
0
0
0No hay comentarios