Check the new version here

Popular channels

Gracias a ella tenés Wifi <3










Esta ingeniera fue la primera actriz que protagonizó un desnudo integral en una cinta comercial, interpretando además un orgasmo en primer plano, a principios de los años 30 en la checa Éxtasis. Fue antes de coronarse como una de las grandes bellezas de Hollywood. Antes de que Hedy Lamarr dijera: "Es fácil ser glamurosa. Lo único que tienes que hacer es quedarte quieta y parecer estúpida".

Más allá de su figura de estrella cinematográfica, la actriz de Sansón y Dalila (1949) compatibilizó el cine y una agitada vida personal muy de diva del celuloide (seis divorcios) con la curiosidad científica: uno de sus inventos fue el germen para desarrollar las comunicaciones inalámbricas de los teléfonos móviles, los sistemas gps y la tecnología wifi.

Toda una vida de película que recuerda, hasta el 2 de marzo de 2014, el Espacio Fundación Telefónica en una muestra sobre esta inventora y actriz de origen austriaco.

El próximo 9 de noviembre se cumplen 100 años del nacimiento de Eva Maria Kiesler en Viena. En los años 40, ya siendo conocida como la actriz Hedy Lamarr, patentó junto al compositor George Antheil un invento para teledirigir torpedos en las batallas navales de la Segunda Guerra Mundial.







Fue una de sus forma de intentar ayudar a la batalla contra Hitler, aunque el Ejército de los Estados Unidos no llegó a utilizar esta tecnología, aunque la mantuvo en secreto y desarrolló posteriormente investigaciones a partir de ella. La ingeniera utilizó su fama como actriz para aprovechar su fama de otra forma: contribuyó a la venta de bonos de guerra y prestó su imagen a pósters propagandísticos. Según recuerda la exposición Hedy Lamarr y el Sistema Secreto de Comunicaciones, aquel que comprara veinticinco mil dólares conseguiría un beso de la actriz y Lamarr logró vender siete millones de dólares en bonos de guerra en una única noche.

Aquel invento de Lamarr y Antheil consistía en teledirigir torpedos para conseguir que impactaran en los objetivos enemigos. Consiguieron la patente el 11 de agosto de 1942 y la cedieron gratis al ejército de los Estados Unidos. Tal y como se explica en la muestra, en la II Guerra Mundial, aunque se conocía el control remoto, no se usaba para dirigir proyectiles porque las señales de radio utilizadas para guiarlos eran relativamente fáciles de descubrir y, por tanto, de bloquear. El “Sistema secreto de comunicaciones” de Lamarr y Antheil permitía proteger esas señales, cambiando su frecuencia de transmisión continuamente.

Aquel sistema se conoce ahora como “salto de frecuencia”: cambiar repetidamente de frecuencia durante una transmisión de radio para minimizar interferencias o su intercepción no autorizada. "En la actualidad este salto de frecuencia forma parte de un grupo de soluciones en telecomunicación denominado sistemas de espectro expandido que se utilizan en las comunicaciones inalámbricas, en las redes wifi y las comunicaciones con móviles", recoge la nota sobre la exposición de Lammar, fallecida en el año 2000.

























0No comments yet