Check the new version here

Popular channels

Mapa Sexual de los Hombres !

Su mapa sexual



Autor: Myatt Murphy
Para ser una amante increíble, es esencial que conozcas los secretos de la excitación masculina. Al entender qué siente él y por qué, sabrás cuál es el mejor momento y el modo ideal de estimular cada parte de su cuerpo, de pies a cabeza. Dale un vistazo a este práctico y hot mapa de placer.

OJOS

Ver algo sexy activa el área del cerebro que se asocia con el deseo. Así que recréale la vista durante el jugueteo inicial, por ejemplo, desvistiéndote ante él. Además, míralo a los ojos ocasionalmente durante el acto. Sus pupilas se dilatan cuando ve algo que lo excita, así que si notas que se le agrandan, es que le gusta lo que estás haciendo. Es más, las investigaciones dicen que la pupila dilatada atrae al sexo opuesto. Sus pupilas te excitarán, y eso le echará más leña al fuego.

NARIZ


En la fase de la excitación, la circulación de la sangre aumenta y la nariz (que está llena de terminaciones nerviosas) se pone supersensible. Pásale los labios por el puente o bate tus pestañas en la punta. Sus pasajes nasales se contraen e inflaman y se le hace más difícil tomar aire, por eso abre la boca para respirar a través de ella.

OREJAS

Como las orejas están llenas de terminaciones nerviosas, tienen una piel más fina y no contienen músculos, son hipersensibles al tacto. Además, cuando él está excitado y la sangre fluye al área, se ponen hipersensibles. Mordisquearle en forma suave el lóbulo y las puntas, lo pondrá bien hot.

CEREBRO

Su cerebro libera sustancias químicas que afectan lo que él siente y desea. En la fase de la excitación, cuando la dopamina inunda el sistema, te deseará con locura. Ese flujo de dopamina lo pone en un estado de felicidad tal, que sería capaz de hacer cualquier cosa, así que sugiérele esa posición atrevida que querías probar (además, le parecerás perfecta; o sea, no seas tímida). Durante el sexo, él recibe un torrente de sustancias neuroquímicas que le causan bienestar y mantienen la excitación. El cerebro se le apaga momentáneamente en el clímax, y después fluye la oxitocina, por la que se siente más conectado contigo, pero que también le causa sueño.

BOCA

Durante la fase de excitación, su saliva cambia, haciéndose más gruesa y fluyendo en menor cantidad. Dale un beso profundo, recorriendo con tu lengua sus dientes y el cielo de la boca para que no esté tan reseca.

PECHO

Según la excitación va creciendo, la sangre corre de los músculos a la superficie de la piel, entibiándole el pecho. Además, las tetillas se le ponen inflamadas, firmes y sensibles. Chúpaselas ligeramente, pues todas sus sensaciones estarán exacerbadas. Mientras más se excite, más estímulo deseará, así que pellízcaselas cuando esté llegando al clímax.

CORAZON

Al comenzar a excitarse, el corazón de un chico late más rápido y fuerte para acumular la suficiente tensión sexual que lo lleve al clímax. Pero el problema es que tan pronto como haya ganado la fuerza requerida, él querrá terminar lo antes posible. Al cambiar de posición cada varios minutos, los latidos serán más lentos, lo que lo ayudará a retardarse más (e intensificará su orgasmo). En el clímax, su pulso estará entre 180 y 200 latidos por minuto (versus entre 60 y 90 en estado de reposo), y gradualmente retornará a la normalidad después de 10 ó 15 minutos.

VIENTRE

Con razón él siente "mariposas" en el estómago cuando está junto a la mujer que le gusta. Una vez que comienza a excitarse, las venas del estómago se contraen y la sangre se redirige hacia el pene y los músculos circundantes. Ese rápido flujo sanguíneo crea una sensación de cosquilleo en el vientre. Con la lengua, trázale una línea desde la punta del pene hasta sus abdominales, para aumentar el cosquilleo.

SUPRARRENALES

Una vez que esté listo para "llegar", estas glándulas envían adrenalina al torrente sanguíneo, acelerando el pulso, la respiración y expandiendo los pulmones. Esto le aumenta la energía y lo hace menos inhibido... o sea, no te extrañes si te dice algo "sucio" al calor del momento o se comporta más alocado que de costumbre (¡y hasta te da una nalgada!)

