Check the new version here

Popular channels

Adios Cabrito!!

El Cabrito se despide de las canchas y de la afición


Tras 17 años de carrera en la Primera División, El Cabrito se despide de las canchas; en rueda de prensa ahondará en detalles




“Soy rayado hasta la muerte”. Con esa descripción en su cuenta de Twitter, dijo adiós a las canchas Jesús Arellano, el jugador regiomontano más grande de todos los tiempos, a los cuatro días de haber cumplido 38 años de edad, y utilizó la misma vía para hacerlo oficial y de conocimiento público.

“Gracias a toda la afición rayada. Por todo su apoyo. En toda mi carrera como futbolista”, publicó el eterno capitán de los albiazules, a través de su Twitter @Kbrito28; “pero es momento de decir adiós”, agregó el volante de los Rayados.

La noticia corrió como pólvora: el jugador regiomontano, que durante 17 años como profesional, dedicó 15 de ellos a defender la divisa de los Rayados, se despidió de su hinchada, además de que su contrato con el Monterrey finalizaba tras concluir para La Pandilla en Clausura 2011.

Luis Miguel Salvador, presidente deportivo del Monterrey, confirmó a RÉCORD la decisión que por la tarde le había comunicado el mismo Arellano.

“Nos reunimos por la tarde Víctor (Manuel Vucetich) y yo con él (Arellano), nos comentó que ya había tomado esa decisión, y que a partir de ahorita se retiraba, así que ya después se va a convocar a una rueda de prensa para dar más detalles”, mencionó el directivo.

Con tres títulos de Liga en su palmarés con el equipo del Cerro de La Silla, una Copa de Campeones y Subcampeones de la Concacaf, tres Mundiales disputados en Francia 1998, Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, así como una Copa Libertadores jugada en el 2010, el Cabrito forjó una historia que es fiel reflejo del regiomontano: de espíritu indomable, sobreponiéndose a la adversidad, surgido del barrio de la Indeco, y triunfador en la vida.

“Ffue una decisión que tomó Chuy, que ya la tenía pensada y analizada, así que después en la rueda de prensa les dará todos los detalles”, insistió el dirigente albiazul.

El ahora presidente deportivo del Monterrey, compartió el vestidor con Jesús Arellano desde su torneo debut en la temporada 1993-1994, recorrió las canchas con aquel joven descarado e irreverente con el balón, que portó el 400 en su dorsal a manera de homenaje para el cuarto siglo de vida de la capital industrial del país en la 1995-1996.

“Me quedo con el gran jugador, con la gran persona. Lo tuve como compañero, ahora como directivo, y siempre tuve una muy buena comunicación con él, un muy buen trato y se retira un grande que estoy seguro que permanecerá en el recuerdo, en la memoria y en el corazón de toda la afición rayada”, señaló el ejecutivo del Monterrey.

Se mantuvo fiel a su creencia, aferrado a la ilusión de ser jugador profesional, no lo doblegaron las constantes lesiones en sus rodillas, cumplió cada objetivo que se trazó: fue Campeón con el equipo de sus amores, dio la vuelta olímpica en el Tec, llevó al club a la internacionalización, para por fin decir un adiós que se convierte en un hasta siempre, porque se va el jugador y nace la leyenda.






0
0
0
0
0No comments yet