About Taringa!

Popular channels

Emma Watson y otras caras del nuevo girl power






Emma Watson y otras caras del nuevo girl power






Desterradas aquellas mujeres del 68 cabreadas y con vello en las axilas, las neofeministas de hoy quieren concienciar a hombres y mujeres de que la igualdad entre géneros nos conviene, sin restarnos misterio ni encanto. ¿Quién lo ha dicho? La actriz Emma Watson en su brillante discurso ante la ONU y otras tantas que aquí, por el Día Internacional de la Mujer, te presentamos.

Érase una vez una bella actriz de talento precoz que, tras protagonizar una de las sagas cinematográficas juveniles más importantes de todos los tiempos y graduarse en Brown, se subió al estrado en la ONU y pronunció el discurso neofeminista más comentado y seguido de la era 2.0. Emma Watson pasaba así a la historia como la generadora del hashtag #HeforShe, el movimiento solidario que pretende concienciar a hombres y mujeres de que la igualdad entre géneros nos conviene a todos.



Hermione se hace mayor (y todas la veneramos)




Fue uno de los puntos de su brillante exposición el que ha hecho emerger una cuestión que parecía zanjada, ¿se trata en realidad de un tema de nomenclatura? “"Las mujeres han decidido no identificarse como feministas porque, aparentemente, ante los ojos de otros, esta expresión las hace ver agresivas, anti-hombres y hasta poco atractivas. ¿Por qué se ha convertido en una palabra incómoda?"”, lanzaba una tímida Emma con voz temblorosa y mirada firme.

El primer paso es desmontar el cliché de la activista subversiva que prende fuego a su sostén en pos de la libertad. Las feministas ya no son mujeres cabreadas con vello en las axilas y pantalón recto. Tampoco se limitan a hablar de patriarcado o ablación ni centran el discurso en su falta de posibilidades para acceder a puestos de poder, cuestiones que por necesarias resultan evidentes.

Tras varias décadas en las que el término ha sido vapuleado, denostado y utilizado como un insulto en plan “cuidado con las pelotas chicos, ahí viene una feminista”, vuelve de nuevo con la fuerza de un obús y avalado por la industria de la moda y del show business. Es decir, considerarse feminista ahora no solo es lógico y consecuente, sino que resulta cool y rentable. Pero no se trata de algo aleatorio.



El humor, la mejor arma




Las heroínas del momento en pro de la igualdad tienen un arma poderosa y efectiva que han decidido enarbolar con maestría y precisión de bisturí. Se trata del humor, ese súper poder que permite llegar al fondo de determinados asuntos peliagudos. Ya sabes, si dices “me he pintado los labios como el jocker” anulas la posibilidad de que alguien mencione tu maquillaje. Tina Fey y Amy Poehler centraron la atención del planeta durante la retransmisión de la entrega de los Globos de Oro de este año. Las dos humoristas presentaban por tercera vez la velada y en su afilado monólogo no faltaron sus habituales dardos feministas.

“"Amal es una abogada que defiende los derechos humanos, que ha trabajado en el caso Enron, como consejera de Kofi Annan en Siria, y fue elegida una de las tres personas que integraron una comisión de la ONU sobre crímenes de guerra en la franja de Gaza”", explicó Fey. “"Bueno, pues esta noche su esposo recibe un premio a su trayectoria profesional”", lanzaron con una sonrisa hacia George Clooney, que recibió los elogios a su esposa con una breve inclinación de cabeza. Las dos comediantes triunfan en cine y televisión y mantienen un total compromiso con el feminismo alejadas de la línea dura y sembrando con un estilo natural, ingenioso y desenfadado las bases de esta nueva corriente.



Súper girls




Lena Dunham es guionista, productora y protagonista de la serie Girls y autora del libro No soy ese tipo de chica. Esta veinteañera irreverente, criada en una familia acomodada de artistas con residencia en el Soho, tiene millones de mujeres en todo el mundo que se sienten identificadas con su forma descarnada e hiperrealista de ver el mundo y la sexualidad. Algunos la han tachado de valiente por exhibir su anatomía sin tapujos ante la cámara. Para ella es una cuestión de kilos, pues da por hecho que esos halagos a su valentía poco tienen que ver con despojarse de la ropa y mucho con que su altura y medidas no se acerquen ni de lejos a los estándares habituales de la industria.




Madonna, la lencería ¡y Mujercitas!




Para Caitlin Moran, columnista británica y autora del tratado feminista Cómo ser mujer, el que no se pueda hablar de algo se convierte en un excitante motivo para hacerlo. “"La idea de que hay algo ahí de lo que se supone que no puedes hablar me da ganas de quitarme toda la ropa y empezar a soplar muy fuerte una trompeta gritando ‘¡Mirad! ¡Aquí hay algo de lo que se supone que no debemos hablar! ¡Mujeres! ¡Aquí! Necesitamos hablar sobre este tema y reírnos hasta que ya no sea vergonzoso"”, afirma. Dorothy Parker, Mujercitas, Patti Smith, Madonna, Lady Gaga, la lencería buena, el declive de la depilación brasileña y el lápiz de ojos son algunos de los elementos que según la escritora han mejorado las cosas para nosotras.



















0No comments yet