Check the new version here

Popular channels

La mujer perfecta

¿Quién no ha soñado con la chica diez puntos? El argentino es uno de los hombres que más se ratonea y dispone de la fortuna de vivir en la tierra de las mejores mujeres. Hay de todo para elegir. ¿Cuál es la mujer perfecta?

Esto no es una nueva forma de caer en el argentinismo fácil de creerse los mejores. La belleza femenina argentina no solo pasa por algo físico, sino por una tendencia cultural. No existe en ningún otro lado del planeta un sitio en donde la mujer se arregle tanto para robar miradas en su andar diario. Desde su rutina laboral hasta la compra diaria o llevar la ropa al lavadero, las chicas argentinas se quedan meditando durante varios minutos frente al placard para elegir las prendas apropiadas.

Definitivamente mujeres así no se da en otro lado. Existe tanta belleza por estas pampas que el hombre no sabe por donde comenzar. Hay para todos los gustos y de todos los colores. Es como un león hambriento suelto en un zoológico sin seguridad. Antes solo se podía disfrutar del destape durante la noche, pero hoy no existe hora donde un caballero argentino o extranjero, no se enrede la cabeza atrayéndose por la pasarela diaria.

Ahora: ¿Existe una mujer argentina que por unanimidad sea establecida como la chica perfecta? La respuesta será completamente negativa. Para el paladar del hombre argentino existen dos corrientes bien diferenciadas: Están los hombres que prefieren que la mujer se destaque por su delantera provocativa; y están aquellos que sostienen que unas nalgas redonditas y chiquitas los desviven. Son las únicas dos ramas que existen en el mundo superficial de los argentinos a la hora de la búsqueda de la mujer perfecta.

Estas dos ramificaciones que se presentan en el planeta masculino, no se da en el femenino. Ellas son más variadas en los gustos, que para suerte del hombre, casi ninguno queda afuera de ese paladar. El hombre es terminante: O buenos pechos, o buena cola (ideal sería las dos cosas juntas, pero las dos tendencias afirman que es imposible ese caso, únicamente con la excepción de la cirugía).

Hace diez años la mujer perfecta era Valeria Mazza, una rubia angelical con mirada cristalina. Hoy la vitrina es más amplia y Pampita junto a Luciana Salazar pelean palmo a palmo el cetro que ninguna de las ramificaciones otorgará de forma definitiva. Aunque se debe dejar en claro, que cualquier caballero que pertenezca a cualquiera de las dos tendencias, jamás negaría una noche de placer con la mejor representante de ambas corrientes.

Los hombres son sencillos, sin vueltas. Si hay algo que le gusta levanta campamento sin importar si tiene demasiado busto o una cola excitante. El hombre tiene un piso, y de ahí para arriba no realiza discriminaciones de ningún tipo.

fuente:http://www.cherro.com.ar/articulo.php?aid=82
0
0
0
0No comments yet