PENE

Cuando él se excita, la sangre fluye hacia las dos cámaras dentro de su pene. De cuánto puedan inflarse esas cámaras dependerá el tamaño de su erección (algunos penes triplican su tamaño, mientras que otros apenas crecen). Una vez erecto, la sangre sigue fluyendo al pene para mantenerlo firme. La parte de abajo y la punta del pene reciben menos sangre, poniéndose más suaves y sensibles. Al estimular estos puntos, él sentirá sensaciones increíbles. Maximiza el placer durante el sexo oral alternando entre chupar y hacer remolinos con tu lengua en la punta de su miembro. Al mismo tiempo, desliza tu mano hacia arriba y hacia abajo, presionando más en la parte de abajo.

MUSLOS

Como la parte superior del muslo está junto a la ingle, el flujo extra de sangre a sus genitales inunda los muslos y los pone supersensibles (en especial la parte interior, donde la piel es más fina). Antes del sexo, bésale el área o acaríciala con las puntas de tu pelo. Cuando ya estén teniendo sexo, sus muslos se contraen cada vez que él presiona y luego se tensan fuertemente cuando llega al clímax. Como él se sentirá muy contraído después del sexo, dale un masaje para relajar los músculos de esa zona.

TESTICULOS

Minutos después que él empieza a excitarse, los testículos se ponen más sensibles que de costumbre. Al mismo tiempo, el escroto se contrae, halando "sus gemelos" y pegándolos más al cuerpo. Acarícialos suavemente al inicio, como si fueran unos algodoncitos delicados. Verás que mientras más los estimules, más alto subirán. Una vez que esté bien excitado, sus testículos tolerarán una presión más firme, así que sujétalos con más fuerza. Cuando él llega al orgasmo, los músculos cerca de la parte de atrás del escroto se contraen para empujar el semen al pene. Suavemente separa sus testículos del cuerpo a medida que él llega al final para una mayor sensación de placer.

COLUMNA

El sistema nervioso, localizado a lo largo de la columna vertebral, actúa como un policía de tráfico en su cerebro, dirigiéndolo a: (a) llevar sangre al pene y así conservar la erección, (b) acelerar el pulso, (c) contraer rápido y fuertemente los músculos hasta llegar al clímax. Los nervios de la columna también se conectan directamente con los del pene. Durante el jugueteo inicial, pásale las uñas de arriba abajo por la espalda o rózala con tus senos. Se excitará rumbo sur.

GLUTEOS

Su trasero (especialmente el ano) está repleto de nervios que aumentan en sensibilidad desde que él comienza a excitarse hasta que llega al clímax. Si él está de acuerdo, dale a esta zona la atención que se merece. En la posición misionera, despacio, traza grandes círculos por toda el área trasera con la punta del dedo, para ver si se siente cómodo. Si parece que lo disfruta, ve haciendo los círculos cada vez más estrechos y cercanos al ano, donde hay más concentración de terminaciones nerviosas. Al acercarse al clímax, tócalo más fuertemente, dale una nalgada o empújalo para que esté más dentro de ti.

PERINEO

Cuando él empieza a excitarse, este pedacito de piel suave, que se halla entre los testículos y el ano, se convierte en un punto superhot que permanece ultrasensible durante el acto sexual. El sentirá una gran sensación de placer si presionas un poco el área (frotándola circularmente con tu dedo pulgar o un nudillo) durante el jugueteo inicial o el sexo. Extra: presionar su perineo también estimula la próstata -el punto G masculino-, una glándula situada justo encima del perineo, dentro de su cuerpo. Placer por partida doble.

PIES

Sorpresivamente, sus pies (en particular sus dedos) están conectados neurológicamente con su pene. El área del cerebro que regula las sensaciones de los pies está situada muy cerca de la región que controla la erección. Tocarle los pies en cualquier momento del acto, desde intercambiar masajes cuando las cosas comienzan a calentarse hasta agarrárselos cuando estás en la posición de vaquera invertida, le enviará sensaciones electrizantes a su miembro. Según llega al clímax, las contracciones pueden arquearle los dedos y hasta hacerle mover sus pies sin control.


Espero q les guste ya q es mi primer post

Besitos a todossss

Fuente: http://www2.esmas.com/cosmopolitan/sexo-y-amor/sexo/034959/su-mapa-sexual
0
0
0
1
0No comments yet