Check the new version here

Popular channels

Esto es para vos… ¡piropeador del orto!

Sí, sí.. hoy tengo ganas de pasarme a la vereda de enfrente con la misma impunidad que los ladrones te afanan y caminan por la calle con los mismos derechos que vos. Del mismo modo que le pegué un enorme y merecido palazo a las minas en el post "¿Quién dijo que lo hacen bien?", ahora me cruzo de vereda para intentar devolverle la dignidad a los hombres que piropean todo el tiempo no haciendo más que ratificar su condición de imbéciles.

Soy Nahuel Fox, Director de la Escuela de Seducción "Seducción por Chat" y cada post tiene por objeto, además de entretener, abrirle los ojos a los hombres que somos los que tenemos la obligación de seducir sin la más puta idea de cómo hacerlo (algo así como darle la pelota a FC Midland para que avance y así jugarle de contra - Si sos mina no intentes comprender ese concepto, si sos flaco y no la cazaste, lo tuyo es el jenga de Sofovich `Dios lo tenga en la gloria´-) al mismo tiempo que es mi obligación ubicar a las minas cuando se toman atribuciones que no les compete (estoy hablando en serio, no sean malpensados).



Salís a caminar y es inevitable si prestás un poquito de atención ver los distintos tipos de piropeadores que sin importar tiempo ni espacio despuntan el vicio generando las más diversas reacciones. ¿El objetivo? Divertirse, hacer reír al de al lado, q la mina se ría, q se enoje, que los putee...y pueden llegar a lograr todo menos una sola cosa: levantársela. En principio porque en el 99% de los casos somos (inevitablemente me tengo q hacer cargo de mi sexo pese a no compartir estas pelotudeces) tan cagones que ni siquiera sostenemos la pelotudez que dijimos y salimos casi corriendo.

Algunos afirman que absolutamente todo lo que hace el hombre en la vida es para levantarse minas, pero estoy en condiciones de afirmar que piropear no sólo no levanta, sino que es ideal para que una persona que no te conoce automáticamente te catalogue de forrazo


Las autoexcusas para justificar los piropos son infinitas y van desde “la calle es pública y lo público es de todos”, pasando por un “las mujeres se visten así para que les digamos cosas”, terminando en un “si yo fuera mujer me encantaría que me digan de todo”.



En países civilizados como Bélgica hay multas de hasta mil euros para los que se zarpan en la calle, pero si acá el motochorro termina en lo de Mauro, no puedo más que hacer un llamado a la reflexión.

¿A quién le puede gustar que cada tres pasos un manfrolo sin gracia te diga una barbaridad?

Quizás viéndolo de afuera me van a entender un poco más. Vamos a clasificar los distintos tipos de piropos de acuerdo a la distancia del objetivo, desde más lejos a más cerca.

El lechuzón: Es el chistido que se hace de largas distancias. No lo acompaña texto alguno. Hasta es complicado detectar a su autor. Muy frecuente en obras de alto. Difícil de explicar con palabras, para lo que conseguí el audio exacto.


link: http://www.youtube.com/watch?v=-qk2yfwrTgo


Camionero: La impunidad que le da la altura de su rodado es tan grande como su nivel de cagoneidad (¿qué dije?). Frases bien, bien cabezas fuera de tiempo y espacio. Se ríe solo y busca rápidamente algún compinche de su ocurrencia.



Bolas tristes sobre ruedas: seguimos dentro de los “machos” que piropean a distancia. En este caso los navigios al volante se dividen entre el gilastro que dice alguna huevada y se hace el cheronca con el cigarro por la ventanilla convencido de que es re pillo y el cabeza de tacho que toca bocina cuando pasa la mina. Los casos mencionados al momento son más efectivos que los preservativos y los anticonceptivos a la hora de evitar un embarazo.



Les dejo algunos ejemplos de los anteriores



Distancia corta:

Estos en principio tienen bastante más huevo que los otros. Lo de los huevos entre comillas porque tampoco es que le están pegando cachetazos a un cocodrilo.

Tanguero: estos romanticones se quedaron en el blanco y negro. Fusionan dos antigüedades rancias como el “me gustaría ser tal cosa para ser tal otra” o rompen las pelotas con los bombones derretidos. “Me gustaría ser papel para envolverte bombón…”



La "N" de la placa en la palabra pasa completamente inadvertida. El peor ser un tremendo hijo de puta que un mero analfabeto.

Si estoy en la selva, tengo un disparo en la escopeta y está un piropeador tanguero y un león, me pego un tiro de una. A lo mejor me morfe el León, pero cuando le den ganas de coger le va a dejar el orto a la miseria a ese hijo de puta.


Grasa: Si hervís una papa frita con la grasa de estos muchachos, te pega más duro que una patada de Karateka. Mamita, mamá, bebota, qué cola y una cara de pajero importante que acompaña la escena.



Violín: es el que mete miedo porque te persigue por la calle. La mina cruza la calle y la sigue, y la sigue, y la sigue… ¿qué carajo quiere?



A continuación el video de una mina relativamente linda que se filmó 10 horas caminando por la calle y compiló los piropos que le dijeron en un puñado de minutos. Están la mayoría de los casos acá descriptos. Incluso un "violín" que acompañó a la dama 5 minutoooooosss.


link: http://www.youtube.com/watch?v=b1XGPvbWn0A


Lo importante es tener claro que si la queremos levantar porque nos gustó, no hay que caminar para el lado de los piropos, que como ejemplo podemos poner que sea la izquierda. Errhhh... ok, acá una ayuda.




Conclusión: Basta de piropos que incomodan. Acérquense a la chica y pídanle alguna opinión femenina sobre un tema cualquiera. Les encanta hablar y de hecho lo hacen hasta por los codos.
Es mucho más digno que incomodarlas. Tenemos que quitarles motivos para que digan que no hay hombres y que somos pelotudos.


Ya sé que vario/as me pidieron que dé la cara pero no se dio, no es que soy Batman. Acá revelo el enigma. Fachero, ¿no?



link: http://www.youtube.com/watch?v=E1zGCboaMRc

Y después de tipear como un salame (perdonando al fiambre) entreguen puntos carajo, no me hagan enojar.



0
0
0
0No comments yet