Check the new version here

Popular channels

Lo que las mujeres odian oír durante el sexo

Lo que las mujeres odian oír durante el sexo


Hay palabras y frases afortunadas, que crean y abonan a una relación, pero hay otras que resultan totalmente inapropiadas, sobre todo, cuando se trata de momentos románticos o se está en el preludio de un apasionado encuentro.


En esas circunstancias, los sentimientos están a flor de piel y lo que menos deseas es escuchar son frases indiscretas o impertinentes que ponen punto final a algo que ni siquiera empezó.


Sabes cuáles son algunas de las frases que las mujeres odian escuchar durante un encuentro sexual?

1. “¿Llegas? o ¿cuánto te falta?”.

Más que mostrar interés en cómo te encuentras, sientes como que tu pareja te está apresurando.

La presión y los apuros nunca serán recomendables al hacer el amor porque tienen la cualidad de distraer y evitar que cada momento se disfrute al máximo.

2. “¿Acabaste?”.

La pregunta deja entrever desconocimiento sobre la forma cómo reacciona una mujer, quien no

Que en ocasiones una mujer no alcance el orgasmo no significa que no haya disfrutado del momento o que hacer el amor quede reducido a un solo orgasmo.

3. “¿Te está gustando?”.

Si hay tres palabras que tienen el efecto de recibir una cascada de cubos de hielo sobre la cabeza, son éstas. La mujer está concentrada en sus sensaciones y este tipo de frases no ayudan en nada.

Si los hombres desean saber cómo va su desempeño, más que preguntar y querer entablar un diálogo en el momento de mayor pasión, sería recomendable que pusieran atención en los gestos, las reacciones, el lenguaje no verbal de su compañera: eso dice mucho más.

4. “¿Te duele?”.

Vamos, si el asunto fuera masoquismo, quizá podría pasar desapercibido, pero si lo que ocurre causa dolor, seguramente habrá una reacción que así lo haga ver, sin necesidad de que se pregunte.

La observación, el permitirse unos segundos para leer los gestos y las reacciones de tu pareja dirán mucho más que cualquier respuesta verbal.

5. “¿Cómo voy? o ¿Verdad que soy un tigre?".

Hay momentos en los que pueden hacerse encuestas y en los que se está en el “mood” adecuado para responder, pero esos seguramente no ocurren en medio de un episodio sexual.

En no pocas ocasiones, detrás de las palabras se esconde un sentimiento de inseguridad que debe ser superado para evitar que se convierta en un distractor.

6. “Los insultos”.

Ciertamente hay algunas mujeres a las que puede motivarles el llamado “dirty talking”, pero otras pueden encontrar era práctica como molesta y denigrante.

Así que si apenas se están conociendo, vale más ir poco a poco o aclarar las cosas desde antes. De esa manera evitas que a tu hombre le dé por emular lo que ha visto en alguna película de soft porno o completamente porno, y crea que todas las mujeres estén cortadas por los mismos gustos.

7. “El fantasma de la ex”.

Que se aparezca y recorra tus espacios no sólo será peor que recibir una cubetada de agua helada; lo más seguro es que lleve a decisiones drásticas que pueden acabar con la relación.

Las (y los) ex con todo y los bellos recuerdos que puedes tenerles, deben quedarse guardaditos en lo más profundo del baúl de la memoria para que no asomen ni motiven comparaciones ni frases como “a ella le gustaba así…” o “ella quería esto primero”. ¡Horror!

8. “Me voy a casa”.

Después de un momento o una noche de pasión, ésta resulta una de las frases más odiadas por las mujeres, sobre todo si puede ser indicativo de que por ahí hay alguien más.

Una inmensa mayoría de mujeres desea algo de atención después de hacer el amor, que su pareja la elogie, le haga caricias ¡ahora sí verbales!, en vez de una despedida urgente, como si quisiera huir o llegar a los brazos de alguien más.

9. "¿Y el control remoto? o ¿dónde quedó mi celular?".

Todas sabemos que algo que vuelve locos a la mayoría de los hombres es no saber dónde está el control de la televisión, pero que dos segundos después de hacer el amor lo esté exigiendo es algo que causa gran enojo.

Los smartphones y las tabletas se han convertido en una extensión más de la vida de la mayoría, pero ponerse a mandar mensajes o avanzar en las etapas de los videojuegos no es la mejor manera de terminar una sesión romántico-apasionada. Lo mismo aplica a leer el periódico o una revista, ya que esto es percibido como poner una barrera entre los dos.

10. “Ahora no quiero hablar”.

Hombres y mujeres reaccionamos de distinta manera, pero generalmente una frase así es tomada por las mujeres como sinónimo de indiferencia y desencadena un gran enojo.

Para la mayoría de las mujeres, lo que ocurre después de hacer el amor es tan importante como los jugueteos previos. Ese momento es la oportunidad de conocer más a la pareja e intercambiar sentimientos.

11. “Odio los compromisos”.

Quizá ya sabes cuál es la manera de pensar de tu pareja, pero no resulta nada oportuno que te la recuerda después del encuentro amoroso.

Si tú tienes planes para llevar tu relación un paso más allá y escuchas eso de tu pareja, lo más seguro es que lo consideres agresivo o una forma en la que él te está haciendo saber que lo suyo contigo sólo es el sexo casual y sin compromisos.

12. “Como que podrías ponerte a dieta” o “deberías ir a cirugía y ponerte implantes”.

Hacer alusión al aspecto físico o invitar a la mujer a someterse a tratamientos estéticos justo en esos momentos, son un dardo directo a la autoestima.

Además de poco caballerosos, se trata de comentarios de lo más desafortunado.

0No comments yet