Check the new version here

Popular channels

las 20 peores cosas del embarazo

El embarazo es un momento de plena felicidad, pero seamos realistas, no todo son buenos momentos. Las molestias que hay que soportar durante esos nueves meses pueden llegar a ser realmente dolorosas, pero, por suerte, después de este tiempo, tendremos como recompensa a nuestro precioso bebé en los. Eso compensa todo, ¿verdad?

1. Las nauseas y sus derivados, los vómitos, son un tándem infernal. Ambos van siempre de la mano, dispuestos a estropearte el día desde que pones un pie en el suelo.

2. La frustración que se siente cuando te pones delante del armario por la mañana y no te entra casi nada.
3. Las cabezas agachadas en el transporte público que intentan evitar a toda costa levantarse para cederte el sitio.

4. Ese bebé que se pasa la noche practicando para ser futbolista, pero que se niega a moverse cuando su papá pone la mano en la barriga. "Te lo juro cariño, ¡se ha movido!".

5. La angustia omnipresente que se siente durante todo el embarazo. Suele desparecer en el momento en el que entras a la consulta de ginecólogo, pero en cuanto sales... ¡te entra otra duda! Las mujeres embarazadas se suelen agobiar por todo, es un hecho.

6. Esa gente que no se lo piensa dos veces antes de tocarte la tripa porque "trae buena suerte". ¡Qué más da si no te conocen!

7- Todas las esperanzas en vano gastadas en cremas, aceites y geles antiestrías. Sí, en vano...

8. La indecisión delante de algunos alimentos (que en general suelen ser los que más te gustan): sushi, paté, carpaccio, ostras, camembert... Hemos oído de todo sobre su consumo y es difícil saber a qué atenerse, así que solo queda es soñar.

9. Los pelos que crecen en contra del buen gusto y que son imposibles de quitar. ¿El motivo? Esta nueva circunferencia abdominal. Depilarse las piernas es como un sueño, pero la línea del bikini es toda una utopía.

10. Dar y dar vueltas hasta encontrar la posición que te permita dormir un poco cómoda. Y cuando te piensas que ya la tienes... ¡el bebé se mueve y toca volver a empezar!

11. La impresión de tener la vejiga del tamaño de una pelota. Te obliga a salir del cine en plena película y a parar el coche cada hora, ¡pero lo peor son las noches!

12- De todas formas, la mayoría de las veces te cuesta llegar al baño y acabas sintiendo esa vergonzosa (y a la vez maravillosa) sensación de alivio antes de lo debido.

13. Ese inmenso cansancio que se ha instalado en tu cuerpo y en tu estado de ánimo. Añade además la fuga repentina de muchas de tus neuronas. Tranquila, ¡no es permanente!

14. Los análisis de sangre, los exámenes de orina, el test de glucosa... ¡Más razones para tener nauseas!

15- Acidez y estreñimiento. ¿Ya te han hablado de ello?

16. El miedo a la báscula cada vez que te toca revisión. Este aparatito nunca juega a tu favor y odias la cara que te pone el ginecólogo cuando te dice "La Cifra".

17- Que no te entre ningún zapato en cuando llega el verano. Ninguno, de verdad, ni los zuecos.

18. El sentimiento de sentirse inútil y la obligación de pedir ayuda para:
Moverse
Volver a pintar la habitación del bebé
​Llevar las bolsas de la compra
​Quitarse los zapatos
Recoger cualquier cosa que se haya caído al suelo
Levantarse después de un picnic
Ponerse los calcetines

19. Ese andar tan glamouroso, sexy y elegante como un pato. Si sales con el Pato Donald, ¡perfecto!

20. La ciática, tan agradable como que te claven un clavo en la espalda.
Bonus. ¿Lo peor de lo peor? Sin lugar a dudas tener que soportar las horribles historias sobre partos que te contarán tus amigas y familiares.

Jajaja chistoso que los hombres no tienen NI IDEA que es esto.. Ni la tendran...
0No comments yet