Check the new version here

Popular channels

Señores, un consolador no los reemplaza

Señores, un consolador no los reemplaza


Ahora los señores se las traen contra los famosos dildos o consoladores.


La mayoría, para qué negarlo, no los ven con buenos ojos, y por razones que van desde el machismo que los lleva a censurar el legítimo derecho femenino a asumir y administrar su sexualidad sin tapujos, hasta el temor a verse desplazados por estos adminículos.


Su sola visión hace que los pensamientos masculinos giren en torno a la idea preconcebida de que si una mujer los usa, es porque vive insatisfecha en la cama. Incluso hay hombres capaces de ponerle fin a una relación cuando se enteran de que dichos aparatos incursionan, en su ausencia, en espacios que consideran de su propiedad.


Deberían tener claro, para empezar, que si bien un consolador está siempre dispuesto con una actividad y una consistencia que no decae en minutos, eso no es suficiente para reemplazar un polvo genuino, de esos que solo se consiguen con un hombre de verdad.


Eso lo demuestra una encuesta hecha entre usuarias permanentes de dildos que concluyeron, en proporción de ocho a dos, que nada supera al equipaje masculino natural, por pequeño que a veces parezca.


Una de las encuestadas justificó su preferencia por los señores asegurando que “el calor y el goce que produce un hombre completo jamás lo dará un vibrador, por muchos trucos que haga”, y remató diciendo que una mujer podrá usarlo muy bien y aplicarlo como más le gusta, pero un varón, que nace con las instrucciones, siempre brindará mayor placer.


Ahora, vale aclarar que la encuesta recogió solo opiniones de sexo puramente dicho, es decir que no tuvo en cuenta aquello del romanticismo, las caricias y los detalles.


0
0
0
0No comments yet